Historia del Futbol Cubano 1950 - 1959


Con la llegada de la década del 50 comienza el futbol a consolidarse en el interior del país destacándose el colegio Dolores, de Santiago de Cuba (1952); el Libertad, de Camagüey (1953); provincia con un gran movimiento futbolístico bajo la dirección posterior de Amador Fernández y un grupo de veteranos; Mascota, Pellerano, el Curro, López Palla y otros entusiastas que logran elevar considerablemente el fútbol provincial camagüeyano. La provincia de Las Villas, también consolida en Sagua la Grande, Zulueta, Placetas, Remedios y la propia Santa Clara.

                  Unos años 50 en los que resaltaría como ninguna otra la figura de Jesús Gironella, un hombre tenaz, laborioso y organizado que trabajó incansablemente por el futbol. Viajó a las provincias para crear federaciones provinciales, promovió el desarrollo del futbol en las categorías infantil y juvenil,  luchó por la construcción de un terreno de fútbol, el Campo México, donde incluso invirtió hasta sus ahorros y su salario como trabajador de CMQ.

                  En Marzo de 1950 el Deportivo Puentes Grandes se convierte en el primer equipo cubano en jugar en tierras venezolanas efectuando una serie de seis partidos de los cuales solo logró imponerse en uno.
Universidad 5-3 Puentes Grandes (Cuba)
  • 26.03.1950 – Estadio Cerveza Caracas – Caracas
  • Goles: Alberto Casco (m19), Umaña (m32, m50), Sixto Soler (m44), Julio Ramírez (m55) – Veiga (m28, m70), Minzal (m60)
  • Universidad: Reinaldo Story, Alejandro Mariscotti, Manuel Antonio Pérez, José María Ardila, Campitos, “Toyo” Osorio, Umaña, Sixto Soler, Alberto “Cañón” Casco, Blanco, Campos. También jugaron: Julio Ramírez,
  • Puentes Grandes: Tarzán Aguilar, Llerandí, Cotarelo, Ovide, Minzal, Muñoz, Veiga, Fano, Cosculluela, Reina, Álvarez.
Loyola SC 1-4 Puentes Grandes (Cuba)
  • 28.03.1950 – Estadio Cerveza Caracas – Caracas
  • Árbitro: Osorio (Venezuela)
  • Goles: César Díaz (m48) – Veiga (m25), Strat (m30), Luis Minzal (m33), Reina (m49)
  • Loyola SC: Freddy Brandt (Kenny), Vera, Moleiro, Román, Ferrarese, Eugenio, Asdrúbal “Quemao” Olivares, César Díaz, Gastón Monterola, Rodríguez II, Torres. También jugaron: Gerardo Bilbao, Fano, Degli Esposti.
  • Puentes Grandes: Nicolás, Llerandi, Colareto, Ovide, Minzal, Muñoz, Veiga, Fano, Luis Minzal, Strat, Álvarez. También jugaron: Reina.
Deportivo Italia 1-1 Puentes Grandes (Cuba)
  • 29.03.1950 – Estadio Cerveza Caracas – Caracas
  • Goles: Preston Brunicardi – Minzal
  • Deportivo Italia: Freddy Brandt, Torassa, Manzutti, Valentini, Mingardi, Acciavatti, Degli Esposti, Coppola, Preston Brunicardi, Vignale, Della Mea.
  • Puentes Grandes: Aguilar, Llerandi, Colareto, Muñoz, Marcelino Minzal, Straat, Veiga, Ovide, Luis Minzal, Fano, Riera.
Universidad 4-2 Puentes Grandes (Cuba)
  • 31.03.1950 – Estadio Cerveza Caracas – Caracas
  • Universidad: Reinaldo Story, Alejandro Mariscotti, Manuel Antonio Pérez, Osorio, Campitos, José María Ardila, Campos, Blanco, Alberto Casco, Sixto Soler, Umaña.
  • Puentes Grandes: Tarzán Aguilar, Cotarelo, Llerandi, Strat, Marcelino Minzal, Muñoz, Riera, Fano, Cosculluela, Lalo Minzal, Veiga.
Loyola SC 5-2 Puentes Grandes (Cuba)
  • 02.04.1950 – Estadio Cerveza Caracas – Caracas
  • Goles: César Díaz (m32, m61), París (m36), Torres (m53), Gastón Monterola (m88) – Llerandí (m47), Estrac (m64).
  • Loyola SC: Kenny, Ferrarese, Vera, Román, Gerardo Bilbao, Eugenio, Gonzalo Sucre, César Díaz, Gastón Monterola, Torres, Fano. También jugaron: París
  • Puentes Grandes: Aguilar, Llerandí, Cotarelo, Muñoz, Marcelino Minzal, Straat, Veiga, Fano, Cosculluela, Ovide, Riera. También jugó: Estrac.
Deportivo Italia 3-2 Puentes Grandes (Cuba)
  • 03.04.1950 – Estadio Cerveza Caracas – Caracas
  • Goles: Coppola (m20, m61), Degli Esposti (m79) – Cosculluela (m33), Ovide (m36)
  • Deportivo Italia: Arias, Torassa, Manzutti, Scano, Mingardi, Valentini, Degli Esposti, Vignale, Della Mea, Coppola, Marciatti.
  • Puentes Grandes: Aguilar, Cotarelo, Llerandi, Muñoz, Minzal, Strat, Veiga, Fano, Luis Minzal, Ovide, Riera. También jugó Cosculluela.
                  El 11 de Mayo de 1950 llega a La Habana el conjunto Botafogo de Brasil. El conjunto carioca encabezado por el Doctor Carvalho Leite estaba conformado por Osvaldo, Indio y Nílton como porteros. Rubinho, Ávila y Juvenal como defensores: Zezinho, Geninho, Pirillo, Octavio y Braguinha componían el medio campo mientras que como delanteros eran Salvador, Jair, Souza, Jaime,, Richard, Neca, Hamilton y Paraguaio.

         El 14 de Mayo, el conjunto brasileño hizo su debut, en el Gran Stadium Cerveza Tropical frente el conjunto del Centro Gallego y solo tardaron un minuto para ponerse delante en el marcador, Zezinho aprovechó un despeje flojo del Curita Barquín y cruzó el balón para la aparición de Paraguaio que envió el balón al fondo de las redes.

         A los 40 el mismo Zezinho recoge un balón sobre la línea central y avanzó hacia el área de los alacranes sin que nadie pudiera detenerlo y puso el 2-0 a favor de los visitantes.

         El segundo tiempo pareció comenzar con mejores aires para los locales cuando apenas a los 5 minutos se pita un penal a favor del Centro Gallo por una mano dentro del área del Botafogo. Sin embargo Strat Hoyos la trató de colocar ajustada al poste izquierdo de Osvaldo y el balón se fue por fuera.

         Minutos más tarde Hamilton que había entrado por Pirillo pone el 3-0 y a los 20 Ardilla pone el descuento para los cubanos. El gol motivó al conjunto local que a partir de ese momento mostró su mejor cara sin embargo Braguinha liquidaba el cotejo con el cuarto gol de los visitantes que alinearon con Osvaldo Baliza, Índio y Nílton Senra; Rubinho, Ávila y Juvenal; Paraguaio (Neca), Geninho, Pirillo (Hamílton), Zezinho y Braguinha.

         El 17 de Mayo en el mismo Stadium Cerveza Tropical  el Iberia serviría como el segundo rival para los brasileños. Los Leones enviaban a la cancha al guatemalteco Juan de León – Campos, Llerandi – José Ovide, Michel, Strat – Ardilla, Brioso, Estrada, Pipa Cordero y el Enano García, mientras que los brasileños enviaban a Osvaldo Baliza, Índio y Nílton Senra; Rubinho, Ávila y Juvenal (Richarde); Paraguaio (Neca), Geninho, Pirillo (Hamílton), Zezinho y Braguinha (Jayme).

         Son los locales los primeros en avisar, apenas habían pasado 5 minutos cuando Ardilla habilita a Brioso quien chuta raso pero Osvaldo controla, a los 13 son los brasileños los que tocan a la puerta del Iberia, pero el guardameta ibérico hace una excelente tapada y par de minutos más tarde es el guatemalteco Estrada el que trata de poner a prueba a Osvaldo pero su disparo se va por fuera.

         A los 17 minutos, Strat comete mano dentro del área y el central, Pelegrin Pérez, pita penalti a favor del Botafogo que Braguinha se encarga de convertir en gol.

         A los 35 minutos Zezinho sirve al extremo derecho de los visitantes que centra para que Braguinha ponga el 2-0. Y casi de inmediato Zezinho pone el 3-0, los cubanos le reclaman al central pidiendo fuera de juego, protesta que termina con la expulsión de Llerandi por lo que los del Iberia terminan la primera parte con 10 jugadores.

         Al inicio de la segunda mitad, en un gesto de los brasileños se le permite al Iberia que ingrese un jugador por el expulsado Llerandi y ambos equipos arrancan el tiempo con 11 jugadores, incluyendo la entrada de Tarzán en la puerta, Muñoz por Llerandi y Barzola por Brioso.

         El Iberia arranca mejor aprovechando el relajamiento de los brasileños, Estrada prueba a Osvaldo de cabeza pero el meta brasileño controla, Ardilla dispara y se va por fuera.

         Tarzán evita el gol de Geninho y minutos más tarde el central anula un gol de Zezinho por fuera de juego, Pipa Cordero dispara a puerta pero Osvaldo realiza una buena parada para evitar el gol cubano.

         A los 29 minutos Ávila aprovecha un tiro libre a unos 15 metros del marco para batir a Tarzán para el 4-0, el portero cubano el que se convierte en la gran figura de los del patio con brillantes atajadas ante un Botafogo que parecía haber cogido un segundo aire, sin embargo no puede evitar el quinto visitante obra de Hamilton con el que se cerró el marcador (5-0)

         El 20 de Mayo los brasileños goleaban al Juventud Asturiana con marcador de 5-1. Los Toros en busca de salvar la honra de los equipos capitalinos mandaban al terreno a Tarzán en la puerta, Marcelo y Campos en la defensa; Nano, Michel y Ángel Álvarez en la media, mientras que Reina, Estrada, Torres, Barzola y Melón Castillo saltaron al campo como delanteros. Por su parte el Botafogo alineaba a Osvaldo Baliza, Nílton Senra y Jair; Índio, Souza (Ávila) y Juvenal (Richarde); Paraguaio (Hamílton), Geninho, Pirillo, Zezinho y Braguinha todos bajo el arbitraje de Federico Guardia.

         Son los Toros los que mueven el balón, sin embargo son los visitantes los que llegan primero a puerta Zezinho, la pesadilla cubana en los dos juegos anteriores se cuela por la defensa cubana y prueba a Tarzán que controla sin problemas el disparo flojo.

         Los del patio arrancan animados y tratan de poner presión sobre el marco contrario lo que obliga a la defensa visitante a esforzarse, Reina, en una escapada de los astures, se quita a su marcador y dispara a puerta pero Osvaldo controla, en medio del acoso, de los primeros compases son los brasileños los que más cerca están de anotar Pirilo dispara raso y el cuero revienta el poste de Tarzán.

         Los astures no toman nota y continúan buscando el gol de la ventaja, Reina cobra un tiro de esquina raso que logra rematar Torres pero el balón sale desviado, los Toros no pueden y terminan pagando su ímpetu cuando Zezinho centra para que Paraguiao de cabeza deje sin opciones a Tarzán para el 1-0.

         El juego se hace movido y se suceden ocasiones de uno y otro bando, el Botafogo vuelve a marcar pero el gol se anula por manos del atacante, Michel, el mejor hombre del partido anterior tiene que ser sustituido a los 27 minutos tras lesionarse en un encontronazo con un rival, una gran perdida para la media cubana, es sustituido por Muñoz, Barzola muestra de cansancio y el Gallego José Ovide lo sustituye, aun no se acaba de posicionar en el campo cuando cae el segundo gol carioca obra también de Paraguiao.

         La segunda parte arrancó buen para los Toros, remate fuerte de Melón Castillo es bloqueado con la mano por Indio y el central pita penalti a favor de los astures, Barquín que había entrado apenas tres minutos antes tomó el cuero y lo mandó al fondo del tejido: 2-1 y alegría en los aficionados presentes misma que dura poco porque a los 8 minutos un centro de Braguinha es bien rematado por Geninho para poner el tres a uno.

         El cuarto gol sería un verdadero golazo, bombazo de Ávila, desde la frontal del área que se cuela en el ángulo izquierdo de la portería de Tarzán, el balón pegó en el poste y se fue al fondo de las redes.

         El quinto sería obra de Zezinho que en una escapada le ganó la carrera a Tarzán que trataba de ganarle el balón a las espaldas de los defensas pero el interior brasileño le ganó la carrera al meta astur dejando sin opciones con un toque sutil.

         Para la despedida se conformó una selección, a la que se le denominó Selección Habana y a la que se le entregó el mando a José Vázquez ”Arenas”, una vez que el Deportivo Puentes Grandes declinara la invitación.

         El Domingo 28 de Mayo saltaron a la cancha de la Tropical los dos equipos para dirimir el último partido del conjunto brasileño en La Habana, y tal y como en las otras ocasiones fueron los cariocas los que abrieron el marcador gracias a una gran jugada del Zezinho a los 10 minutos de juego, cinco minutos más tarde Pirilo soltaba un bombazo que pasaba por encima de la cabeza de Tarzán Aguilar que no puede hacer nada.

         El conjunto habanero descuenta en los primeros compases del segundo tiempo, se produce un avance por el ala izquierda que ocupa el Enano García, el tico se conecta con Marcos Antonio Olivares y este después de deshacerse de Indio la clava en el ángulo izquierdo de Osvaldo.

         Tras el gol cubano se produce una jugada muy polémica, manos intencionales de Trucutú Llerandi que el árbitro, Salvador de la Cueva, no sanciona, los brasileños al parecer piensan que se les quiere perjudicar y cambian de actitud por una más brusca, Indio le entra durísimo a un despeje y está a punto de pegarle al Enano García; una nueva falta de Trucutú que queda impune, parece ser la llama que enciende la hoguera.

         Ávila le reclama fuertemente al árbitro que lo manda a las duchas, los cubanos, que en el partido anterior recibieron la gentileza de los brasileños que le permitieron ingresar a un jugador por otro ya expulsado tratan de devolverle el gesto a los visitantes, pero el árbitro no deja que se les devuelva la gentileza.

          Campos le de deja un no me olvides a Zezinho lo que motiva que Braguinha tome la justicia por sus manos y le paga con la misma moneda a Campos y le dio propina.

         El juego siguió por causes bruscos y terminó con un carácter muy poco amistoso que hizo que la policía tuviera que acordonar el terreno para evitar la entrada del público a la cancha

         En su despedida el Botafogo alineó a Osvaldo Baliza, Índio y Nílton Senra; Rubinho, Ávila y Juvenal; Neca, Geninho, Pirillo, Zezinho y Braguinha. Ávila y Braguinha fueron expulsados.


1951

            El 8 de Junio de 1951 arriba a La Habana el Club Marte de México , encabezado por su presidente Eduardo Jiménez, el delegado de la Federación mexicana Héctor Bonilla y el entrenador Fernando García el equipo mexicano estaba compuesto por Manuel Camacho, Jorge Romo, Gilberto Rodríguez, Tito Izaguirre, Héctor Ortiz, Mario Pérez, Mario Ochoa, Enrique Pradera, José Cásares, Luis Vázquez, Enrique Cosma, Raúl Cárdenas, Walter Meneses, Rafael “Felo” Campos, Ignacio Morales y Enrique Gutiérrez.

Dos días después el cuadro azteca con Camacho, Izaguirre, Rodríguez, Romo, Ortiz, Ochoa, Praderes, Cárdenas, Pérez, Meneses y Sosa saltaba a los terrenos del Gran Stadium Cerveza Tropical para enfrentarse al conjunto del Juventud Asturiana que alineó con Empanada Arosamena en la puerta, Llerandi (refuerzo del Marianao) y Dieundone en la defensa, José Ovide, el tico Taso Jiménez que había llegado solo unos días antes a la Habana y hacía su debut y Nano Valdés (refuerzo del Marianao) en la media quedando la delantera para Melón Castillo, Soto (refuerzo del Marianao), Manuel de Jesús Brioso, Vicente (refuerzo del Marianao), y Leblanc tocándole a Pellegrín Pérez la responsabilidad de dirigir el encuentro.

A las cinco y cuarto de la tarde arrancaba el partido y de inmediato fue el conjunto local el que se hizo con el control del balón gracias a la buena labor de su línea de medios llevando peligro al marco visitante que a los once minutos cae por primera vez en la tarde.

Soto y Vicente se combinan quedando el segundo con opciones de disparar a puerta justo cuando el delantero blanqui-rojo se dispone a chutar el Back derecho mexicano: Izaguirre trata de despejar pero para su la mala fortuna su rechace va a parar al fondo de las redes para el 1-0 de los locales.

El gol motivó a los visitantes que intentan buscar el empate usando su mejor futbol y a través de grandes combinaciones que les permiten conseguirlo a los 25 minutos Praderes inicia un ataque por la derecha levantando un centro que Cárdenas remata, Arrosamena bloquea parcialmente el disparo quedando el cuero para Sesma que la levanta por encima del panameño poniéndolo en el fondo de las redes.

El empate desconcierta a los Toros por unos minutos que no logran conectarse como en los primeros minutos, minutos en los que Brioso parece estar fuera del libreto, perdido en el centro del ataque astur.

El marasmo dura hasta los 34 minutos, Melón Castillo que está jugando de ala derecho le sirve un balón a Brioso que se pierde una gran oportunidad frente al gol, despejando Izaguirre cayendo el despeje a Melón que saca un fuerte disparo que Camacho no logra contener y se mete en el ángulo superior izquierdo de su portería.

El martes trata de reaccionar pero su gol a los 40 minutos es anulado por mano de Praderes es anulado por una mano en la jugada previa, los visitantes protestan pero la decisión arbitral se mantiene.

A los 45 falta a favor de los Toros que cobra Llerandi, Soto recibe el balón y se interna en el área, Camacho se lanza a sus pies pero el argentino logra quedarse con el cuero y define en marco vacío para mandar el partido al descanso con un 3-1 a favor de los de casa.

Para el inicio de la segunda parte el Marte manda a un conocido de la afición cubana, el tico Felo Campos, quien había jugado en la isla para el Fortuna y el Centro Gallego, en lugar de Praderes y el cambio estuvo de producir efecto casi inmediato cuando en un centro de este jugador Arosamena falla y Llerandi tiene que salvar cuando parecía que el balón se colaba en el marco astur.

La jugada sirvió para que los Toros se percataran de que el partido  aun no estaba decidido y retomaran su juego de la primera mitad, lo cual produjo el cuarto gol albirrojo, habían transcurrido apenas cuatro minutos cuando Leblanc se conectó con Vicente que le cedió el balón a Brioso y este desde fuera del área empalmó un potente tiro que se incrustó en el fondo de las redes de la portería mexicana.

Se produce un cambio en las filas del Marte y Ortiz entra por Izaguirre y a los 18 minutos un nuevo gol astur, Leblanc le entrega el balón a Soto que es sujetado por un defensa rival tratando de detenerlo aun así el delantero logra pasarle el balón a Vicente que anota el quinto de los locales.

                  El Marte vuelve a mover su banca y da paso a dos nuevos jugadores pero sus esfuerzos finales mueren en las manos de Arosamena asegurándose la victoria de 5-1.

                  La derrota no sentó bien en las huestes mexicanas que quedaron sorprendidas por el accionar del equipo cubano fue así que de inmediato el delegado de la delegación Héctor Bonilla solicitara al Presidente de la Federación cubana: Eugenio González la posibilidad de jugar una revancha frente a los Toros e igualmente pidiera a México varios refuerzos para el resto de los partidos
                
El 14 de Junio le tocó en suerte al Iberia ser el anfitrión en el Gran Stadium Cerveza Tropical del conjunto mexicano, esa noche bajo las ordenes de Tony Gisbert los equipos alinearon de la siguiente forma, el Marte: Camacho, Izaguirre, Romo, Ortiz, Rodríguez, Ochoa, Campos, Meneses, Mario Pérez, Luis Vásquez y Sesma mientras que el Iberia lo hacía con Tarzán, Barquín, Cruz, Muñoz, Lafuente, González, Wampiro, Saturnino, Darío, Pipa Cordero y Nicolás.

                 
Si bien fueron los cubanos los encargados de mover el balón fue Tarzán el primero de los dos porteros en hacer contacto con el balón aunque realmente este no llevó mucho peligro al guardameta cubano, Darío puso dos veces a prueba a Camacho quien sobre todo en el segundo intento del cubano debió esforzarse al máximo para evitar el gol Iberista.

                  Sin embargo el accionar del conjunto de blanco (el Marte) dejaba claro que las cosas sería muy diferentes, primero Felo Campos no lograba definir ante el guardameta de los Leones y después Sesma tiró dos veces por encima del larguero.
                  A los 12 minutos llegaría el primer gol pase del interior Meneses que es recogido por Sesma que esta vez, y de cabeza no falla adelantando a los suyos.

                  Nuevamente sería Meneses el motor gestor en el segundo gol mexicano, avance por su zona y una vez dentro deja el balón para el otro interior mexicano que manda a Tarzán a buscar el balón al fondo de la portería.

                  El tercer gol no se hacía esperar, Barquín trata de apoyarse con Tarzán que no logra sujetar el balón y este se mete en el merco Iberista.

                  El tercer gol fue un golpe demoledor para los Leones que se veían agobiados por el sistema de pases cortos de los mexicanos que aprovecharían para marcar el cuarto gol por medio de Sesma. En medio del desorden e inferioridad un arranque de Pipa Cordero casi termina en gol, pero Un defensor mexicano logra llegar para molestar a Darío y el partido se marchaba al descanso con marcador de 4-0.

                  Para la segunda mitad el Iberia saldría con varios cambios, Lino Rojo, Orlando Cusculluela y Rigoberto Cusculluela ingresaron en lugar Lafuete, Darío y Nicolás.

                  Barquín comete una falta y es castigada con un tiro libre, Tarzán logra contener pero hay un encontronazo con el delantero mexicano al cual el portero cubano responde con una patada armándose un conato de bronca, cuando los ánimos se calmaron Gisbert expulsaba a Tarzán lo que obligó al cambio forzado de los cubanos, saliendo Guampiro y entrando Guillermo para hacerse cargo de la portería. También se iba expulsado el jugador del Marte que había iniciado la acción que desencadenó la pelea.

                  Morales entraría por un cansado Meneses y Felo Campos marcaba el quinto gol minutos después, Orlando Cusculluela terminaba su actuación antes del final del partido tras decirle algo a Gisbert que no le agradó al árbitro quien lo expulsó. Mario Pérez cerraría la cuenta en los últimos instantes del partido.

                  La aplastante victoria de los mexicanos avivó el interés por la serie y el domingo 17 de Junio el publico habanero se llegó hasta los predios de la Tropical para ver a los muchachos dirigidos por Mario López: El Centro Gallego enfrentar a los del Marte.

                  Los celestes salían con Tarzán en la meta, Trucutú Llerandi reforzando la línea defensiva formando pareja con Mondelo; Pepe Minsal, Muñoz y Granados armaron el sector medio quedando la delantera para Melón Castillo, Soto Marcial González, Brioso y Carlos Leblanc el ataque, por su parte los Merengues del Marte mandaban a Camacho, Izaguirre, Romo, Ortíz, Rodríguez, Ochoa, Campos, Meneses, Pérez, Vásquez y Sesma para buscar desemparejar la serie, todos la dirección de Pablo Tapia.

                  Fueron los cubanos los primeros en poner emoción al cotejo con acciones rápidas llegando a los predios mexicanos y consiguiendo varios corners, Soto muestra su gran nivel y Marcial González no puede ser contenido por Izaguirre que emplea el juego brusco para detener al atacante al atacante gaélico lo que ocasiona las protestas del público.

                  Al minuto 7 Sesma responde para los mexicanos, su disparo no puede ser contenido por Tarzán y obliga a Mondelo a desviar de cabeza a corner evitando el gol en el marco cubano, un nuevo intento esta vez de Rodríguez es mandado al tiro de esquina por Tarzán.

                  Los gallegos ripostan y Marcial lleva peligro al marco de Camacho, aunque lo mojado del terreno, por las cuantiosas lluvias caídas en horas de la mañana sobre la capital cubana, evita que el delantero galleguista pueda culminar varias jugadas, la más cercana de ella tras un tiro libre cobrado por Leblanc, el delantero celeste se conecta con Pepe Minsal que cuelga un centro sobre el área Marcial remata pero Camacho logra salar milagrosamente su marco.

                  A los 42 minutos un centro sobre el área cubana es rematado por Pérez que parece estar en off side, que Tapia no ve, y el cuero termina en el fondo de las redes para darle ventaja a la visita, misma con la que se irían al medio tiempo, en medio de los reclamos de Llerandi al central de partido.

                  Al minuto cuatro de la segunda mitad Melón Castillo recibe un balón y ataca por su banda, llega hasta la línea de fondo, sortea a un rival y cuando se le escaba Tapia hace sonar su silbato, la decisión arbitral hizo que el público le propinara una rechifla total al central que fue a consultar a su linier y este le indicó que no había salido el balón por lo que se decide reiniciar con un bote a tierra, Soto que había llegado a reclamar, aprovecha para bombear el balón sobre el marco mexicano y allí aparece Marcial para colocar el empate justo cuando corría el minuto cinco de juego.

                  Un minuto más tarde Soto vuelve a conectarse con Marcial que pese a la férrea marca logra disparar a puerta y poner el 2-1 a favor de los cubanos.

                  Mario López busca contrarrestar la velocidad de los mexicanos haciendo entrar a Peñalver en lugar de Pepe Minsal que se mostraba muy lento para contener a los rivales, que hacen salir a Sesma y Vásquez que han estado anulados durante el partido.

                  El partido pierde intensidad ante el agotamiento evidente de los dos equipos y al minuto 31 Granados comete una falta en las afuera del área cubana, Meseses cobra y su disparo se cuela por la barrera cubana, Tarzán trata de contener el cuero pero este se le escapa de las manos y se cuela por encima del cuerpo del arquero cubano y termina en el fondo de las redes para el empate definitivo.

                  El jueves 21 de Junio los mexicanos volvían por última vez al estadio de la Tropical para verse nuevamente las caras con los Toros de la Juventud Asturiana. Flores, Izaguirre, Romo, Ortiz, Felo Campos, Ochoa, Praderes, Cárdenas, Mario Pérez, Luis Vázquez y Sesma formaron por los visitantes para buscar el desquite ante los muchachos de Bolero que formó a Empanada Arosamena, Trucutú Llerandi, Dieudonne, José Ovide, Tasso Jiménez, Nanito, Melón Castillo, Soto, Marcial, Brioso y Leblanc. Federico Guardia sería el encargado de impartir justicia.

                  Habían trascurrido apenas tres minutos de juego cuando Manuel de Jesús Brioso se conecta con Marcial González y este cruzado define para adelantar a los blanqui-rojos, la respuesta es rápida por parte de los visitantes y Luis Vázquez tiene el empate en sus piernas pero lo tira afuera.

                  A los 10 se le viene la noche a los visitantes, falta que cobra Leblanc y bajo la complicidad del arquero mexicano los Toros marcan el 2-0, para ese instante el técnico mexicano ya ha visto suficiente de su guardameta y manda a Camacho al terreno en lugar de Flores.

                  El desconcierto parece adueñarse de las filas mexicanas y en un nuevo ataque cubano Izaguirre saca a córner, que tira Leblanc y es bien controlado por Camacho, que saca rápidamente, Sesma corre la línea, se conecta con el centro delantero Mario Pérez quien pese a la marca de Dieudonne logra poner el primer gol para ls mexicanos al minuto 17.

                  El gol aviva a los forasteros que empiezan a jugar mejor mientras los muchachos de Bolero, que han resentido el impacto del gol, se limitan a tratar de contenerlos algo que no consiguen hacer a los 25, cuando Luis Vázquez remata totalmente solo un centro de Sesma para colgar el empate a dos en la pizarra.

                  Con el empate los mexicanos se adueñan del medio campo obligando a los defensas y portero cubano a esforzarse al máximo para mantener el empate, en medio del dominio mexicano Felo Campos comete una falta sobre Melón, en las afueras del área mexicana, los Toros cobran  se forma una melee en el área de penalti y en medio de los rebotes es el mismo Felo quien termina mandándola al fondo de su propio marco adelantándose los blanqui-rojos nuevamente al minuto 36.

Seis minutos más tardes un despeje flojo de Izaguirre es recogido por Leblanc que aprovecha para conectarse con Melón Castillo que la manda al fondo del marco defendido por Camacho para el4-2 con el que los equipos se iban al descanso.

                  Para el arranque de la segunda parte el extremo derecho Praderes y el interior izquierdo Luis Vázquez salen dándole paso a Rodríguez y Meneses.

                  La lesión tempranera del tico Tasso Jiménez obliga a la entrada de Vicente Pérez y a algunos ajustes en la formación de los cubanos retrasándote Trucutú como tercer defesa mientras que Nanito y Ovide se convertían en medios volantes.

                  Se suceden un par de acciones de gol, primero tras un error de Arosamena que se cae cuando trata de tapar un disparo, Brioso tiene que despejar la caída del marco cubano y después Marcial no puede conseguir el quinto tras un gran remate.

                  El Martes acorta distancias a gracias a una excelente jugada de Rodríguez y Cárdenas el primero toma el balón y recorre su línea, se adentra en el área y centra para el segundo que a toda carrera conecta con el balón venciendo a Arosamena y el 4-3 en el marcador.

                  Vicente marca el quinto gol local con imponente disparo y se desata una verdadera cámara húngara, empujones, peleas y manotazos entre unos y otros lo que obliga a la Guardia Rural a invadir el terreno y aplacar a los belicosos.

                  De vuelta a la calma, se reanuda el partido y el Marte se muestra más dominador e incluso pudo descontar en un mano a mano entre Felo Cruz y Tarzán en el que para suerte de los Toros el portero cubano se queda con el balón, en los minutos finales el Juventud Asturiana logra quitarse la presión y nivelar el accionar el partido hasta que Federico Guardia diera por terminado el encuentro.

                  Integrada por los equipos de Ceiba, Regla, Víbora y Juventud Cubana se crea en Junio de 1951 se La Liga Habanera de Futbol Amateur que operaría en el Gran Stadium de La  Habana y que sentó su residencia en Real 46, Puentes Grandes, quedando su dirigencia constituida por Antonio Llerandi como Presidente, Carlos Bellester como Secretario y Roberto Andrade como Tesorero.

                 
1952

                  El 5 de Febrero de 1952 parte hacia México un equipo Juvenil cubano, encabezados por el Doctor Luis Miguel López (Presidente de la Delegación) y Jesús Gironella (delegado) con el objetivo de revivir la serie juvenil entre selecciones de ambos países por el trofeo William A. Campbell, gestor de la idea en 1938.

                  El equipo estuvo integrado por los porteros: Guillermo García y Enrique Martínez. En la defensa hicieron el viaje Luis García, Ramón Peñalver, Antonio Fernández, Alfredo Pérez. Como medios estuvieron José Martínez, Mario Herrera, Francisco Morell, Sixto García y Osvaldo Gallardo. Mientras que la delantera estaba formada por Zenaldo García, Luis País, Ricardo Valdés, Armando Acevedo, José Manuel Rodríguez, Ángel Piedra y Ángel Bacallao.

                  Por su parte los anfitriones convocaban a Humberto Gama (América), Miguel Ángel Lama, Antonio Esperanza (América), Rafael Flores, Juan Arrieta (América), Adolfo Lugo (América), Jaime Haro, Salvador Izquierdo (América), Emilio Espino, Antonio Jasso (Necaxa), José Buendía (América), Héctor Segura (Atlante), Eduardo Palmer (América), Felipe Negrete (América), Rubén Islas, José Luis Robles (UNAM), Víctor Nava (América), Jorge Maceiras, Jorge Narváez (Tampico).

                  El 10 de Febrero en el Estadio Olímpico Insurgentes ante 35 000 espectadores los cubanitos caían derrotados con marcador de 2-5, igualándose la serie entre ambos conjuntos (los cubanos había ganado en el primer encuentro 2-0, allá por 1939).

                  Esa tarde los nuestros alinearon con Guillermo García en la puerta, Ramón Peñalver, Luis García (Pérez 60’), Fernández, J. Martínez, Francisco Morell, Zenaldo García, País, R. Valdés (Acevedo 60’), Piedra, Bacallao (Gallardo 41’) mientras que los mexicanos lo hacían con Gama, Robles (Flores 60’), Paredes, Lama, Arrieta, Esperanza, Negrete (Haro 60’), Jasso, Palmer, Segura y Buendía siendo el central Prudencio García de los Estados Unidos.

                  Fueron los locales los encargados de abrir el marcador a los 20 minutos a través de Palmer, Negrete aumentó la cuenta a los 49 minutos y Buendía a los 58 ponía el 3-0, Haro a los 67 dejaba las cosas 4-0  y tres minutos después País recortaba distancias pero a los 79 Jasso marcaba el quinto gol mexicano dejando la escena lista para el gol de Acevedo para dar cifras definitivas al encuentro.

                  Cuatro días después en a misma sede se volvieron a medir los mismo contrincantes y Cuba mandó a Eloy Martínez bajo los tres palos a Ramón Peñalver, Luis García, Fernández, J. Martínez, Herrera (Francisco Morell 56’), Zenaldo García, País, Acevedo, Piedra (Gallardo 69’) y Bacallao como jugadores de campo, mientras que el conjunto azteca formaba con Gama, Robles, Paredes, Lama, Arrieta (Izquierdo 67’), Esperanza, Haro (Buendía 57’), Jasso (Espino 88’), Palmer, Segura (Lugo 88’) y Negrete. Gabriel Nieto de los Estados Unidos sería el árbitro encargado de impartir justicia

                  Volverían a ser los locales los que se llevarían el triunfo esta vez con marcador de 3-0 gracias a los goles de Jasso (35’), Negrete (40’) y Palmer (50’)

                  En Junio llega a La Habana el Atlético de Madrid, puntero del Campeonato Español en esos momentos. Los rojiblancos tuvieron un recibimiento apoteósico y la prensa se hizo eco de la visita de los españoles, los cuales incluso fueron recibidos por Fulgencio Batista, Jefe del Estado Cubano en ese momento. El 15 de Junio el Atlético juega su primer encuentro y ante 15 mil espectadores vencen al Marianao por 1 gol a cero. Cuatro días después (19 de Junio) el Juventud Asturiana derrotaba al equipo de la capital española por 2:1. El 22 los colchoneros golearon al Centro Gallego (quien lideraba el Campeonato Nacional Cubano en esos momentos) por 5:1. Cuatro días después goleaban al Iberia con marcador de 4:1 y cerraron la serie el 28 de Junio contra el Juventud Asturiana partido que terminó con empate a un gol.

15.06.1952
                  ATLETICO DE MADRID – MARIANAO                                             1:0
                  Atlético de Madrid: Montes (Duarte) – Tinte, Mujica (Cobo), Lozano – Galbis, Hernández –
                                    Juncosa, Ben Barek, Silva, Carlsson (Méndez), Miguel (Callejo)
                  Marianao:
                                    Goles:
                                    Arbitro:

19.06.1952
                  ATLETICO DE MADRID – JUVENTUD ASTURIANA                    1:2
                  Atlético de Madrid: Ricardo Zamora (hijo) (Montes) – Cobo, Mujica, Lozano – Silva, Hernández –                                                   Juncosa (Callejo), Ben Barek, Carlsson, Méndez, Miguel (Estruch)
                  Juventud Asturiana:
                                    Goles:
                                    Arbitro:

22.06.1952
                  ATLETICO DE MADRID – CENTRO GALLEGO                                5:1
                  Atlético de Madrid: Montes – Tinte, Mujica, Lozano – Silva, Galbis – Juncosa, Ben Barek, Callejo,
                                    Carlsson, Miguel
                  Centro Gallego:
                                    Goles:
                                    Arbitro:

27.06.1952
                  ATLETICO DE MADRID – IBERIA FC                                             4:1

29.06.1952
                  ATLETICO DE MADRID – JUVENTUD ASTURIANA                    1:1

 
El 30 de Julio alrededor de las dos de la tarde llega a La Habana procedente de Caracas donde habían ganado un torneo en el que debió enfrentar a equipos de la Salle de Venezuela Millonarios de Colombia y Botafogo de Brasil.
                 
                  La comitiva venía encabezada por los señores Pedro Méndez y Carlos de Arjona e integrada por los jugadores Juan Adelparte Alonso y José Sirvent “Cosme” Cosme (porteros); Gabriel Alonso Aristiaguirre, el francés Luis Hon Antonín, Joaquín Oliva Gomá, Joaquín Navarro Perona, Clemente Fernández López (defensas), Miguel Muñoz Monzún, José María Zárraga Martín, José Antonio Julián Montalvo Barragán y Jesús Narro Sancho (Medios); el argentino Roque Germán Olsen Fontana, Pablo Olmedo Garmendia, Manuel Fernández Fernández “Pahiño”, Álvaro “Alvarito” Ferreira Rumbo, Ricardo Martínez Sáez “Ricardito”, Luis Molowny Arbelo y Miguel Cabrera Pérez

                  El 31 de Julio a las nueve y media de la noche en el Gran Stadium del Cerro el central Pelegrín Pérez vio alinear a los equipos de la siguiente manera. Marianao: Pellegrino, Muñoz, Strat Hoyos, Lafuente, Saslain, Manolito, Melón Castillo, J. Ruiz, Soto, Colángelo y Rock Paul. Por su parte el Real Madrid Juan Alonso, Gabriel Alonso, Oliva, Navarro, Muñoz, Zárraga, Joseíto, Olsen, Pahiño, Molowny y Cabrera.
 
A las 9 y 40 de la noche y tras el saque de honor hecho por Enrique Fernández Parajón arranca el partido tocándole a los visitantes mover el balón es sin embargo el Marianao el que tiene la primera ocasión que es anulada por encontrarse Melón Castillo en fuera de lugar, casi de inmediato responde los madrileños con un ataque de Molowny por el medio de la cancha quedándose este mano a mano contra Pelegrino por el meta cubano logra puñetear el disparo y evitar la caída de su valla.

                  Y de una puerta a la otra Colángelo remata a gol tras un centro de Melón Castillo pero el tanto es anulado por haberse producido el centro cuando ya el balón había salido por la línea de fondo, el Marianao recarga el ataque por la banda donde se encuentra Melón mientras que los blancos buscan hacer daño por el centro.

                  A los 12 minutos Olsen manda un pase a Pahiño y este la prende como viene para mandar el cuero al fondo del tejido. Un golazo y la ventaja para la visita.

                  Melón y Rock, los dos alas cubanos se muestran activos obligando a obligando a los dos Alonso (Gabriel y el portero Juan) a multiplicarse para evitar el gol local, que llega a los 23 minutos. Centro de Rock Paul que lo recoge Colángelo y pasa a Soto y este con remate cruzado pone el empate.

                  El juego se anima y  casi de inmediato Olsen sólo y casi a quemarropa pone a prueba a Pellegrino que rechaza los locales responden añadiéndole más emoción al partido, y al 27 el primer cambio del partido entrando Narro por Cabrera en las filas madrilistas.

                  La reacción local hizo lucir mejor al Marianao en el resto de la primera mitad y en ese lapso un tiro de Rock Paul se estrella en el poste de Alonso y un disparo de Melón estuvo a punto de desnivelar el marcador.

                  Arranca la segunda parte y el tico Pipa cordero entra al terreno por Ruiz por los locales mientras que los merengues envían a Montalvo por Muñoz y a Alvarito por Pahiño.

                  La visita aprovecha una desatención del Marianao para ponerse en ventaja nuevamente, Alvarito manda el cuero a Molowny que en medio de los adversarios tira a puerta y marca el 2-1.

                  El gol no desanima a los del Marianao y cinco minutos después Pipa Cordero se contacta con Soto, este sortea a un contrario y sirve el balón para Colángelo que descolocado logra conectar el balón y mandarlo al fondo de las redes para el 2-2.

                  El galo Luis Horn entra en remplazo por Navarro en medio del momento de inspiración del Marianao que ve como Alonso hace su mejor atajada de la noche para privar a Colángelo de su tercer gol de la noche.

                  Melón lanza un córner en contra de los merengues, el rechazo le queda a Molowny que se lanza al ataque dribla a dos defensas y dispara a puerta pero Pelegrino le niega el gol, respuesta cubana con remate de Melón tras una buena jugada que se va fuera. Unos minutos más tarde de nuevo Melón Castillo remata cuando el portero está en el suelo y cuando parece que el balón se cuela en la meta madrilista aparece Gabriel para evitar el gol.

                  A los 30 minutos el visitante avisa que puede hacer de nuevo daño a través de Alvarito que es conjurada por Pelegrino que se lanza para llegar al balón primero que el atacante.

                  Cuatro minutos más tarde quien no hace los goles los ve hacer, un avance por el ala derecha conducido por Olsen que centra para que aparezca la figura de Joseíto y venza a Pelegrino para el 3-2 con el que terminaría el partido.

                  Quedaba aun emoción y la última oportunidad local la reventaba Rock Paul en el larguero tras recibir un pase largo de Pipa Cordero.

                  Tres días después, el domingo 4 de Agosto, y ya descansados y con conocimiento del terreno de juego el público que asistió al Estadio del Cerro vio al Real Madrid en pleno esplendor enfrentarse a los Toros de el Juventud Asturiana que se vieron doblegados claramente.

 
La tarde habanera veía a los Toros salir con Pedro Pablo Arosamena en la Puerta, Strat Hoyos y Jesús Rojo en la defensa; Saslain, Bernardo Llerandi y La Fuente en el mediocampo; Brioso, Juan Carlos Carreras, Colángelo, Carlos Leblanc y Paul Rock en la delantera mientras que el conjunto visitante lo hacía con J. Alonso, G. Alonso, Horn, Navarro; Muñoz, Montalvo; Olmedo, Joseíto, Pahiño, Narro y Molowny

                  Desde el mismo arranque del partido son los madrilistas los que dominan y Pahiño, Molowny, Joselito y Montalvo bombardean la meta que Arosamena, mientras que los locales sólo logran responder por la banda donde aparece el haitiano Rock Paul que es un verdadero dolor de cabeza para Muñoz y Alonso.

                  El primer gol de la tarde llegaría a los 23 minutos, Jesús Rojo que había tenido muchos problemas para poder controlar a Molowny, jugando esta vez de winger izquierdo, no puede controlar al español que se adentra en la zona de peligro y se conecta con su compañero de banda Narro que define para el 1-0.

                  Los roji-blancos de la Asturiana reaccionan de inmediato y tras el saque desde la línea de meta Saslain se conecta con el haitiano Paul que cuelga un centro para Colángelo que trata de bajar el balón y este pega en un defensor rival quedándole al mismo Colángelo que bate al cancerbero madrilista.

                  El entrenador del Juventud sustituye a Rojo por Michel en busca de poder controlar a Molowny pero del otro lado, por la banda de La Fuente la brecha empezaba a abrirse pues Colángelo empezaba a mostrar signos de agotamiento por tener que bajar continuamente a ayudar a la defensa ante la lentitud de La Fuente.

                  Olmedo, Joseíto y Pahiño se iban fácilmente por esa banda y es este último el que hace estremecerse el poste de la portería local, disparo que milagrosamente no es gol a favor del visitante.

                  El uno a uno del medio tiempo es mucho premio para los Toros que vivieron unos largos 45 minutos en la segunda mitad.

                  Para la segunda mitad los merengues regresaron en el mismo tono que terminaron la primera mitad aprovechando el hueco en la derecha del sector defensivo de los locales, y es Pahiño quien vuelve a intentarlo con un disparo formidable que obliga al panameño Arosamena a un colosal atrapada evitando lo que parecía un gol imparable.

                  La presión surte efecto a los seis minutos de juego tras una serie de combinaciones entre Joseíto y Olmedo, el primero le sirve el balón al segundo que lo manda a guardar dándole la ventaja a los de blanco e iniciando el descalabro total de los Toros.

                  Apenas un minuto más tarde, de nuevo por la banda derecha Joseíto se conecta con Pahiño que esta vez si logra mandar el cuero al fondo del tejido.

                  Nuevo cambio en el conjunto local saliendo Strat Hoyos y entrando Benítez que se coloca de medio volante bajando a La Fuente a la defensa en lo que la prensa de la época que ve en este último la parte más flaca de los locales y por donde se va el partido se refiera al cambio de forma pintoresca diciendo “Y el enterradó de la comarca: Juan Simón, siguió allí para enterrar el partido, para hundir al equipo local”

                  Tal y como se suponía el cambio no sirvió para cubrir la brecha de la banda derecha y Olmedo y Joseíto continuaron jugando a sus anchas siendo este último el que pusiera el 4-1 a los 15 minutos, tras lo cual el técnico visitante hizo que entrara Olsen en su lugar, no demorando el argentino en dejar su marca anotando el quinto de su equipo, Olmedo pondría el sexto tras lo cual fue acabó para darle la oportunidad a Zárraga.

                  Con el partido totalmente desbalanceado se produce un hecho curioso cuando el entrenador cubano hace entrar a Brioso en lugar de La Fuente, un Brioso que había sido ya sustituido por Melón Castillo minutos antes.

                  La comodidad del marcador o los cambios hace que los asturianos comiencen a controlar mejor los ataques de los merengues y se aventuren en campo contrario, es así que Carreras llegue con opciones ante el meta Alonso pero falla.

                  Se mueven las bancas y Ruiz entra por Carreras en el conjunto de casa y Clemente por Gabriel Alonso en el Madrid y minutos más tarde Pipa Cordero por un muy desgastado Colángelo. El desfile de cambios continua y Alvarito ocupa el lugar de Pahiño y Cosme el de Alonso.

                  A los 43 Rock Paul recogió un balón tras un cobro de tiro de esquina y mando un disparo a puerta que Cosme sujeta pero al caer cae dentro de su marco para el segundo gol local que de poco consuelo serviría ya que los presentes aun tendrían tiempo para ver el séptimo gol del Madrid en los pies de Molowny y el octavo conseguido por Zárraga, estos dos últimas anotaciones tuvo que irlas a recoger al fondo del marco Pellegrino que había sustituido a Arosamena

                 
También en ese mes nos visita el Celta de Vigo español que debuta el Martes 19 de Agosto contra los “Bull Dogs” de Mariano que forman en esa noche con Pellegrino en el marco, Strat Hoyos, Mejías; Rodolfo Peñalver, Saslain, La Fuente, Melón, Ruiz, Soto, Colángelo y Rock Paul mientras que el Celta que vestía camiseta azul y pantalón blanco formaba con Simón, Vilariño, Otero, La Rosa, Lolín, Villar, Atienza, Hermida, Mekerle, Vázquez y Pineda

A las nueve y cuarenta rueda el balón y son los del Celta los primeros en tratar de buscar la meta contraria pero su avance es controlado por Saslain el partido es lento sin mucha profundidad y es un remate de cabeza de Colángelo a centro de Melón el que origina la primera intervención de Simón, a lo que el Celta responde con un disparo de Atienza que controla Pelegrino.

El partido continua de forma intrascendente con abuso del juego individual sin muchos resultados para unos y otros, el técnico del Celta manda a Guimerans al terreno en lugar de su capitán Vázquez y minutos más tarde Juanín toma el lugar del Hermida que apenas puede colocarse en el terreno ya que un disparo lejano de Soto vence a Simón para darle la ventaja a los locales, a lo que riposta Juanín con un avance por el medio del terreno quedando mano a mano con Pellegrino que logra salvar el marco de los dirigidos por Eduardo Ordoñez.

                  Una mano intencional de Strat para detener el avance de Atienza no es sancionada por el árbitro y Otero reclama al principal, tras lo que se sucede una entrada brusca de Lolín lo que provoca un conato de bronca que no pasa a mayores.

                  Pellegrino suelta un balón tras el cobro de un tiro libre que provoca zozobra en el área del Marianao pero el mismo portero legra resolver despejando con el pie al tiro de esquina ante la presión de Guimerans y Pineda, acción que provocaría el empate minutos más tarde ya que tras el saque de esquina Villar envía el esférico al fondo de las redes en lo que sería la última acción de la primera mitad.

                  Son los del Celta los primeros en avisar en la segunda parte con un disparo de Mekerle que pega en el poste del arco de Pellegrino tras lo cual Michel entra en remplazo de Mejía por el conjunto de Marianao. Buen tiro de Pineda y bloquea Pelegrino; Melón Castillo sirve un gran balón para Ruiz, pero llega Villar antes para arrebatarle el cuero.

                  A los 14 minutos el haitiano Rock Paul saca un tiro centro al que llega Colángelo para desviarlo y mandarlo al fondo de las redes para poner de nuevo al conjunto local arriba en el marcador.

                  El partido mejora y Rock vuelve a burlar a Vilariño, sirve el balón para un compañero pero aparece Lolín para interceptar, Strat Hoyos prueba a Simón desde lejos pero el portero bloquea bien el balón, una buena combinación local deja a Ruiz frente a la puerta del Celta pero Simón rechaza el disparo.
                 
                  Juanín responde para el Celta, dribla a varios defensas dispara a puerta pero el balón se va rozando el poste.

                  Nueva escapada de Rock Paul que se conecta con Colángelo que marca pero su gol es anulado por posición fuera de juego y minutos más tarde Soto se lo pierde sólo frente al gol.

                  A los 35 minutos Juanín se cuela por el centro de la defensa del Marianao y cuando está frente al gol se la cede a Mekerle que marca el empate a dos goles.

                  Simón evita el tercero de los locales tras un disparo de Colángelo en lo que fue la última ocasión de peligro de un partido en el que los jugadores estuvieron, en los últimos cinco minutos, más pendientes de que el árbitro pitara el final que en marcar el de la victoria. Final 2-2

                  El domingo 24 de Agosto los esperaban unos Toros de la Juventud Asturiana aun dolidos por la paliza recibida por el Real Madrid y dispuestos a recobrar el honor de uno de los equipos más tradicionales del Futbol Cubano.

                  Desde muy temprano los asturianos demostraron que la historia sería muy distinta y ya a los diez minutos el haitiano Rock Paul tras recibir un balón del argentino Carreras batía a Simón para adelantar a los de casa, el gol no sentó bien en los visitantes que mostraron la rispidez de su juego a lo que los Toros respondieron de la misma manera iniciándose una pelea.

                  Calmados los ánimos, el Juventud sigue desplegando su juego y llega el segundo gol, Colángelo se conecta con Rock Paul que se le va a Gaiton pasándole de nuevo a Colángelo y este a Carreras que cuando ve a Simón salir se lo quita con un movimiento y manda el cuero al fondo del tejido.

                  El técnico vigués: Bravo hace entrar a Herminda y Atienza en busca de reforzar su ataque y conseguir el empate sin embargo sus intentos se estrellaban una y otra vez en el tridente defensivo astur compuesto por Strat Hoyo, La Fuente y Llerandi muy bien apoyados por Michel y Saslain, Colángelo ponía el tercer gol tras recibir un pase de Rock Paul. El Juventud marcaría otro dos goles en la segunda mitad mientras que el Celta, quien durante el cotejo se mantuvo refrescando a sus jugadores con costantes cambios, dando entrada a jugadores que previamente había actuado y sustituidos, conseguía uno para darle al marcador cifras definitivas: 5-1.

                  El miércoles 27 de Agosto se jugaba la revancha y nuevamente serían los Toros los ganadores, aunque esta vez por la mínima. Para este encuentro el Celta tuvo que usar a su portero suplente Marzá ya que Simón estaba lesionado, el resto del once titular  lo conformaron Otero, Gaios, Vilarino, Lolín, La Rosa, Pineda, Vázquez, Eliseo, Hermida y Atienza mientras que el conjunto local jugando con la camiseta del Juventud Asturiana presentó a Pedro Pablo Arosamena en la puerta; Strat Hoyos (refuerzo del Centro Gallego), La Fuente (refuerzo del Iberia), Saslain (refuerzo del Marianao), Bernardo Llerandi, Michel (refuerzo del Iberia), Carlos Leblanc, Soto (del Marianao), Juan Carlos Carreras, Colángelo (del Centro Gallego), y Rock Paul (Iberia), mismo cuadro del partido anterior.

                  Sin embargo el partido se mueve por diferentes causes, con el Celta mostrándose como el más peligros con Eliseo y Hermida ponen a prueba a Arosamena, pero este responde bien, Rock Paul hace trabajar a la defensa visitante, pero el equipo vigués se muestra sólido, Michel se conecta con Carreras que de cabeza trae peligro al área visitante pero estos responden obligando a Arosamena a una gran intervención para evitar el gol.

                  El Celta toca bien y Hermida aprovecha una jugada construida a base de una serie de pases y con un disparo lejano pone el 1-0 a favor del visitante que por primera vez, en la serie,  se vio en ventaja en el marcador. Cinco minutos mas tarde casi el segundo de los gallegos, Atienza centra y Vazquez la pesca como viene y remata a puerta pero el disparo se va desviado.

                  A los 27 minutos llega el gol del empate Leblanc le pasa a Soto quien le envía el balón a Colangelo y el argentino lo envía a besar las mallas.

                  Arranca la segunda parte y en el once local aparecen Pellegrino en a puerta por Arosamena, mientras que Villar entraba a la cancha por Villarino en el Celta.

                  La intensidad del partido baja pero aun así se producen algunas jugadas interesantes en ambas áreas se produce un encontronazo en el medio del terreno Soto es derribado por Otero y el central Federico Guardia expulsa al agresor que no quiere abandonar el terreno de juego y obliga al entrenador Bravo a meterse a la cancha para convencerlo y hacerlo cumplir con el mandato del central, minutos más tarde el árbitro no aplica el mismo criterio en una falta que comete Michel y sólo castiga con u tiro libre.

                  Ataca el equipo de casa y en pase de Leblanc al otro extremo Rock Paul este último saca un tiro esquinado que Simón detiene dando un rebote que la defensa logra despejar.

                  A los 25 minutos los Toros refrescan a sus jugadores saliendo Leblanc, Soto y La Fuente entrando en su lugar Melón Castillo, Benítez y Ruiz.

                  Los locales arrecian su presión sobre la meta contraria aprovechando su superioridad numérica, y el gol que se venía venir cayó a los 40 minutos una combinación entre Melón y Carreras le dejan el balón a Colangelo quien de media vuelta dispara, Simón bloquea el balón pero no puede retenerlo y el cuero se cuela para el gol de la victoria de los Toros.

                  A mediados de 1953 llegan a La Habana el Real Sporting de Gijón y el Deportivo Cali para una triangular internacional contra el Campeón del Futbol Profesional cubano: El Centro Gallego

                  El 2 de Julio en el partido que abre la serie los Alacranes empatan con el conjunto colombiano a un gol. En un partido de dominio alterno fueron los cubanos los primeros en anotar cuando a los 42 minutos el argentino Torrent saca un bombazo desde uno 30 metros de distancia que se cuela en el ángulo superior del arco defendido por Cervino, sin embargo los locales no pudieron conservar la ventaja y a los 10 minutos del  segundo tiempo Mur con un cabezazo vence a Aguilar y decretar el empate final.

                  Dos días después caían ante los Gijonenses con marcador de 0-1 ante casi 13 000 espectadores . Bajo la dirección del árbitro español González Echeverri los locales formaron con Aguilar, Bel´n, Guidobono, Torrent, Strat, Flamant, Minsal, Fano, Morello, Andrade y Lanza, mientras que los del Sporting lo hacían con Sion, Tamayo, Altisent, Landrade, Iruretagoyena, Sierra, Ortíz, Medina, Prendes, Glaris y Sánchez.

                  Quiso el destino que Robledo quien no había de la partida tuviera que sustituir a Sánchez que se había lesionado en un encontronazo con Tarzán fuera el autor del gol, en una jugada personal,  que le daría a la postre el triunfo a los visitantes .

                  Para la segunda mitad el dominio de los Alacranes se acrecentó sin que pudieran conseguir el empate siendo las acciones más destacables la sustitución de Sierra por Molinuco y de Iruretagoyena por Cabal.

                  En su tercera presentación los Campeones Cubanos se enfrentaron, bajo un tremendo aguacero, a los del Deportivo Cali y esta vez los Alacranes picaron mortalmente al conjunto colombiano al endosarle una pesada lápida de siete goles, cuatro de ellos en la primera mitad, mientras que el conjunto azucarero no podía perforar la meta defendida por Aguilar.

                  Además de Tarzán los Galegos alinearon a Visca, D’Ambrosio (González), Mondelo (Strat), Belén, Torrent, Andrade, Muracco (Soto), Flamand (Delgado), Morelo y Lanza, mientras que el Cali lo hacían con Lapatza, Sanguinetti, Castro, Viafara, Consenza (Banderoten), Fain, Lecca, Ruiz, Mur (Montañes, jugador peruano del Iberia de la Liga Cubana, usado como refuerzo por los caleõs), Cerioni y Montoya.

                  Apenas había transcurrido 16 minutos cuando Morello se encargo de anotar el primer gol de los habaneros con un tiro esquinado tras recibir de Torrent, y 12 minutos más tarde fusila a corta distancia al portero del Cali para el dos a cero.

                  Belén pondría el tercero con un portentoso disparo desde 25 metros de distancia y el cuarto llegaría por intermedio de Flamand a los 41 minutos aprovechando un rechazo de Lapatza a un disparo de Morello.
                 
                  Morello siguió siendo el motor del equipo en la segunda mitad y a los 17 minutos habilitó al argentino Soto para que este subiera el quinto tanto al marcador, sin darle tiempo a reaccionar al contrario los del Centro Gallego siguen su ataque voraz y solo dos minutos después Delgado se escapa a la defensa visitante y anota el sexto tanto, la pesadilla de los del Cali terminaría a los 34 minutos cuando el hombre de la cancha, Morello marca el séptimo gol cubano tras una espectacular jugada individual.

                  El 19 de Julio los asturianos y gallegos se vueven a enfrentar pero esta vez la victoria corresponde a los de casa con marcador de un gol a cero. Los Alacranes saltaron esa tarde a la cancha con Aguilar – Visce, D’Ambrosio, Strat, Belen, Torrent, Andrade, Mureco, Flamand, Morello y Lanza mientras que los del Sporting lo hicieron con Sion, Germán, Tamayo (Cabal 26’) Iruretagoyena, Sierra, Molinuco, Medina, Prendes, Gloria y Sánchez.

                  Los cubanos necesitaban una victoria para poder ganar el Torneo y salieron en busca de ella obligando al portero Sion a realizar brillantes intervenciones para mantener su pórtico imbatido, pero a los veinte minutos del complementario Anatolio Lanza aprovecha una magnifica combinación para anotar el único gol del partido que le daba la victoria en el partido a los Alacranes y el título en la Triangular.

                  En Agosto el visitante sería el Real Club Español para una serie de cuatro encuentros contra el Campeón del Campeonato Profesional Cubano.

                  El debut españolista fue el día dos de agosto, fecha en la que los Alacranes estropearon el récord inmaculado que tenían los españolistas en América. Tarzán Aguilar (de quien se decide que estuvo a punto de firmar por el Botafogo unos meses antes de iniciarse esta serie) abrió en la puerta de los cubanos, con Strat, D’Ambrosio, Visca, Flemund, Torrent, Andrade, Muraco, Delgado, Morelo y Lanza como jugadores de campo, mientras que los visitantes alinearon a Domingo, Argiles, Parra, Gimeno, Bolinches, Artigas (Veloy), Marcet (Ramírez), Tejedor (Prieto), Cruellas, Piquín y Arcas.

                  A pesar del dominio alterno en la primera mitad fue Domingo el arquero que más acción vio durante esa mitad que terminaría con un empate a cero. A los tres de iniciado el segundo tiempo Morello mete un cabezaso a centro de Lanza y pone el 1-0 a favor de los cubanos, que aunmentan la ventaja a los 38 minutos cuando Muraco vence a Domingo con un potente disparo cruzado. Los visitantes descontarían a solo un minuto del final a través de Arcas, fue en definitiva una justa victoria para los locales que impusieron su ritmo rápido de juego ante un gran rival que hachacó al calor reinante el bajo nivel mostrado.

                  Solo un día después ambos equipos se volvieron a medir ambos equipos os españolistas salieron a la cancha con Trias, Veloy,  Arcas, Tejedor, Bolinches, Artigas, Marcet, Prieto, Paseiro, Piquín y Ramírez mientras que los del Gallego pusieron a Tarzán Aguilar en la puerta, Sisiain, Strat, Flemund, D’Ambrosio, Torrent, Mongmeilli, Murasco, Morello, Andrade  y Buxadera.

                  Los barcelonistas son los encargados de abrir el marcador, a los 22 minutos,  cuando Mercet recoge un centro de Ramírez para vencer a Tarzán y en un movimiento extraño es inmediatamente sustituido por Mauri. Tras el gol los cubanos reaccionan y a los 30 minutos un gran tiro de Murasco es despejado por Trias, pero el balón queda suelto y Buxadera se encarga de mandarlo al fono de las redes y si raro resultó el cambio españolista no dejó de serlo el que se da por parte del español, cuando a falta de un minuto para terminar el primer tiempo Aguilar es sustituido por Pellegrino.

                  La brillantes con que se juega el primer partido es sustituida por el juego brusco del segundo tiempo en el que los españolistas vuelven a adelantarse esta vez a través de Ramírez que tras burlar a uno de los defensores cubanos deja sin opciones a Pellegrino.

                  Casi de inmediato, Morello engancha un balón de bolea y empata el partido por segunda vez. Empate que sirve para animar a los jugadores de ambos bandos que buscan con afán llevarse el triunfo, deseos que se traducen en entradas a destiempo y jugadas fuertes que el árbitro no puede controlar y el partido comienza a salirsele de las manos, lo que deriva que varios jugadores terminen lesionados y que todo apunte a que el encuentro se saldará con un empate, pero en el primer minuto del tiempo de alargue Paseiro logre marcar el tercer gol de los visitantes entregandole la victoria a los mismos.

                  El 6 de Agosto Mario López, entrenador del Centro Gallego envía a Aguilar – D’Ambrioso, Visca – Strat, Sisiaim, Torrent – Andrade, Muracco, Delgado (Soto lo sustituye a los 28minutos), Marcelino y Buxadera, mientras que los españolistas pusieron en la cancha a Domingo – Tejedor, Arcas, Gileno – Bolinches, Artigas – Cuellas, Mercet, Mauri, Piquín y David; quendando la responsabilidad de dirigir el encuentro al Sr Germán González.

                  Los visitantes buscaron dominar el partido desde el principio algo que lograron durante los primeros 25 minutos, pero de a poco los cubanos fueron emparejando las acciones y a los 37 minutos llegó el premio al esfuerzo, cuando Morello cobró un tiro libre desde unos 8 metros desde afuera del área y su disparo raso burló a Domingo para el uno – cero de los locales.

                  Solo cuatro minutos después de iniciarse el segundo tiempo Mercet empata el partido para el Español que se pone en ventaja a los 21 cuando Paseiro, que había sustituido a Mauri, logra marcar el segundo gol de los visitantes, ventaja que se disiparía minutos más tarde cuando Andrade de cabeza pndría el que sería el empate definitivo del encuentro y tras lo cual lo más llamativo fue la expulsión del extremo españolista Ramírez, quien protestó fuertemente la decisión del juez de línea que marcó que el balón había salido tras una excelente jugada del españolista.

                  Unos días después se efectúa el cuarto partido entre ambos en busca del ganador de la serie y esa tarde habanera los muchachos del Español alinearon con Tejedor, Arcas, Jimeno, Bolinches, Artigas, Cruellas, Marcet, Mauri, Piquin y David mientras que los del Gallego pusieron sobre la cancha a Aguilar, Visca, Flamand, Sasain, D’Ambrosio, Torrent, Andrade, Muraco, Soto, Morello y Lanza. Mientras que el Señor Pelegrín Pérez dirigía el cotejo.

                  Un partido muy igualado en el primer tiempo jugado de manera muy prudente y conservadora por ambos equipos y que tuvo como mayor incidencia la sustitución de Mauri por Paseiro a los 29 minutos. A los 20 minutos del segundo tiempo Ramírez (que había sustituido a David) dispara a puerta pero la mala fortuna se torna del lado de los cubanos ya que D’Ambrosio trata de despejar pero el balón  le pega a Tarzán Aguilar que introduce el balón para el gol españolista. Arcas y Delgado protestan la validez del gol y son expulsados. Tras lo cual el partido siguió por los mismos impases del primer tiempo lo que facilitó el triunfo de los visitantes.

                  Pero más allá de gozar de buena salud como pudiese indicar las visitas de los ilustres equipos extranjeros, el futbol nacional se debatía en un medio muy convulso y falto de apoyo financiero. Las divergencias dentro de la Federación hicieron que un grupo se separara de la misma y crearan la Confederación del Balompié en Cuba, dirigida por Jesús Gironella y que contaba con el apoyo de las Federaciones balompédicas del interior de la isla, a decir la de Las Villas, Camagüey y Oriente.

                  A esta sazón la nueva institución no tardó en crear su propio Campeonato que abarcó a la mayor parte del país y que fue dividido por zonas, así el Casino Español (Campeón de la Habana), El Libertad de Camagüey, la Juventud Católica de Placetas (Campeones de Las Villas) y los legendarios Diablos Rojos del Central Baltoy (Campeones de Oriente) llegarían a las semifinales del mismo, en 1954, las cuales debieron esperar hasta mediados de 1955 para celebrarse debido a las dificultades económicas que la nueva institución enfrentaba.

                  Por su parte la Asociación Cubana de futbol continuaba siendo la única institución reconocida por la FIFA y que controlaba no solo el futbol profesional dentro de la isla sino a la Federación de Futbol de La Habana, la más fuerte del país y que aglutinaba en ella a varios de los equipos más tradicionales del futbol cubano, como el San Francisco, Juventud Asturiana y el Iberia.

                  Del lado profesional la temporada de 1954/55 no iniciaba bien para los campeones del Centro Gallego cerrando 1954 como sotaneros en una tabla de posiciones dominada por un invicto equipo de Criollos y si bien 1955 no mejoró para los Campeones muy a pesar de la inclusión de jugadores importantes con Tarzán Aguilar, Nanito Valdés, Darío y Armando Buxadera, la realidad fue bien distinta para el equipo de Criollos que no solo terminó desinflándose y terminando en la tercera plaza sino que ya no regresaría al ámbito futbolístico nacional tras la terminación de esa temporada.

                  Todo lo contrario ocurrió con el Olimpia Sporting Club que apoyados en la tremenda capacidad de Melón Castillo (a la postre líder goleador del torneo con 16 tantos) terminó rematando a los Leones del Iberia en la pugna por el campeonato, proclamándose campeones del torneo.

                  A principios de Enero de ese 1955 llega a La Habana el equipo juvenil mexicano para enfrentarse al conjunto cubano de la categoría en el tercer partido de la serie entre ambos combinados.

                  Para dicho encuentro se había encargado a José Fernández Pin y Federico Guardiola del Pino, quienes habían hecho un extraordinario trabajo en el futbol infantil en la Casa de Beneficencia a la que habían llevado a obtener varios títulos, la preparación del equipo cubano. Siendo seleccionados para el mismo Eloy Martínez, Manuel Mena, Cayetano Valdés, Santiago Valdés, Antonio Fernández Rivera, Ramón Peñalver Valdés, Francisco Morell , Adrián Valdés, Ángel Piedra García, Mario Sans Sánchez, Pablo Tomás Valdés, Pablo Tomás León, Ángel Bacallao Rodríguez, José Alas, Juan Antonio Lotina, Jorge López, Tomás Valdés, Antonio Blanco Rosette, Silvio García, Genaro Carmona López, Antonio Suárez y Gregorio Valdés.
                 
                  El 16 de Enero de 1955 saltaban al terreno de la Tropical ambos equipos, presentados en una ceremonia protocolar que incluyó a integrantes del equipo que ganó el primer encuentro en 1939, que entregaron la bandera nacional a aquellos que esa tarde la defenderían.

                  Cuba saltaría al terreno de juego con Eloy, Santiago, Tomás, Cayetano, Morell, Tomás, Pedro, Peñalver, Sáez, Piedra y Bacallao. Mientras que México utilizó a Viila, Tigre Gómez, Ceiva, Navarrete, Lamas, Iturralde., Gómez, León, Castillo, León y Castro, entrando Rueda como jugador de cambio. Encargado de dirigir estuvo Riamonde con Montesinos y Fuentes desde las líneas

                  Apenas iniciado el encuentro los cubanitos se lanzaron al ataque apretando a los aztecas contra su puerta, pero aquello fue una ilusión nada más pues ese fue el tiempo que necesitaron para darse cuenta de la flaquezas de los nuestros e iniciar un dominio casi total del encuentro con un juego más dinámico que vistió de héroe al cancerbero local Eloy Martínez, que con jugadas espectaculares mantuvo su marco invicto hasta los 27 minutos Gómez logró marcar el primer gol del encuentro.

                  Fernández Pin y Guardia echaron manos a los tres cambios a los que tenían derecho buscando mejorar las lagunas del equipo y Tony Fernández fue enviado a cubrir el puesto de Tomás Pedro y Valdés Blanco el de Sáez, pero los cambios no aportaron los resultados esperados y pasaron casi desapercibidos.

                  Para la segunda mitad Carmona ingresó al campo por Tomás Valdés con los mismos resultados que las sustituciones de la primera mitad. Así las cosas llegaría el segundo y último gol mexicano a los 11 minutos en los botines de Raúl León y si no hubo más fue por obra y gracia de Eloy que estaba en una tarde sensacional. Fe del dominio mexicano está en que los visitantes dispararon a puerta en 25 ocasiones mientras que los nuestros solo lograban hacerlo en cuatro ocasiones, apabullante también el número de tiros de esquina, 10 por los aztecas por tan solo uno de los criollitos.

                  El 13 de Marzo de 1955 no soló trajo consigo la finalización del Campeonato Profesional de Futbol sino también que fue la fecha señalada para jugarse las semifinales del Campeonato Nacional de la Confederación del Balompié Cubano, y en las cuales los muchachos del Libertad de Camagüey eliminaban a los Diablos Rojos santiagueros y los del Casino Español hacían otro tanto con los del Juventud Católica de Placetas.

                  Fue también este día el escogido por la Confederación para iniciar su segundo Campeonato de La Habana en sus predios de Campo Armada, torneo en el cual de los vigentes campeones se sumaban, el Deportivo España, Central Toledo, Giro de Pieles, Deportivo Huracán y el Deportivo Regla.

                  Siete después los confederados planeaban desarrollar su primera final Nacional en Placetas, sin embargo la no presencia del equipo camagüeyano abortó la misma proclamándose como Campeón al equipo habanista.

                  Sin embargo en un giro inesperado y tras oír las explicaciones del conjunto agramontino la Confederación solicitó al Casino Español que aceptara un nuevo juego contra el Libertad para definir el título sobre el gramado y los habaneros dando muestra de gran deportividad aceptaron poner en juego el Trofeo que ya tenían en sus vitrinas, acordándose que fuera el día de 10 de Abril, en el mismísimo Camagüey la fecha para la definición del Campeón.

                  Y ese día sobre la cancha, los del Casino refrendaron el título que solo unos días antes le había otorgado el sistema burocrático al vencer a los locales con marcador de 3-0.

                  Antolín Díaz, José A. Núñez, Francisco Sampere, Carlos A. Sánchez, Manuel Fernández, Luis González, Gonzalo Villazón, Jesús Porto, Guillermo Martínez, Juan Manuel Mori, Sixto García, José Doce, José Ramón Fernández, Gilberto Fernández, Enrique Martínez, Oscar T. Fernández, Amallo Alonso, José Grana, José Ramón González, José Ramón Martínez conformaron el roster de los Campeones. Mientras que Orlando Santana, José Sabater, Ramón Medina, Lorenzo Medina, José Yie, Enrique Piriz, Amador Fernández, Antonio A. Lozada, Sinforiano de la Torre, Vicente López, Manuel González, José Álvarez, Manuel Fernández, Luis Izaguirre, Víctor Pellerano, Francisco E. Fonte, Francisco Pérez, Juan Sauri, Constantino Gómez conformaron el de los locales.

                  La final sirvió además como una buena escusa para que los máximos dirigentes del Confederación se reunieran en tierras agramontinas en busca de planear sus próximos pasos en la busca de la reunificación con la Asociación Cubana de Futbol.

                  Allí estuvieron presentes Rafael López y el Doctor Enrique Aguila Catasús por la Federación de Oriente, Guillermo Sabatés por la de Camagüey así como Raúl Torrens y Gonzálo Villalón por la de la Liga Provincial de La Habana,  representantes que acordarían aceptar a Enrique Fernández Parajón como Presidente del nuevo organismo una vez se llegara a consumar la reunificación dejando la elección del resto de los miembros del ejecutivo a los organismos a los que estaban afiliados.

                  El resto de los acuerdos de dicha reunión serían los siguientes:

- Que los Delegados en La Habana de todos los equipos amateurs, tanto los de la Confederación como los de la Asociación, elijan al nuevo Comité Ejecutivo.

- Se insiste que la Asamblea de la Asociación o el organismo nacional nuevo que rija el futuro de nuestro deporte se constituya con dos Delegados de la División Profesional más por cada Federación Provincial y por cada Liga Provincial de Balompié Menor.

- Que la reforma reglamentaria de la Asociación se verifique en los meses de Julio y Agosto de ese año, o sea antes de inscribirse definitivamente en ese organismo

- Se acuerda que el nombre del organismo rector sea el de Confederación Nacional de Balompié de la República de Cuba.

-Que el Comité Ejecutivo sea el que trate las cuestiones futuras previa consulta a los organismos afiliados.

                  Sin embargo los Delegados de la Asociación y a pesar de la mediación de dos de los pioneros del futbol cubano: William A. Cambell y José Mier se muestran en desacuerdo y se rompen las negociaciones señalando a Jesús Gironella, Presidente de la Confederación, como el gran responsable de que no se llegase a un acuerdo final satisfactorio.

                  Acusación que no tarda Gironella en rechazar a través de una carta enviada el 30 de Abril y publicada el primero de Mayo en el Diario de La Marina:

“Sr Peter Fernández
Cronista de Balompié”
Estimado Amigo:
A reserva de un Manifiesto de la Confederación que remitiremos le ruego la publicación de estas líneas. Muchas gracias por su gentileza que agradezco anticipadamente por conocer que ejerce honradamente sus funciones periodísticas informativas.

A los aficionados del Balompié de toda Cuba.

                  Como presidente de la confederación de Balompié de Cuba he sido acusado por los señores José Mier y William A.Campbell, de ser culpable, del no arreglo entre nuestro organismo y la Asociación de Futbol de Cuba. Entre otros muchos puntos, voy a exponer los siguientes:

                  Los señores Mier y Campbell saben que desde el 1 de Agosto del año anterior se acordó por la asamblea nacional de la Confederación (de Santa Clara) dirigirse a la Federación Internacional de Futbol Asocido para reclamar el reconocimiento que indebidamente ostenta hoy la Ass. Y saben que cometí la falta de cumplimentar ese acuerdo,  “aguantarlo” a riesgo mío propio como presidente, por pensar que había buena fe en la mediación. Hoy deberá responder a las consecuencias del engaño por lo siguiente: porque en las primeras conversaciones la Ass. “estaba perdida”. A ello respondí que estaba bien que no hubiera ni vencedores ni vencidos. Luego fueron viniendo condicionales, asuntos básicos, artículos reglamentarios sustanciales… esto es, que comenzamos a ver los colmillos del lobo disfrazado de Caperucita Roja. Esto es “dorar la píldora”, prestarse a ser instrumento de algunos para “salvarlos del naufragio” ¿Dónde está la “habilidad” la falta de sinceridad, en la Confederación o en el Ass y los señores mediadores?

                  La lucha entre ambos organismos existe, por el control legal de este deporte en Cuba debido a que los de la Ass quieren que los profesionales sean mayoritarios en la asamblea nacional que reforme reglamentos, elige ejecutivo nacional y legisla totalmente. En todos los países interesa, en las reglamentaciones, más el balompié aficionado que el profesional que es sólo consecuencia de aquel. Pedir mayoría asambleísta nacional de amateurs en Cuba, es poner las cosas debidamente como lo es en México, Argentina, Colombia y los demás países. Los señores Campbell y Mier estaban de acuerdo y me lo dijeron a mi, en que la asamblea nacional debía constituirse con delegados de Federaciones y Ligas Provinciales, más dos delegados por la División Profesional. ¿Por qué callaron en la última junta en la casa del señor Enrique Fernández, cuando yo retiré ese punto? La asamblea de Camagüey ratificó dicha postura, aceptó la presidencia sugerida, reclamó la elección del resto del Ejecutivo nacional y para que la División Profesional no se viera “ahogada” acordó “tratar sobre la rebaja del porcentaje de 10 porciento de entrada bruta para el fomento del deporte. HOY MISMO si se acepta ese punto sobre la asamblea nacional TODO SE ARREGLARIA EN $* HORAS. Si no es así es porque la Ass quiere y defiende para los profesionalistas la mayoría asambleísta indebidamente.

                  No imposibilitó el arreglo y menos su presidente, sino que desean controlar, sobre un buró, a puertas cerradas, el balompié en Cuba. Y si a esto agregamos que están pensando disolver la División Profesional habilitando a los profesionales como amateurs, ¿no es esto un contrasentido y un capricho personal al que han hecho el juego los señores Campbell y Mier quizás sin saberlo?

                  En resumen, la Confederación hizo lo dicho, cooperó al Campeonato de la C.N.D. aceptando a relacionarse con los de la Ass, prestó a la Ass. Los atletas juveniles por intermedio de la CND, se cruzó de brazos viendo como se invitaba a confederados villareños, de Zulueta, a traicionar nuestra organización deportiva nacional, viendo como se tomaron indebidamente atletas nuestros en el propio estadio, como se invitaba a mermar nuestras filas, como renunciaba nuestro delegado por la falta de honradez ¿No es esto una injusticia? Si eran mediadores ¿por qué disgustarse tanto? O es que “deseaban” que tras “echar un Capote a la As..” fuéramos a un organismo, indefensos reglamentariamente?

                  En resumen, acepto la injusta acusación de Mier y Campbell en que me disfrazan de “totí” como un elogio a mi honrada labor como presidente y como ratificación de juez, en verdad, en la Confederación NO HAY DUENO; pues todos pensamos y opinamos para decidir. Seguiré respetando a dichos señores por sus canas, siempre deberé hacerlo: solo reclamo el derecho  a pensar que mucha edad que se tenga. NADIE tiene el derecho a culpar injustamente a otro que tenga tantos “almanaques” encima.

Atte. agradecido por la atención prestada

Confederación de Balompié de Cuba
Jesús Gironella Fortunaty
Presidente.”

                  La carta de Gironella tuvo pronto repercusiones en las otras partes que no tardaron en responderle al Presidente Confederado, a través del mismo medio iniciando una pequeña guerra epistolaria en las páginas del Diario Capitalino, siendo uno de los mediadores José Mier Zubilaga en responder:

                  La Habana, Mayo 2, 1955
Amigo Peter:

                  Ayer leí la carta del señor Gironella que publicas en el Diario de La Marina y por las mismas columnas quiero contestarle, no para polemizar, pues entre otras cosas nuestro maltrecho futbol Futbol sería el perjudicado a pesar de que “de la discusión sale la luz” es mi deseo que me responda como caballero deportista lo que sigue.

                  El amigo Gironella es efectivamente el mayor culpable de la ruptura del pacto que ya estaba finiquitado ¿por qué te vas por los Cerros de Ubeda? Le dices a Peter muchas verdades, pero no le entras con la ‘Manga al Codo’ al motivo por el que la ‘mediación cesó voluntariamente’; tú aceptaste en la última reunión celebrada en la casa de Enrique Fernández Parajón, y después de varias horas de discusió “Que la Asamblea Nacional estará integrada por la División Profesional, las Federaciones Nacionales y las Ligas Provinciales de Balompié Menor” cada Federación Provincial afiliada designará un delegado y cada Liga Provincial de Balompié menor  otro delegado, los que tendrán ante la Nacional voz y voto. Cada Club profesional tendrá un voto, entendiéndose que el número de votos posibles de este sector profesional y amateur con las Ligas Provinciales de Balompié menor estarán siempre equiparadas.

                  Se acordó integrar el próximo ejecutivo Nacional Provisional con siete miembros presidiéndolo el señor Enrique Fernández Parajón el que con los ‘Mediadores’ Campbell y Meier seleccionarán los seis restantes. Y como tú ibas a presentar los acuerdos en la Asamblea de la Confederación en Camagüey y para dar mayor validez al pacto haces una proposición que dice: ‘Se acuerda asimismo de que los integrantes de ambas organizaciones respaldarán el nuevo ejecutivo en todas sus actuaciones’, y si la Asamblea desoye lo que propusiste sin oponerte, o quieres demasiado el puesto de Presidente o quieres, como Mártir del Gólgota, aceptar el sacrificio mansamente, aquel por el bien de la humildad, o por el Futbol, porque es un sacrificio para un hombre tener que aseverar que aquello no lo dijo, habiendo tanto testigo, ¿por qué amigo Gironella se marcharon de la reunión Campbell y Eugenio? Pues por la sencilla razón de que se había logrado la unión, solo faltaba darle la forma a lo acordado y tenían sobre todo Eugenio (cuya señora está enferma), necesidad de irse porque esperaban al médico y ya no hacía falta allí.

                  Tuya es la frase: ‘Ni vencidos, ni vencedores’ y así fueron las reuniones, pero con lo acordado en Camagüey, solo existen Vencedores y Vencidos, claro que a los mediadores no les interesaba quien venciera (ni se pusieron jamás al lado de nadie) ya que el mediador ni es juez ni puede tallar, sólo transcribe los acuerdos.

                  También dices Gironella, que a los mediadores no les interesaba quien, que la Asamblea Nacional debía constituirse con X Delegados y te respondo: vamos a suponer que los mediadores hubieran querido cerrar las oficinas de Manzana de Gómez y pasarlas para la calle Reina ¿Podían hacerlo? No, porque eso dejaba de ser mediación para convertirse en dictadura y nosotros no nos salimos ni un momento de nuestro papel de mediadores, e este asunto te conviene que los mediadores aseveren que están de acuerdo con tu parecer sobre la Asamblea Nacional y en otra parte de tu carta nos quitas la beligerancia que anteriormente nos  dabas al decir: ‘si eran mediadores ‘?por qué disgustarse tanto?’ y los mediadores solo se disgustaron cuando vieron que un hombre en quien tenían fe, los descorazonó al querer salir del paso con una mentira (palabra muy dura) pero aun tienes tiempo de convertirla en verdad, si dices exactamente lo ocurrido, lo que creo algo difícil, no porque te considere incapaz de una acción noble, no, sino porque tendrás una lucha interior, en que han oido más personas decir que no aceptaste que las que te oyeron decir que si, que son Enrique Fernández Parajón, Eugenio González, Doctor Abella Torrens, Campbell y yo, ¿qué lástima de un disco que captara todo lo conversado? Yo quisiera amigo Gironella escribir más sobre este enojoso asunto, y no lo hubiera hecho si no lo leo a Peter, por que soy del parecer del dicho popular que la ‘ropa sucia debe lavarse en casa’ y que te conste, que tanto Campbell como yo te veíamos con singular simpatía y que ni ustedes ni los otros hicieron cambiar nuestra mediación en partidacismo porque a los otros si les hicimos ver sus defectos, y en vosotros solo hemos colocado virtudes hasta el momento fatal de no querer decir la verdad, pues todo amante de nuestro deporte, sabe lo que has hecho por él, no lo malogres, ya que empiezas a perder los estribos al negar lo aceptado y endilgarnos frases que no son respetuosas hacia los mediadores escritas por un hombre como tú que pretendes lograr niños deportistas, palabra sinónima de ‘Caballero’
Tu amigo
Juan José Mier”

                  A Mier le seguiría la respuesta de Enrique Fernández presidente de la Asociación de Futbol de Cuba:

“Habana, Mayo 11 de 1955
Sr Peter Fernández
DIARIO DE LA MARINA
Ciudad.
Querido amigo Peter:

                  Como en carta publicada en tú leída sección de futbol, con firma del Presidente de la Confederación de Balompié, se falta a la verdad nuestra Asociación se ve obligada a aclarar a la opinión balompédica y a la crónica del sector los hechos relatados con una pequeña demora necesaria para nuestra reunión previa para lo cual solicitamos del viejo amigo Peter de acogida a la presente, que al propio tiempo permitirá que algunas personas integrantes de aquella organización mal informadas, conozcan la verdad de las cosas, que seguidamente se expresa.

                  Se dice en dicha carta que la Asociación ‘estaba perdida’ y que querían ‘una salida decorosa’ y como las frases se ponen entre comillas, como dichas por otra persona, no por el firmante, aclaramos que jamás hemos dicho eso los miembros de la Asociación por no ser cierto, faltando por tanto a la verdad quien lo haya dicho.

                  Nuestra organización concurrió a la mediación de los señores Campbell y Mier por dos razones: una el indiscutible prestigio de que gozan en nuestro medio los distinguidos deportistas mencionados y otra, evitar el perjuicio que produce al deporte toda división, ya que estimamos que todos debemos luchar por su mejoramiento.

                  Por ello concurrimos a las reuniones a que dichos señores nos citaron y se fueron discutiendo en distintas etapas varias cuestiones hasta llegar a la reunión final en que, ante mediadores, las representaciones de ambas partes llegamos a un por las final, aceptando y aprobando por las siete personas reunidas, todas bastante mayorcitas, por lo que creyendo seriamente que el asunto estaba terminado al separarnos hablamos de que celebraríamos la próxima entrevista con un almuerzo de reunión de la familia balompédica. Los delegados de la Asociación, haciendo buena la actuación de sus representantes, aprobaron todos los puntos acordados. Luego, la caída estrepitosa de todo cuando se convino en esa reunión, no es imputable a esta Asociación.

                  No es verdad que la Asociación tenga interés en que los clubes profesionales constituyan mayoría en la Asamblea Nacional, pues en dicha reunión quedó bien aclarado lo siguiente: Que ya en nuestro Reglamento la equiparación de votos en la Asamblea, es decir, que nunca los posibles votos profesionales en la misma fueran superiores a los posibles votos de los amateurs, ni al revés. Sin embargo la deslealtad con que se trata este problema llega a tergiversar lo que fue caballerosamente aceptado y se llega hasta afirmar que en todos los países interesa más el balompié aficionado que el profesional, cuando la verdad es todo lo contrario. Véanse los reglamentos de México, de España y otros países y se comprobará.

                  Lo de que se piensa disolver la División Profesional, no es más que una elucubración de alguna mente enferma, pues podemos afirmar que es la primera noticia que tenemos de ello, ya que si se está pensando, como posibilidad, es que el próximo Campeonato Profesional, que comenzará sobre el mes de Octubre, se aumente el número de equipos.

                  También queremos rebatir la afirmación de que hayamos invitado a elementos de Las Villas a integrar esta organización, pues aunque en ello no habría nada malo, ya que es la nuestra la legítima en el concierto de los deportes internacionales, no lo hicimos como los propios interesados podrán dar fe de su propósito espontáneo de venir a esta Asociación, disgustados, según decían, con algunas cosas del organismo a que pertenecen, no habiendo insistido en el problema ante las perspectivas de solución que se habla.

                  También es necesario decir que se engaña abiertamente cuando se habla de la posibilidad de que la FIFA reconozca en Cuba otra organización, podemos así asegurarlo, mientras la nuestra cumpla sus deberes con aquella como hasta ahora y se mantenga en actividad. Eso solo puede afirmarse por ignorar lo que es la organización o por mala fe, como estímulo para mantener una lucha inútil… Si se creyera de verdad en ello sería posible que habiendo tomado el acuerdo de pedir esa afiliación en Agosto de 1954, aún no se haya tramitado, como dice la carta que comentamos cuando con ello hubiera quedando terminada esta situación…

                  Debe saberse también que la proposición de cambiar el nombre de nuestra Asociación Nacional de Futbol hecha por un miembro de la Confederación quedó pendiente en aquella reunión final, fue sometida a nuestros delegados y se mostraron conformes con viabilizara después de efectuada la unificación, lo que demuestra el amplio espíritu y buena fe con que nuestros elementos estaban laborando por el deporte en si como meta única.

                  Con esto, por acuerdo adoptado por la Asociación, se dan lamentablemente terminadas las gestiones de unificación, ya que la misma no puede volver a tratar con los representativos de la otra parte este importante asunto después de lo ocurrido y finalmente, aunque en dicha carta se habla una vez del número de Federaciones Amateurs del interior, esperamos que en pocos meses esa situación cambiará dado el carácter de legitima de nuestra Asociación.

                  Como, cuanto afirmamos es cierto, invitamos a cualesquier elemento de la Confederación o de la prensa que lo desee a comprobar lo dicho con el testimonio de los señores mediadores Mier y Campbell, dos caballeros que están por encima de toda pasión y para los cuales dejamos constancia pública de reconocimiento por sus esfuerzos, una vez más, en pro de nuestro futbol.

Con afectos para el amigo Peter, quedamos muy atentamente.


Asociación de Fútbol de Cuba
Enrique Fernández Parajón
Presidente. “

                  En medio de lo más intenso de las pugnas entre unos y otros la Federación de Futbol de La Habana iniciaba su torneo de 1955 (el 20 de Mayo en los terrenos del Gram Stadium Cerveza Tropical) con la participación del Deportivo San Francisco, el Juventud Asturiana, el Iberia FC y el Progreso Guanabacoa.

                  El viernes 15 de Julio se efectuaba una reunión en los predios de la Asociación de Futbol Cubano con la presencia de Enrique Fernández Parajón, presidente del Comité Nacional y asesor general del Balompié de la Comisión Nacional de Deportes; Eugenio González López, vicepresidente; Doctor José Abella, secretario; Ignacio Montalvo Casas, presidente de la Federación de Futbol de La Habana; Antonio Rodríguez, secretario y Esteban Fillis, asesor auxiliar del Balompié de la Comisión Nacional de Deportes se decidió la designación de Emilio Muriente Conde como entrenador del equipo que viajaría a Honduras entregándole la responsabilidad junto a Manolín Fernández Campa y a Ignacio Montalvo Casas de conformar el equipo para dicha cita, acordándose además que dicho elenco debería ser integrado por 20 jugadores lo que unido al personal técnico y el masajista completarían la suma de 24 personas que harían el viaje.

                  Eso mismo día la Federación de la Futbol de la Habana, afiliada a la AFC se reunía para tomar algunos acuerdos en relación con los acordados por el Comité Nacional horas antes, aceptándose la inscripción provisional del equipo Giro de Pieles, en lo que constituía un duro golpe a la Confederación de Balompié, al ser este uno de los principales equipos de ese organismo.

                  Acordándose además que se incluyera a dicho equipo en un torneo que se efectuaría en Agosto de ese año aprovechando que el Campeonato de la Federación de Futbol de la Habana se vería suspendido por aproximadamente un mes con vistas a la preparación del equipo que asistiría a los centroamericanos de Honduras de ese año y la posterior participación del mismo en ese evento.

                  La respuesta de los confederados se produjo casi instantáneamente y ese mismo día anunciaban su primer congreso a efectuarse en los locales de la Radio Cadena Central de Las Villas con la participación de los representantes de sus organismos oficiales: Federación Amateur de Oriente, Federación Amateur de Camagüey, Federación Amateur de Las Villas y Federación Amateur de La Habana, además de las Ligas Provinciales de Balompié Menor de Oriente, Camagüey, Las Villas y La Habana, lo cual representaría una cantidad de cincuenta delegados en representación de más de sesenta clubs a nivel nacional.

                  Sin embargo los confederados recibían un nuevo golpe antes de su mencionado congreso cuando el Regla FC se disolvía a la vez que se rumoraba que lo mismo ocurría con el Casino Español quedando los jugadores de ambos equipos libres.

                  A pesar de las deserciones el organismo llevó a cabo su primer congreso como estaba planeado eligiendo en el mismo a su nuevo Comité Ejecutivo el cual quedó presidido por Jesús Gironella Fortunaty, siendo nombrado como Vicepresidente el Sr. José Casal y el Dr. José Ginori Turró quedó como Secretario. El resto del Comité quedó formado de la siguiente manera: Argelio Peláez Blanca, Jefe de Despacho; Elio E. Constantín, Tesorero; Manuel Morán Álvarez, vice y vocales: Francisco Piñón Alcalde y Mario Pesquera.

                  Además de los cambios introducidos para los Campeonatos Provinciales y de la nueva oportunidad para reinscribirse para los jugadores de los equipos disueltos, el acuerdo más importante fue sin dudas la creación de una Comisión que se encargaría de dirigir los esfuerzos para lograr la unificación con la AFC.

                  Dicha Comisión quedaba conformada por José Casal Estévez, por Oriente; Guillermo Sabatés Belizó por Camagüey, Marcelino Diopedre por Las Villas y Raúl Torrens Sánchez por La Habana.

                  Por su parte en el orden estrictamente deportivo el 8 de Julio llegaba a la capital el conjunto de los Millonarios de Zulueta, Campeón de Las Villas, para disputar frente al Deportivo San Francisco el partido definitorio para decidir que equipo representaría al futbol cubano en los Juegos Centroamericanos de Honduras en Agosto.

                  La comitiva de los del centro del país estaba integrada por los porteros Elpidio Fuentes Bombino, José A. Martínez. Los defensas Charles Gómez, Eduardo Becerra, Ardelio Medina. En el mediocampo Felipe del Valle, Julián Alonso, José A. Crespo Lazo, Eddy González y José Saúl Gutiérrez mientras que la delantera era conformada por Pedro Ariosa, Tinerro Tejera, Dagoberto Sosa, Mario Llerena y Francisco Lazo.

                  El domingo 10 de Agosto salieron a los terrenos del Gran Stadium Cerveza Tropical a dirimir la plaza rumbo a Honduras Millonarios y franciscanos. Por el equipo de Zulueta partieron desde el arranque José A. Martínez, Charles Gómez, Julían Alonso, Martín, Santi, Jose A. Crespo, Pedro Ariosa, Tinerro Tejera, Dagoberto Sosa, Mario Llerena y Francisco Lazo, mientras que por el equipo de la Havana Vieja lo hacían Mendivil, Risita Portuondo, Peñalver quien posteriormente sería sustituido por Erasmo Carmona, Juvenal Reyes, Mario Herrera, Sergio Padrón, Alberto Gutiérrez, Genaro Carmona, Enrique Inda, Ñico Gutiérrez, Angel Bacallao quien sería sustituido por Luis García; todos bajo la dirección del central Pablo Tapia quien tuvo a Reamonte y Mayarí en las líneas.

                  Fue una tarde gris y larga para los del centro del país que se vieron superados en todas las líneas por los locales. Apenas a los dos minutos Bacallao abría el marcador, Enrique Inda colocaría el 2-0 a los 5 minutos y a los 11 de nuevo Bacallao para el 3-0.

                  Cuatro minutos más tarde aparecía de nuevo Inda para poner el 4-0 y el mismo Inda colocaba el 5-0, la media docena llegaría por intermedio de Genaro Carmona gol tras el cual el cancerbero Martínez tuvo suficiente y se marchó del terreno teniendo que ser sustituido por Elpidio Fuentes al que cinco minutos más tarde Carmona le marcaba para el 7-0 con el que se irían al descanso.

                  Las penurias y los goles siguieron para los zulueteños en la segunda parte, con Inda despachándose otros tres goles a los 51’ , 60’ y 67 para sumar seis en total a su cuenta, Genaro Carmona completó su Hat Trick a los 68 minutos y los dos Gutiérrez se apuntaron uno per cápita Alberto a los 54’ y Ñico a los 71 para un lapidario 13-0.

                  La clasificación del San Francisco provocó un alto en el campeonato de futbol de la capital para permitirle a los franciscanos preparase con vistas al torneo internacional y si bien el último partido del Campeonato se efectuó el 17 de Julio el Futbol no se perdió de los terrenos de La Tropical ya que de inmediato se organizó un Torneo de Verano que cubriría el espacio dejado por el Campeonato Provincial y mantendría a los aficionados al futbol de plácemes mientras durara el Campeonato de Honduras y que serviría además para ver el debut de Giro de Pieles bajo la Asociación de Futbol Cubano.

                  El Lunes 8 de Agosto partía hacia Tegucigalpa, en un avión del Ejercito Nacional, solicitado para la ocasión por el Coronel Fernández Miranda, quién fungía como Director de Deportes, los 18 jugadores que conformaban la selección: Alberto “Tate” Mendivil, Rodolfo “Risita” Portuondo, Alberto Gutiérrez, Juvenal Reyes, Mario Herrera, Agustín Mezquita, Erasmo Carmon, Antonio “Ñico” Carmona, González, Genaro Carmona, Sergio José Padrón Moreno, Ángel Bacallaoy Enrique Inda todos del Deportivo San Francisco y los refuerzos Eloy Martínez y Francisco Morell del Juventud Asturiana, Ramón Peñalver Valdés del Iberia FBC y Ángel “Nini” Piedra García del Deportivo Mordazo

                  Con un equipo de puros jugadores amateurs el seleccionado cubano tenía pocas opciones frente a equipos del área que ya empezaban a sumar a sus nóminas a jugadores profesionales.

                  El 14 de Agosto se producía el debut del equipo cubano ante el local del torneo. Formando con Mendivil, Alberto Gutiérrez, Portuondo, Peñalver, Mario Herrera, Juvenal Reyes, Erasmo Carmona, Ángel Piedra quien sería después sustituido por Ñico González, Genaro Carmona, Mezquita y Antonio Gutiérrez los cubanos enfrentaron a una Honduras que salió con Jorge Alberto “Pichón” Zavala, Antonio “Toño” Rodríguez, Wilfredo “Wil” Garceia, Jorge Alberto “Furia” Solís, Carlos “Cayuyo” Rivera Williams, Rafael Cabas Flores, Ronald Leaky, Jacobo Ramírez “Tico” Godoy Guillermo “Bidini” Guerrero, Reynaldo Zelaya, Rodolfo Ramírez “popo” Godoy quien fue sustituido por Félix “Mantequilla” Guerra con el inglés Leafe como principal.

                  No pudieron los nuestros y terminaron cayendo con marcador de 3-0 gracias a los goles conseguidos por Rodolfo Ramírez “el Popo” Godoy a los 8 y a los 47 minutos de juego y el de Guillermo “Bidini” Guerrero a los 49.

                  El siguiente rival, el 16 de Agosto, fue un viejo conocido: Costa Rica que se ensañaba con la selección nacional ganándole con un demoledor 6-0. Eloy Martínez fue el encargado de abrir en el marco cubano pero después sería sustituido por Tate Mendivil, Alberto Gutierrez, Risita Portuondo, Mario Herrera, Juvenal Reyes, Sergio Padrón, Nini Piedra, Genaro Carmona, Agustín Mezquita, Ángel Bacallao y Enrique Inda este último que sería sustituido por Antonio Gutiérrez formaron por Cuba ante un conjunto tico que formó con Hernán Alvarado, Jorge “Palmereño” Solís, Rey Orozco, Aléx Sánchez, Marvin Rodríguez, Constantino “Tulio” Quirós, Rodolfo Herrera, Álvaro Murillo “Murillito remplazado posteriormente por Juan Ulloa, Danilo Montero, Mario Murillo y Oscar “Cuico” Bejerano, el central sería Marten de Curazao remplazo de última hora del Clough que se encontraba enfermo.

                  Desde el vamos, el equipo tico se mostró como el equipo superior, con la defensa cubana teniendo grandes problemas para controlar el ataque tico, lo cual se puso de manifiesto apenas a los tres minutos cuando Danilo Montero recibió un pase rasante de Mario Murillo y descargó un violento disparo para batir a Eloy.
                 
                  Tras el gol, Costa Rica monopolizó el balón dominando completamente el partido tardando sólo dos minutos para conseguir el segundo gol, Mario Murillo recogió un balón en el área, se acercó al marco cubano y con disparo fuerte y esquinado dejó sin opciones al meta antillano.

                  El desconcierto hizo presa de la zaga cubana obligando a los internos a bajar a tratar de ayudar en el sector defensivo, aun sí no pueden evitar el tercer gol tico, Rodolfo Herrera aprovecha, a los 10 minutos, el cobro una falta en el borde del área para poner el 3-0.

                  El juego continuó por los mismos causes con Costa Rica dominando a base de pases cortos y poniendo constantemente la meta cubana que no vuelve a caer gracias a la gran actuación del meta nacional. Ante la imposibilidad de cortar el juego fluido de los ticos Cuba empieza a hacer uso de la pierna fuerte lo que suscita varios incidentes dentro de la cancha y el ambiente se fue caldeando lo cual desencadenó una bronca obligando a dirigentes y público a intervenir para controlar la situación.

                  El encuentro se convirtió en un duelo de patadas, el futbol desapareció mientras que a cada instante los 22 jugadores se pateaban y trababan en luchas produciendo un espectáculo denigrante, pobre que provocó las rechiflas del púbico presente.

                  A los 40 minutos el árbitro sanciona una falta sobre Álvaro Murillo dentro del área, Mario Murillo cobra el penalti pero fue contenido por Tate Mendivil que había entrado en lugar de Eloy.  

                  El segundo tiempo arrancó en el mismo tono y una agresión sobre Alvaro Murillo hizo que sus compañeros salieran en su defensa lo que provocó una bronca monumental provocando de nuevo la intervención de terceros para detener la trifulca.

                  A los 26 minutos Herrera se mete en el área y es fauleado, el central marca el punto penal y expulsión del agresor, el mismo Herrera acomodó el balón en el fondo de la red para el 4-0 tico.

                  A los 64 minutos una nueva gresca y el árbitro expulsa al cubano Alberto Gutiérrez y al tico Marvin Rodríguez aunque según los reportes al menos tres jugadores de cada equipo debieron ver el camino a los camerinos, el entrenador tico aprovecha para sacar de la cancha a Álvaro Murillo dándole entrada a Juan Ulloa

                  Al minuto 39 se produce la quinta anotación tica por intermedio de Danilo Montero tras recibir de bolea un servicio del Herrera, dos minutos más tarde Ulloa marca el sexto.

                  El primer gol cubano llegaba en el tercer partido, el 19 de Agosto frente a Aruba, por intermedio de Antonio “Ñico” Gutiérrez a los 70 minutos de juego, sin embargo la defensa volvía a flaquear recibiendo cinco goles en contra. Leo Rodríguez, Julio Jansen los dos antes de los 13 minutos de juego, Herbert “Doc” Williams a los 27 y doblete de Adriaan “Janny” Brokke a los 65 y los 74 para la tercera derrota al hilo.

                  Con Eloy Martínez en la puerta; Alberto Gutiérrez y Portuondo en el sector defensivo; Peñalver, Morell y Juvenal Reyes en la media y el quinteto atacante conformado por Bacallao, Nini Piedra, Agustín Mezquita, Genaro Carmona y Antonio Gutiérrez la selección enfrentó al representativo salvadoreño que formó con Ricardo Rodríguez, Mario Herrera, Hugo Moreno, Ramón “Pezote, Chávez, Conrado Miranda, Manuel “Meme” Duke, René Pimentel, Juan Francisco “Cariota” Barraza, Esteban Blanco, Fernando Barrios, Alfredo “Baiza” Ruano que dio paso posteriormente a Ricardo “el chilenito” Valencia, el día 21 de Agosto.

                  Juan Francisco “Cariota” Barraza adelantó a los cuzcatlecos a los 30 minutos y Antonio Gutiérrez igualó el tanteador a los 60 empate que se mantuvo hasta los 80 de tiempo corrido cuando el Cariota Barraza se apuntaba con su segundo gol de la tarde dándole la victoria a los suyos con marcador de 2:1.

                  El 28 se despedía la selección cubana enfrentando a Curazao en busca de por lo menos conseguir un punto y no irse de tierras hondureñas con las manos vacías.

                  Eloy Martínez, Rodolfo Portuondo, Ramón Peñalver, Juvenal Reyes, Francisco Francisco Morell, Agustín Mezquita, Genaro Carmona, Antonio Gutiérrez, Angel Piedra, Enrique Inda, Erasmo Carmona, Angel Bacallao, Armando Acevedo y González fueron los once elegidos por el entrenador cubano esa tarde mientras que por Curazao tomaban la cancha Frank Paulina, Wilhelm Canword, Wilfredo Modesto “Fèfè” de Lannoy, MOises “Mooi” Bicentini, Guillermo “Gein” Giribaldi, Ludgero “Cor” Adoptie, Erno “Enchi” Jansen, Eustaquio “Ga” Bernardina, Federico Daal, Hubert “Ibi” Schoop, Ronald de Lannoy.

                  No pudo tampoco el seleccionado cubano frente a uno de los equipos más fuertes d ela competencia y cayó con marcador de dos cero, Ronald de Lannoy a los 48 minutos y Hubert “Ibi” Schoop a los 63 le ponían cifras definitivas al marcador.

                  La actuación en Honduras pareció afectar a los franciscanos que de regreso a casa perdía su invicto en el torneo local en su primer partido a manos del Iberia que con goles de Basanta y Peñalver les recetaba un 1-2 en contra, a pesar de otras dos derrotas antes de que finalizara el torneo en Diciembre de ese año el Deportivo San Francisco logró coronarse Campeón por quinta vez consecutiva superando a los Toros del Juventud Asturiana por cuatro puntos y a los Leones del Iberia por 7, el otro equipo que participó en el torneo: Progreso Guanabacoa, se retiró de la justa en Octubre tras haber solo acumulado un punto en torneo.

                  Con la reunificación de las dos instituciones que dirigían los caminos del futbol cubano, casi consumada, los de la Confederación celebraron las semifinales y finales de su torneo nacional de 1955. En las primeras los muchachos de Central Baltoy (Los Diablos Rojos) se desquitaban de la derrota de principios de año frente al Libertad de Camagüey en la misma instancia frente a otro equipo agramontino, el Deportivo Minas para ganar su derecho a jugar la final del torneo, frente a los Campeones vigentes: el Casino Español de la capital que en semifinales se impuso con claridad al Juventud Católica de Placetas con marcador de 2-1.

                  El 18 de Diciembre en el Estadio Atlético Bernabé Varona de Camagüey se jugó la final entre ambos equipos ganada por los del Casino con marcador de 2-1 gracias a goles de José Doce  los 12 y 21 minutos, por su parte el gol de los orientales caería a los 78 minutos. El gol de los Diablos Rojos se marcó desde los once pasos y su autor aun no esta claro, ya que mientras el reporte del partido dice que fue anotado por Carlos M. Faraudi, ese mismo reporte no nombra a este jugador entre los que jugaron ese día por los muchachos del Central Baltoy.

                  Bajo las órdenes de una terna camagüeyana formada por Gerardo Láncara (principal) y Manuel Fernández Caramés y Hernán Freud (líneas) los equipos alinearon de la siguiente manera. Casino Español: Enrique Martínez – Sizto García, Jesús M. Moris, José Ramón Fernández, Gilberto Hernández, José Ramón Martínez, Amalio Alonso (Jesús Porto en el segundo tiempo), José Doce, Oscar T. Fernández, Celedonio Basanta, José A. Núñez Diablos Rojos: Manuel Despaigne – Guaro Pérez, Luis Lindsay, Rigoberto Rodríguez, Antonio Sierra, Gabriel Lindsay, Carlos Fernández, Windsor Pouponneau, Rafael Matos, Gerardo Marrero, Roberto Bell (Armando Santos en el segundo tiempo).

                  Tras la reunificación de ambas entidades se aprovecho, por la nueva Asociación de Futbol Cubano, la fecha patria del 24 de Febrero (1956), para celebrar su primer torneo de futbol en los predios del Gran Stadium Cerveza Tropical.

                  El Torneo organizado para lo ocasión fue uno relámpago en el que participaron 8 equipos amateurs que jugaron partidos de 30 minutos, con dos tiempos de 15 minutos cada uno sin descanso, tocándole a los Toros del Juventud Asturiana y a los de Giro de Pieles abrir el torneo con un juego que terminó empatado a 1 gol y en el que Madrid vio el camino delas duchas antes de finalizado al ser expulsado por ofensas al árbitro, Roberto Rodríguez había abierto la cuenta por los talabarteros mientras que Acevedo puso el empate. Tal y como establecía el reglamento, al tener que haber un ganador se fueron a los tiros de esquina que arrojaron un nuevo empate esta vez a dos, por lo que se debió acudir a las faltas cometidas por cada equipo siendo eliminados los astures al haber cometido 5 por una sola de los muchachos del Giro.

                  Les siguieron el Huracán y el Deportivo España y los del globito dejaron fuera a los españolistas 2-0 gracias a dos goles de Gil.

                  Los multi-campeones del 55 con la Confederación de Balompié, el Casino Español le dio el recibimiento a los debutantes de Cerro FC a la máxima categoría y los ex-juveniles sorprendieron a los casinistas al empatar en tiempo regular a cero goles, pero no pudieron contenerlos en los tiros desde la esquina y cayeron con marcador de 3-2.

                  Cerraron la primera vuelta otro debutante el Lawton y e equipo de Batabanó que sorprendió al inscribirse para el torneo siendo esta la primera vez que un equipo de esa localidad se inscribía para un torneo de futbol organizado de La Habana. Y los visitantes demostraron que no habían llegado solo a pasear y se aseguraron el triunfo con marcador de 2-0.

                  Huracán y Giro de Pieles se enfrascaron en un interesante partido durante la primera semifinal llevándose los primeros el triunfo un gol por cero gracias a un gol de Ruibal. No pudieron sin embargo los muchachos de Batabanó repetir su actuación anterior en su partido de semifinales y fueron superados fácilmente por los del Casino Español con marcador de 2-0.

                  No dio libertades el Casino a sus viejos rivales del Huracán en el partido por el título y los vencieron con marcador de 3-0, con goles de Oscar, José Ramón y Basanta para continuar su tremenda racha ganadora iniciada en su época de confederados.

                  La jornada futbolística se cerró con un encuentro entre los equipos profesionales del Iberia y el Olimpia, que llevaban más de un año sin jugar. El encuentro terminaría con un empate a cero goles.
                 
                  Con equipos de ambos organismos convergiendo tras la reunificación y otros nuevos se hizo necesario la creación de dos divisiones en el futbol capitalino. Con el objetivo de encontrar quienes jugarían en cada una de las divisiones se organizó un torneo clasificatorio para el que se inscribían 14 equipos: Juventud Asturiana, Deportivo San Francisco, Casino Español, Cerro FC, Deportivo Mordazo, Iberia FC, Deportivo Huracán, Giro de Pieles, Deportivo España, Deportivo Batabanó, Concepción Arenal, Lawton, Güines, Universidad pero antes de que finalizara el torneo los Caribes de la Universidad se retiraban tras la decisión de la Comisión Atlética Universitaria de retirarse de toda competencia deportiva, mismo camino que seguirían los güineros.

                  El torneo que fue ganado por el Juventud Asturiana de manera invicta (21 puntos uno más que el San Francisco que acumuló 20 y que el equipo más goleador del torneo con 58 tantos y el menos goleado con solo 5 en contra) se caracterizó por goleadas escandalosas de los principales equipos (Juventud, Casino, San Francisco) sobre algunos de sus rivales, entre las que cabe señalar el 12-0 del Juventud Asturiana a los muchachos del Lawton y la paliza del San Francisco sobre el Concepción Arenal con marcador de 25-0 el primero de Abril en los predios del Gran Stadium de La Tropical.

                  Ese día Ñico encabezó la ofensiva de los franciscanos con siete anotaciones, seguido por Genaro Carmona con seis, Juan Antonio Lotina: cuatro, Mezquita: tres, Juvenal: dos, Gómez, Pilillo y Gutiérrez con uno per cápita, siendo el de Pilillo desde el punto penal.

                  En 1956 regresa el futbol profesional con tres equipos (Olimpia, Puentes Grandes e Iberia) que buscaron salvar el sector rentado, el primero de Abril en el Gran Stadium Cerveza Tropical el Olimpia, último Campeón se enfrentaba al Puentes Grandes en su regreso al futbol. Rocha, Quintero, Llerandi I, Llerandi II, Cruz, Brioso, Reyna II, Pombo, Quimbo Ocanto, Acea y Nicolás formaron por el equipo olimpista, mientras que por los puentegrandinos Tarzán Aguilar, Pedro Cotarelo, Reyna III, Mundelín, Nanito Valdés, Gerardo, Santiago “Guampiro” Veiga, Luis Rodríguez, Darío, Jacinto Barquín y Pacín (que sería sustituido posteriormente por Ruso buscaron la primera victoria para el multi campeón profesional.

                  Guampiro abrirá el camino del triunfo para el Puentes Grandes cuando apenas transcurrían 5 minutos del juego Darío colocaría el 2-0 y el interminable Jacinto Barquín cerraba la cuenta para darle la victoria a los de la barriada fabril con marcador de 3-0.

1956 significa también el regreso del futbol profesional al ámbito futbolístico Nacional, aunque si bien llamar a los jugadores profesionales, era prácticamente una formalidad ya que las quejas de no pago de los salarios era constante en la prensa nacional. Fue además el regreso de uno de los clubs más importantes del nuestro país el Deportivo Puentes Grandes, que lo hizo no solo estrenando un oso polar en sus camisetas sino también llevándose el título tras conseguir cuatro victorias, un empate y una derrota.

                  El Sábado 4 de Mayo de 1957 el Casino Español viaja a Miami, para enfrentar al Coral Gables Soccer Club de esa ciudad por el Trofeo del Miami Spring Festival.

                  Los cubanos abrieron la serie con un empate a dos goles el domingo 5 de Mayo en un encuentro efectuado en el Curtis Park ubicado en la 20 calle del noroeste y la 24 avenida, de la ciudad floridana y dos días después el martes 7 de Mayo, más descansados, salieron al terreno en busca de una victoria que les entregara el trofeo en disputa.

                  Sin embargo los muchachos de Pipa Cordero se vieron sorprendidos por el ímpetu de los locales que lograron tomar ventaja de 2-0 en los primeros 21 minutos de partido.

                  Fue sin embargo esa misma intensidad de los primeros minutos el mayor enemigo del Gables que de a poco se fue quedando sin físico y vio como el Casino, con un juego rápido y vistoso se fue adueñando del balón y el marcador.

                  Los floridanos abrieron el marcador apenas a los 10 minutos cuando su capitán Bill Pena aprovechó un rebote tras un disparo de Moffit Camat y agregaron el segundo a través del mismo jugador al minuto 21.

                  Con un Celedonio Basanta excelso en labores defensivas y la peligrosidad constante de José Doce, los casinistas comenzaron a demostrar el por qué de su título de Campeones de Cuba y a los pocos minutos descontaron por intermedio de Oscar D’Toffoli que aprovechó un confusión dentro del área del conjunto local. El mismo D’Toffoli se encargaría de poner el empate antes del medio tiempo aprovechando muy bien un centro de José González.

                  Sería González el autor de los dos goles cubanos en la segunda mitad el primero cuando faltaban 14 minutos para el final y el 4-2 definitivo sólo cuatro minutos más tarde.

                  Dos meses más tarde los del Coral Gables viajaban a La Habana con deseos de devolverles  la “cortesía” a los muchachos dirigidos por Pipa Cordero y que habían terminado un decepcionante Campeonato Provincial en el cual habían quedado por fuera de los tres primeros lugares.

                  Con solo dos norteamericanos, de los 19 jugadores que conformaban su escuadra: Phil Ferreira y Joe O’Brien, el conjunto de Coral Gables, era una amalgama de nacionalidades, 8 en total,  que hubiera podido hacer palidecer de envidia a la ONU.

                  El 14 de Julio salen a la cancha del Gram Stadium Cerveza Tropical con el sueco Obense bajo los tres palos, el inglés Ken Fowler como defensa derecho, el húngaro Ed Stauber como central, mientras que por la derecha aparecía el italiano Ernie Di Leonardo. En la zona de volantes formaban el cubano Tony Esquivel y el escocés Cotty Lamond. Dejando el ataque para los ecuatorianos Carlos Alvarez y  Bill Pena, De La Torre, el chileno Jorge Guajardo, el portugués Foffit Camat

                  Por su parte Pipa Cordero mandaba al terreno a Suco en la puerta, Sergio Álvarez, Hernández, Sixto García, Basanta, Sergio Padrón (refuerzo del San Francisco), Planas (refuerzo del Giro de Pieles), Pepe González, Coloma “Baracaldo”, Doce y Tino

                  Esta vez no hubo sorpresas, y los casinistas que aprendieron muy bien la lección tras el viaje a Miami, salieron a hacer respetar su terreno y a los tres minutos Tino, rebasó a sus marcadores y habilitó a Pepe González que pone el 1-0 a favor de los locales.

                  La avalancha de los cubanos sigue y Baracaldo falla ante el meta norteamericano, minutos después tino se combina con Doce pero el disparo de este último es desviado a tiro de esquina por el guardameta visitante.

                  A los 20 minutos, el interior izquierdo del casino, Doce hace lujo de su técnica para con un taconazo mandar al fondo de las piolas un balón servido por Pepe, para el 2-0.

                  El Casino no le da respiro a los del Cora Gables y su juego se agranda trayendo una y otra vez peligro sobre el marco rival, con su centro delantero: Baracaldo convertido en una verdadera pesadilla para el portero visitante. A los 25 el vizcaíno suelta un disparo que el cancerbero escupe dejando el balón suelto para que Pepe entrando a toda velocidad ponga el tres a cero a favor de los del Pipa.

                  Diez minutos más tarde Tino aprovecha un rebote a un disparo suyo en la defensa visitante para de contrarremate poner el 4-0, un nuevo rebote del portero a un minuto de finalizar el primer tiempo permite que los casinistas se vayan al descanso con marcador de 5-0.

                  Con el partido ya en el bolsillo los del casino bajaron su intensidad y permitieron al Coral Gables algunas libertades, a los 20 minutos Pepe y Di Leonardo saltan a cabecear un centro dentro del área del Coral Gables y se produce una colisión entre ambos jugadores que tienen que salir del Campo, y mientras los norteamericanos remplazan a su hombre con la entrada del cubano Tony Esquivel, quien ya había sido sustituido por Julio Moreira, los del Pipa se quedan con 10 hombres sobre el terreno.

                  Sin embargo la inferioridad numérica no impide que 12 minutos más tarde, Planas, Doce y Baracaldo se combinen y que este último consiga el sexto gol de la tarde para los del Casino con lo que se sellaba la victoria y la obtención del Trofeo puesto en disputa.

                  En Octubre de 1957 el flamante Campeón de Cuba, el Deportivo Mordazo organiza una gira por tierras mexicanas como preparación con vista al Torneo de 1958/59 a iniciarse a mediados de ese mismo mes.

                  La delegación mordazina llegó México encabezada por Secretario de la Federación Cubana de Futbol: José Miranda, el Presidente del Club Miguel Romero y el directivo Carmelo González, así como Bernardo Llerandi quien fungía como entrenador del conjunto. Haciendo el viaje como jugadores Julio Blanco, Guillermo García (Refuerzo de Huracán) y Jorge Pérez Castañeda como Porteros. José Antonio Garzón, Ramón Álvarez (Refuerzo de Juventud Asturiana) Francisco Móndelo, Luis Enrique García y Mario “Pilillo” Herrera (Refuerzo del Deportivo San Francisco)

                  En el medio hicieron el viaje Ramón Peñalver, Jesús “Xiato” Valdés (Refuerzo del Iberia), Oscar D’Toffoli y Bernardo “Casigua” Gascón. Mientras que en la delantera estuvieron Manuel Marco Bobadilla, Ángel “Niní” Piedra, Luis Piedra, Ricardo Valdés, Zenaldo García (refuerzo de Huracán) y Ángel Bacallao.

                  El 7 de Octubre el Mordazo saltaba a la cancha del Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes en la Ciudad de México para enfrentarse a la selección del Distrito Federal en un partido emocionante en el que sería el portero cubano Julio Blanco el que se robaría todos los cintillos de la prensa gracias a su tremenda actuación y ser el mayor responsable que los habaneros se llevaran un empate a dos goles de dicho desafío.

                  En su primer partido internacional el Mordazo mandó a la cancha además de Julio Blanco a Ramón Álvarez, Mario Herrera, Francisco Móndelo, Manuel Bobadilla, Ramón Peñalver, Jesús Valdés (Luis Piedra), Zenaldo García, Ricardo Valdés (Oscar D’Toffoli), Ángel Piedra y Ángel Bacallao (Bernardo Gascón)

                  Por su parte el conjunto mexicano formó con Paredes (Sánchez), Arrate, Barba, Alva, Razo (Torres), Pacheco, Ahumada (Rodríguez), Blanco (Palomar), Mayora, Diez y López; todos bajo la dirección de Ramiro García.

                  Serían  los locales los encargados de abrir el marcador a través de López , ventaja que lograría borrar Zenaldo García, sería el mismo Zenaldo el artífice del segundo gol cubano, tras lograr filtrarse en la defensa mexicana y servir para que Niní Piedra soltara un balazo que no paró hasta el fondo de las redes dándole al Mordazo la ventaja, misma que apenas duraría tan solo un minuto pues Jorge Diez se encargaba de poner el empate a dos.

Tres días después en el mismo recinto se las verían contra el Real Madrid de la Liga Española Mexicana en una tarde larga de los puentegrandinos que vieron caer su meta en seis ocasiones.

Bajo la dirección  del colegiado Rafael Valenzuela los equipos alinearon de la siguiente manera. Mordazo: Julio Blanco (Castañeda), Álvarez, Herrera, Móndelo (J. Garzón), Bobadilla, Peñalver, J. Valdés (L. Piedra), Z. García, R. Valdés (B. Gascón), A. Piedra, Bacallao (D’Toffoli). Real Madrid: Ibarrola, Díaz, Alonso, Ruiz (Cyd), V. Álvarez (Moreno), Alberto, R. Sordo, M. Sordo, Barberena, Pascual, Lilo (Dermijan).

La tarde comenzó cuesta arriba para los cubanos apenas a los 11 minutos cuando Blanco suelta un centro a media altura mandado desde la izquierda, algo que aprovecha Miguel Sordo para abrir el marcador, cuatro minutos más tarde el volante Rafael Ruíz cobró a la perfección un tiro libre y desde casi 35 metros clavó el dos cero.

A los 30, una de las figuras del primer partido: Zenaldo tuvo el descuento pero lo desperdició y apenas un minuto más tarde Julito se lesionaba y tenía que salir dejando su puesto a Castañeda que tiene como primera acción en el campo (Minuto 32)  tener que ir a buscar el balón al fondo de las redes a donde fue a parar tras el cobro de un tiro libre de Barberena.

Para la segunda mitad los del Mordazo salieron a tratar de hacer su juego sin importar el marcador y a los 9 recibían el 4-0 cuando Miguel Sordo aprovechó un centro raso desde la izquierda para empujar el cuero al fondo del tejido.

Tres minutos más tarde un error en la zaga cubana deja suelta un balón en el borde del área que aprovecha Miguel Sordo para disparar raso y batir a Castañeda.

El cinco cero hace que el conjunto mexicano se relaje un poco y con ello que el juego baje un poco de intensidad y se torne monótono.

                  A los 34 el madero salva al Mordazo del seis cero, y cinco minutos más tarde D’Toffoli que había entrado por Bacallao aprovecha un tiro de esquina para rematar sólo y poner el del honor.

Con el partido totalmente decidido y sobre la hora Bada aprovecho una buena combinación por la izquierda para clavar el balón en el ángulo de la portería de Castañeda para el 6-1 final.

Para cerrar la expedición por tierras aztecas los muchachos del Mordazo se enfrentaron a la preselección de la selección mexicana que se preparaba para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Caracas 1959 torneo que sería ganado por los mexicanos.

El 13 de Octubre el Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes acogió a los Campeones Cubanos que alinearon con Julito Blanco bajo los tres palos, Álvarez, Herrera, Móndelo, Bobadilla, Peñalver, J. Valdez, Z. García, D’Toffoli, L. Piedra y Bacallao.

Por su parte los mexicanos alinearon Mota, Mercado, Cabriles, Silva, Valle, Meza, Porfirio, Noriega, Arias, Aparicio y Sánchez (Daniel). Pablo Cortés fue el encargado de dirigir el encuentro.

Fue esta según los reportes la más pobre actuación de los cubanos que hasta ese momento habían mostrado un gran espíritu combativo algo que no apareció esa noche.

Apenas habían transcurrido 3 minutos cuando Noriega marcó el primer gol con disparo al ángulo superior, el mismo Noriega aumentaba el marcador a los 16 con un disparo a boca de jarro.

Arias ponía las cosas 3-0 con un disparo raso y cruzado y a los 32 minutos Mercado marcaba el 4-0, con el que terminaba el primer tiempo, desde el punto de penal. El quinto era conseguido por Daniel en una jugada individual en la que por fuerza se llevó a la defensa cubana plantándose frente a Blanco y lo fusiló.

El 10 de Diciembre de 1959 el entrenador cubano Mario López daba a conocer el equipo que representaría a Cuba en el IX Campeonato Centroamericano y del Caribe, para cuya selección el otrora temible goleador fue asistido por Luis Miguel y Elio Constantín.

Julio Blanco, José Suco, Castañeda y Eloy Martínez hacía el grado como arqueros, mientras que en el sector defensivo eran seleccionados Agustín, Sarabia, Pilillo, Conrado, Móndelo, Ramón y Román.

Ramón Peñalver, Celedonio Basanta, Juvenal Reyes y Federico aportaban la experiencia en el medio campo, dejando en la delantera a Lorenzo, Vicentico, Tony González, Manuel Bobadilla, Torres, Zenaldo, Nini Piedra, Tony Fernández y Miranda. Mientras que como preparador físico fue elegido Julio Navarro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario