Historia del Futbol Cubano 1940 - 1949


1940

Hacia 1940 la Liga Cubana había crecido y contaba con 10 equipos en la Primera División: Deportivo Litobana, Deportivo Tacón, Hispano, Puentes Grandes, Universidad Nacional, Iberia, Juventud Asturiana, Centro Gallego, Nacional y Deportivo.

1941

                  En 1941 el Club Deportivo Puentes Grandes iniciaría una gira por los Estados Unidos, contando entre sus filas al Romperredes Tuñas como refuerzo de lujo y quien se convertiría en el máximo goleador del equipo cubano en dicha gira y que tras la gira se quedaría en el Club Real Deportivo España mexicano.

- 01.09.1941 Puentes Grandes – New York Americans (2:3) at New York
- 03.09.1941 Puentes Grandes – Philadelphia Nationals (2:0) en Philadelphia
- 05.09.1941 Puentes Grandes – Baltimore Americans (5:1) en Baltimore
- 07.09.1941 Puentes Grandes – Hispano St. Mary’s Celtic (3:4) en Nueva York
- 14.09.1941 Puentes Grandes – Brookhattan (1:3) en New York
- 15.09.1941 Puentes Grandes – Philadelphia Americans (4:2) en Philadelphia

Ese mismo año nos visita el Asturias de México.

1945

En 1945 un ciclón destruye el Campo de la Polar y tiene que jugarse el torneo en el Estadio Caribe donde el Centro Gallego se lleva el título.

1946

En 1946 y como muestra de la delicada situación por la que atravesaba el futbol, por primera vez en su historia no se juega el Campeonato Nacional de futbol, aunque ese año los aficionados cubanos pueden disfrutar del accionar de sus jugadores cuando nos visita el León de México.

                  En 12 de Abril de 1946, arribó a Costa Rica el Juventud Asturiana, el conjunto cubano traía entre sus filas entre otros a Empanada Arosamena, Pepón (porteros), Barquín, Enrique (defensas), Fernández, Minsal (medios), Camacho, Carnerita, Pito, Vicentico y Wampiro Veiga (delanteros). 

                  Dos días después se enfrentó a la Liga Deportiva Alajuelense en el Estadio Nacional cayendo derrotados con marcador de dos goles  por uno. Minsal había adelantado a los nuestros a los 10 minutos de juego pero Morera igualaba a los 20 y Armijo le daba la victoria a los locales con su gol a los 60 minutos.

                  Tras la derrota el empresario Enrique Riba, quien había llevado el equipo a Costa Rica, mandó a buscar refuerzos a la isla. Para el segundo partido (jugado el 21 de Abril) los cubanos se enfrentaron al Libertad en un partido que se tornó brusco sobre todo después del primer gol del Libertad equipo que se reforzó con jugadores de otros clubs, dos de los cuales Oscar Morux (12’ – 68’) “Beto” y Alberto Armijo marcaron tres de los cuatro goles del club Decano en la victoria de estos sobre el club cubano 4:0, el otro gol fue a la cuenta de Taso Jiménez desde el punto de penal a los 79’

                  Para el tercer partido de la serie el 28 de Abril, contra el Herediano, los Toros se reforzaron con el jugador del Alajuela Antonio Vinyet pero aun así terminaron cayendo 0:2. Esa tarde Soto adelantaba a los locales a los 16, mientras que el segundo se debía a un autugol cubano.

                  Siguieron dos contundentes victorias ante el Universidad y la Liga, este debería haber sido el último partido de la gira pero el Juventud deicidio tomar revancha de su partido contra el Libertad partido que les fue desfavorable desde el mismo comienzo, ya que a los 30 segundos el portero Arosamena fue sorprendido por un tiraso del Pipa Cordero, para el primer gol del partido.

                  El primero de Mayo el rival sería el equipo de la Universidad Nacional y los cubanos obtenían su primera victoria, esta con marcador de 4 goles a dos, gracias a dos goles de Pito (8’ – 72’) y el Curita Barquín (32’ – 39’), mientras que por los locales Leiva a los 20 y Armijo a los 74 mandaban el cuero al fondo de las redes.

                  Cuatro días más tarde llegaba la revancha frente a la Liga  Deportiva Alajuelense y si bien la defensa cubana no estuvo a la altura al permitir cuatro goles de J. Riggioni (9 – 65’), Morera (12’) y Oscar Morux (35’), la delantera cubana se mostró en toda su grandeza para perforar la meta teca en seis ocasiones. Fernández fue el primero en marcar por los toros para acortar las diferencias, mientras Carnerita se encargaba de poner la primera igualdad de la tarde.

                  Con un 2-4 en contra y solo 14 minutos en el marcador los Toros envistieron cual animal herido a los del Alajuela que ya saboreaban una victoria. Pito ponía el 3-4 en la pizarra a los 76 minutos y sólo 4 minutos más tarde el Curita igualaba ante la mirada incrédula de los presentes que aun tendrían que tomarse el trago amargo de otros dos goles cubanos, ambos cortesía de Pito a los 85 y 89 minutos culminando la espectacular remontada.

                  Para el cierre, el 12 de Mayo, quedaba la revancha contra un viejo conocido: el Club Sportivo Libertad, pero los astures no pudieron con el Decano que terminó llevándose una clara victoria 4-1 siendo uno de los goleadores ticos el Pipa Cordero, un jugador que en la década del 50 pasearía su futbol por las canchas cubanas ganándose el cariño de los aficionados del futbol en nuestro país.

                  En Septiembre de 1946 los muchachos del Puentes Grandes regresan a los Estados Unidos abriendo su serie el día 8 en Kearny frente al New Jersey ASL Stars al que vencen con marcador de 2-1, cinco días después en Pittsburg frente a los Stars de esa ciudad empatan a un gol.

                  El 15 de Septiembre en su tercer partido llega la única derrota de los puente grandinos al caer en Nueva York frente a los Brookhattan-Hispano con marcador 1-2. Marcador que le devolverían dos días después en Fall River a los New England Stars, cerrando la gira el 22 frente al Philadelphia frente a los Stars de esa ciudad con victoria de 1-0.

1947

                  El año 1947 comienza con el Trofeo Presidente Grau San Martín con la participación de 7 Equipos: Juventud Asturiana, Iberia FC, Universidad, DC Gallego, Deportivo Litobana, Deportivo Hispano América y el Deportivo España

                  El torneo abrió sus acciones el 5 de Enero, con una jornada triple, en los terrenos de Campo Armada y que en su primera fecha reflejó la inactividad de 1946, con partidos de poca calidad y equipos incompletos ante una concurrencia, que si bien no muy nutrida si muy entusiasta encabezada por los Clubs de Señoritas de cada equipo.

                  Un Iberia, con 10 jugadores por la ausencia de su portero Tate, enfrentó al conjunto de los Caribes de la Universidad en el partido que dio arranque al Torneo y a pesar de su inferioridad numérica logró llevarse los dos puntos en juego con marcador de 2-1. Gali había adelantado a los del Alma Mater pero Prieto empató para los Leones que le darían la vuelta al marcador con un disparo cruzado de Lino Rojas dejó sin opciones a Lopo portero de los caribes.

                  A segunda hora los multi campeones nacionales del Centro Gallego se dieron un banquete durante la primera mitad sobre el Deportivo Litobana dirigido por Mario López y que sólo presentó a 8 jugadores a la hora del pitazo inicial y en el cual se produjo uno de esas anécdotas tan pintorescas de nuestro futbol cuando del Centro Gallego se quedó con 10 hombres en los primeros compases del juego cuando tras una discusión con su equipero Pito, Carlato desapareció del campo, fue a los vestidores y no regresó.

                  Cinco cero fue el resultado tras los primeros 30 minutos de juego Carnero había anotado los dos primeros goles y Hernández puesto el tres cero, gol este que al final sería decisivo ya que para la segunda mitad, Mario López se calzó los botines y salió a la cancha a jugar con sus dirigidos y su presencia fue una inyección de ánimo para sus muchachos que terminaron por marcar en par de ocasiones, decorando el arcador final que cerró con un 5-2.

                  El partido del cierre estaba reservado para los dueños de casa, el Hispano América que pudo sacar provecho de su dominio en la primera mitad del cotejo y con un gol de Papito a pase de Flores consiguieron el que sería el único tanto del encuentro que vería a los Toros hacerse del control del partido, pero los asturianos no lograron convertir su dominio en goles y terminaron cayendo por 1-0.

                  Las jornadas subsiguientes fueron descartando a los grandes favoritos para llevarse el trofeo y el Iberia terminó llevándose la Copa Presidente en condición de invicto seguido por el Centro Gallego y el Hispano América, dejando a los Toros del Juventud Asturiana y a los Caribes de la Universidad en la cuarta y quinta posiciones. Cerrando la tabla quedaron los muchachos del Litobana y el recién formado Deportivo España que no pudo obtener ninguna victoria.

                  Tras su clausura los equipos involucrados se enfrascaron en una triple jornada en beneficio al ex jugador de la selección Nacional, Mayarí, afectado gravemente de una tuberculosis. Los Trofeos Resurgimiento (puesto en juego en el partido entre los Caribes y el España), Iberia (dirimido por el Hispano y el Centro Gallego) y el Mayarí (disputado entre el Iberia y el Juventud Asturiana) sirvieron para darle cierto tinte de competitividad a la jornada benéfica, aunque de ellos solo el Resurgimiento fue a dar a las manos de uno de los contendientes al vencer el equipo universitario a los del España ya que ni Tigres y Alacranes ni Leones y Toros pudieron sacarse diferencias.

                  No pudo sin embargo el entusiasmo generado por dicho torneo ni la posterior jornada motivar a dos de los equipos más tradicionales del país el Centro Gallego (cuyos jugadores se dispersaron rápidamente) y el Juventud Asturiana (con sus integrantes más interesados en la posibilidad de pasar al profesionalismo) se unieran a un proyecto de la Federación de La Habana para iniciar el Campeonato Provincial.

                  En medio de la incertidumbre sobre el futuro del balompié nacional el 16 de Marzo aparecía, en el Diario de La Marina, una nota oficial, conjunta de las dos Instituciones que se peleaban los derechos de organizar la Liga Profesional de Futbol en Cuba.

                  “Por iniciativa del doctor Ángel Aixalá – ajeno al sector y por tanto a la finalidad profesional, actuando solo como amigable componedor – se llevaron a cabo cinco cambios de impresiones entre él y los cronistas deportivos José María González Barros y Ernesto Azua, por tratarse de ser los Asesores o Consejeros de los organismos en pugna, para la práctica del futbol profesional.

                  De estas conversaciones surgió el reconocimiento de que era necesario unir ambos grupos para lo cual el Doctor Aixalá ofreció una comida en el Vedado Tennis Club a los Asesores citados y a cuatro representantes de cada institución de las dos en disputa.

Este acto se celebró en un ambiente de absoluta camaradería y de alto deportivismo conviniéndose en iniciar rápidamente reuniones conjuntas en las que se deliberaría sobre las posibilidades de ir a una unión.

                  En la noche del miércoles 19 de Febrero y en los salones de la Asociación de Reporters de La Habana, se celebró la primera reunión conjunta bajo la presidencia del doctor Aixala en el carácter antes del mencionado. Se trabajó durante tres horas y al final se había acordado que ambos organismos desaparecieran y que se surgiría una nueva institución para agrupar los intereses de ambos bandos como una salida del más puro deportivismo a fin de que un grupo no se considerara absorbido por el otro.

                  En la noche del miércoles 26 de Febrero y en el mismo local de la Asociación de Reporters, se llevó a cabo la segunda reunión conjunta, la cual suspendió después de cuatro horas y media de labor, sin que se llegara a un acuerdo sobre el nombre de los clubes que integrarían la nueva organización profesional. Como la anterior reunión se efectuó bajo la presidencia del Doctor Aixalá siempre en el mismo plano que se especifica arriba.

                  En la noche del Jueves 6 de Marzo y también en la Asociación de Reporters de La Habana, e igualmente con el Doctor Aixalá presidiéndola, tuvo lugar la tercera reunión conjunta. Después de dos horas de deliberación, la Liga Profesional Cubana de Football mantenía su tesis en el sentido de que los clubes debían cambiar sus nombres – es decir usar nombres distintos a los actuales aunque fueran patrocinados por los mismos elementos- mientras la Federación Profesional de Balompié de La Habana insistía asimismo, en que se conservaran los nombres actuales al comienzo, aunque aceptando que en su oportunidad, esos clubes fueran remplazados por los de nueva creación que se ganaran el favor popular.

                  Al llegarse al límite en las argumentaciones para la defensa de ambas proposiciones sin que prosperara ninguna, hubo que reconocer la imposibilidad de llegar a un acuerdo por el momento, resolviéndose entonces la redacción de esta acta, de la cual se hacen cuatro ejemplares: uno para cada organismo, para el Doctor Aixalá, otro y el cuarto para la prensa.

                  Se hace constar que en estas reuniones conjuntas La Liga Profesional Cubana de Football estuvo representada por los siguientes señores: Ramón de Diego, Lorenzo Fernández, Luis Perea y Carlos Ballester, La Federación Profesional de Balompié de La Habana se vio representada por los señores: Antonio Pichel, Antonio Rodríguez, José María Soto y Manuel García Inchástegui. Ambas delegaciones asesoradas por José María González Barros y Ernesto Azua respectivamente.

                  (Fdo. por) Ramón de Diego, Lorenzo Fernández, Luis Perea, Carlos Ballester, Antonio Pichel, Antonio Rodríguez, José María Soto, Manuel García Inchástegui, José María González Barros, Ernesto Azua y el Doctor Ángel Aixalá”

                  La nota no sentó bien entre la prensa y aficionados que vieron en la explicación dada sólo una pérdida de tiempo de los organismos envueltos en la pugna misma que iba en detrimento del futbol nacional.

                  En medio del descontento surge y como dato curioso, al no existir aun la Liga Profesional el “Sindicato de Atletas Cubanos de Foot Ball Profesional” organizado entre otros por el mundialista Jacinto Barquín, Marcelino Minsal, Luis A. Minsal, José “Pepe” Minsal, Alejandro García, José Ovide, M.J. Brioso, A.V. García, Pedro Castillo, M. Rodríguez, J. Rodríguez y patrocinados por el Club Deportivo Puentes Grandes y que arranca de forma oficial, así se le puede llamar, el 27 de Marzo cuando en el Local Social del CD Puentes Grandes con la discusión del reglamento del dicho sindicato además de nombrar como su Presidente al Sr José “Pepe” Minsal Hernández y como su Secretario a Jacinto Barquín Rivero.

                  El 10 de Marzo se nombra al entrenador Juan Vázquez “Arenas” que había sacado al Iberia FC Campeón de la Copa Grau como director técnico del seleccionado que enfrentaría al Libertad de Costa Rica que planeaba una serie internacional a finales de ese mes.

                  Ese mismo día Arenas daba a conocer la lista de los jugadores elegible para dicha serie y en la que sólo aparecieron los nombres de los jugadores afiliados a la Federación de Futbol de La Habana por la que no aparecieron en la misma algunos de los jugadores más importantes de la capital quienes nos estaban enrolados en dicho organismo.

                  El grupo llamado por Arenas contaba con Pedro Pablo Arosamena, Juan José Ayra y Nicolás como guardametas. Orlando “el Jabao” O’Farril, Manuel Rodríguez “Káiser”, Peón, Ramón Cruz, Enrique Martínez, Lorenzo y Barros en el sector defensivo. Para el mediocampo fueron llamados Lino, Benjamín, Pepito, Álvarez, Pedro “Toñito” Cotarelo, Granados, José “Pepe” Minsal, Bebo, Pedro Jorge “Perucho”, Santiago, Cazas; mientras que para la delantera eran convocados Miguel Clerch “Ardilla”, Prieto, Reina, Roure, José Ovide, José “Rico” Mederos, Germán, Ñico, Jesús “Pito” Villalón, Vicente Pérez, Agulló, Goyo, Acea, Sigilfredo, Luis Gironella Fortuny “Carnerita”, Pupito, Armando Buxadera, Mario Sosa y Melón Castillo.

                  El 25 de Abril llegaba al aeropuerto de Rancho Boyeros, con el palmarés de ser el Campeón de la Liga Costarricense en 1947, el equipo de La Libertad de Costa Rica para su segunda visita a la capital cubana.

                  El conjunto tico estaba compuesto por los porteros: Manuel Cantillo Méndez, Arnoldo Vargas Arias y José Alberto Torres (Refuerzo del Orión). Defensas: Mario Valverde Masis “Michelín” (refuerzo del Orión), Mario Chacón Zúñiga, Carlos Silva Loaiza  e Isaac Jiménez Sánchez. Medios Elías Valenciano Soto, José Luis Rojas Ulloa ”Chime” (refuerzo del Alajuelense), Mario Garita Garita, Ignacio García Zúñiga “Pardón”, Gregorio Morales Rodríguez e Hipólito Quirós Rojas. Delanteros: Carlos Agüero Guerrero, Miguel Ángel Zeledón Umaña (refuerzo del Orión) , Alfredo García Picado, Fernando Solano (refuerzo de Universidad) , Rafael García Picado, José Antonio Cordero Monge “Pipa”, Rafael Campos Quesada y Alfredo Piedra Mora entrenados por Luis Carpín Paniagua

 
Dos días después, el 27 de Abril, debutaban en el Gran Stadium Cerveza Tropical frente a u seleccionado cubano que vistió los colores del Iberia FC y al que terminó derrotando con marcador de 1-0, gracias a un gol al minuto 7 de la segunda mitad por el Pipa Cordero, un jugador que con los años se convertiría en un referente del futbol cubano tanto dentro como fuera de las canchas.

                  Esa tarde, bajo la dirección del central Salvador dela Cueva y los líneas Pablo Tapia y Fernández Pin, los ticos alinearon con Cantillo, Silva y Jiménez; Garita, García y Quirós; Zeledón, Chime, Felo García, Pipa Cordero y Enano García. Entrando en la segunda mitad Michelín por Taso Jiménez, Solano por Felo García y Piedra por Pipa.

                  Por su parte los locales, con el nombre del Iberia mandaron al gramado a Empanada Arozamena; Káiser y Enrique; Lino, Granados y Santiago; Prieto, Rico, Vicente, Carnerita y Sosa. Bebo sustituiría a Granados, Pito a Vicente y Pepito a Santiago.

                  Fueron los cubanos los primeros en avisar con un disparo de Rico que Cantillo resolvió bien, a los 15 los locales consiguen el primer córner del partido que es cobrado por Prieto y que Cantillo saca a un nuevo tiro de esquina, que es cobrado por Sosa desde la esquina opuesta, el rebote le quedó a Carnerita que remata fuera.

                  El Libertad reaccionó y el Enano García reventó el larguero de Arozamena quien faltando cinco minutos para la finalización del primer tiempo tuvo que mostrar todas sus actitudes cuando tras un despeje flojo de Káiser el centro delantero tico recogió el balón y disparó cruzado para el lucimiento del meta local.

                  El Libertad inició la segunda mitad en el mismo tono y a los 7 minutos Pipa Cordero, extremo izquierdo aprovechó una displicencia en la marca cubana y que Arosamena había sido derribado dentro del área para marcar el tanto de la victoria que estuvo a punto de escapárseles en los minutos finales pero el grito de gol fue ahogado por Silva que sacó un balón que parecía se colaba en la puerta tica después que Cantillo la había dejado desguarnecida.

                  Tres días después, 30 de Abril,  el conjunto local vistió los colores del Centro Gallego y Arenas hizo algunos cambios en el once inicial: Arosamena; Káiser y Enrique; Álvarez, Granados y Perucho; Ardilla, Germán, Pito, Carnerita y Buxadera, mientras que el conjunto visitante alineaba con Manuel Cantillo, Isaac Jiménez, Mario Valverde, Ignacio García, Mario Garita, Elías Valenciano, José A. Cordero, Alfredo García, José L. Rojas, Fernando Solano y Miguel A. Zeledón.

                  Los cambios a pesar, de las grandes expectativas creadas , parecieron empeorar el equipo pues el equipo apenas apareció en la primera mitad, y mostró muchos errores en la marca, aun así no fue hasta los 30 minutos que los visitantes pudieron doblegar la resistencia de Empanada para el 1-0 anotado por Solano

                  Tampoco pareció afectar el juego del Libertad la expulsión Garita, al minuto 33, por un reclamo desmedido al juez de línea Manuel Arcay y continuo  siendo el equipo que dictaba el jugar sobre el césped de la Tropical aprovechando la lentitud del conjunto Alacrán, recibiendo premio antes de finalizar los 45 minutos con el segundo gol de la noche esta vez por intermedio de García.

                  Káiser quien en una jugada anterior le había entrado durísimo al Enano García, lució muy flojo en la marca sobre el jugador tico en su siguiente ataque sobre la meta de Arosamena, lo cual aprovechó el ala visitante para mandar el balón al fondo de la red para el 2-0.

                  Las palabras de Arenas en el entre tiempo parecieron sacudir a los gallegos y Vicente, quien había sustituido a Carnerita debió ser controlado por Cantillo.

                  El libreto pareció cambiar y Ardilla comenzó a generar juego por su ala trayendo peligro sobre el área tica, lo cual provocó cambios en el elenco visitante que introdujo cambios en busca de reforzar la defensa por el ala donde el escurridizo jugador cubano hacía las suyas.

                  Pito, el gran referente del ataque cubano, por fin aparece al cuarto de hora y con un potente disparo avisa al Libertad, que busca contener el avance cubano con una nueva sustitución enviando a Piedra, un ex-Juventud Asturiana,  en lugar de Chime, pero los cambios no logran contener la ofensiva Alacrán a los que Cantillo le niega el gol con una doble parada sensacional en medio de una melé en la boca de su puerta.

                  La avalancha sigue y tras un córner cobrado por los locales, Cantillo se va en blanco y un cabezazo parece que mete el balón en la puerta tica, pero sobre la línea aparece Jiménez para ahogar el grito de gol Gallego.

                  El gol rondaba y por fin calló para alivio de la tribuna y los jugadores criollos, un desborde de Ardilla provocó una dura entrada de Tasso Jiménez que fue sancionada con un tiro libre a favor de los cubanos, Álvarez la levantó sobre el área y Rico, de cabeza, cruzado venció a Cantillo, se jugaba el minuto 84

                  El gol alentó a un más a los criollos y desconcertó a los visitantes que se vieron totalmente dominados y no pudieron evitar el segundo gol cubano, obra de Vicente, tres minutos más tarde para el 2-2 con que se sellaría el encuentro.

                  Con una nueva casaca, la de los Toros del Juventud Asturiana, los de casa enfrentaron por tercera vez a los ticos el 4 de Mayo en el mismo escenario. Arenas no tocó su línea defensiva dejando a Pedro Pablo Arosamena en la puerta, Mientras que Káiser y Enrique seguían en labores defensivas. Toñito Cotarelo sustituyó a Granados e integró la media cancha en compañía de Álvarez y Perucho que más tarde saldría dejándole el puesto a Granados.

                  Rico fue esta vez de la partida y junto a Ardilla al que sustituyó Roure durante la segunda mitad, Pito, Vicente que le daría más tarde paso a Carnerita y Buxadera conformó el quinteto de ataque el equipo astur.

                  Por su parte el conjunto visitante dejaba en la banca a Cantillo y mandó a Torres en su lugar bajo los tres palos. Chale Silva (Michelín) y Jiménez se encargaron de las labores defensivas, mientras que Garita, Pardón y Quiroz (Valenciano) se encargaron de la media. Zeledón, Chime Rojas, Felo García (Pipa y Piedra), Solano y Enano García conformaron el grupo de ataque. Federico García fue el encargado de impartir justicia.

                  El partido que tenía cierto cartel de revancha, al menos para los jugadores de los Toros que aun no olvidaban las derrotas del año anterior en su visita a tierras ticas, comenzó con un inesperado dominio cubano que monopolizó el balón en los primeros seis minutos cuando Solano puso a prueba a Pedro Pablo que respondió bien, fue eso y nada más el conjunto tico, pues los muchachos que vestían con los colores del Juventud volvieron al ataque y Torres fue exigido por Pito y Álvarez (este en el cobro de un tiro libre) pero con una par de buenas intenciones consigue mantener su marco encero.

                  No fue hasta los 20 minutos en el que los locales consiguen el primer gol de la tarde tras una melé en el área que es muy bien aprovechada por Rico que envía el balón al fondo de la red para el 1-0 local, marcador con el que se irían al segundo tiempo.

                  Una segunda mitad que seguiría con la tónica del primer tiempo, y ni la entrada de Pipa Cordero por Felo García, ni la de Michelín por Silva pudieron cambiar la dinámica de juego a un equipo tico que parecía adormilado.

                  Situación que aprovecho Pito para clavar el segundo tanto, a la postre definitorio, el moreno delantero criollo choca contra el cancerbero Torres quedando el balón en su posesión lo cual aprovecha para enviar el cuero al fondo de las redes, un dos cero claro, que emparejaba la serie y saciaba la sede de venganza de los astures.

                  El cuarto partido de la serie debió efectuarse primero en 8 y después de el 9 de mayo en los predios del Gran Stadium Cerveza Tropical, pero el partido entre ticos e Hispano América debió ser suspendido en ambas ocasiones a causa de la lluvia.

                  Finalmente los Tigres no saltaron al campo frente a los muchachos de la Libertad, ya que el Jabao O’Farril uno de los referentes del equipo no recibió el alta médica para poder jugar por lo que la directiva aurinegra pidió que no participar en la serie.

                  El retiro del Hispano dejó en las manos de los Alacranes el destino de desbalancear la serie a favor de los cubanos en partido que se efectuó en el estadio Tropicalino el Domingo 11 de Mayo.

                  Bajo la dirección de Pepe Tapia, y en un campo pesado por las lluvias de los días anteriores y de mismo aguacero dominical el conjunto cubano con el nombre del Centro Gallego alineó una vez más a Pedro Pablo Arosamena bajo los tres palos, el Iberista Káiser y Enrique como “backs’; Lino (que fue sustituido por Granados), el Caribe Toñito Cotarelo y Álvarez en el mediocampo y un ataque conformado por Roure, Lino Rojas (sustituido posteriormente por Germán), Pito, Vicente (quien daría paso después a Carnerita) y Buxadera.

                  Mientras que el cuadro Liberto mandaba a Cantillo (sustituido por Torres) en el marco,  Charles y Michelín en el sector defensivo; Garita, Pardón y Quirós en el medio sector y al frente Zeledón, Chime, Solano (por el que entraría Felo), Valenciano y al Enano García.

                  En un juego deslucido por las condiciones del terreno fueron los cubanos los que abrieron la cuenta sobre el cuarto de hora de juego, tras un saque de esquina efectuado por Roure, Toñito recogió el despeje defensivo y volvió a habilitar a Roure que volvió a centrar para que Pito enviara la de gajos al fondo de la red visitante.

                  El segundo caería en la parte complementaria gracias a una gran jugada de Carnerita. Tras un saque de banda, Álvarez se hace del balón y se la entrega a Roure quien se interna y centra para el recién ingresado Carnerita que se hace del balón y quitándose la marca de encima suelta un riflazo que deja sin opciones a Torres para el 2-0 con el que parecía sentenciado el partido aunque el gol de Felo García a los 35 minutos puso algo de emoción e incertidumbre a los últimos 10 minutos del encuentro que se sellaba finalmente con victoria 2-1 para el conjunto Alacrán dándole el mando de la serie a los del patio.

                  Tres días más tarde, el 14 de Mayo, eran los ticos quienes buscaban la revancha frente al Juventud Asturiana y la consiguieron con un marcador brutal, un 6-1 inapelable.

                  Con Federico Guardia como principal y la dupla Manuel Arcay-Fernández Pin en las líneas el conjunto de los Toros salió con Pedro Pablo Arosamena en la puerta; los habituales Káiser y Enrique en el sector defensivo; Lino Rojas, Toñito y Granados en la media; Reina (Vicente), Rico, Pito, Carnerita y Sosa como delanteros mientras que los ticos alineaban a Manuel Cantillo; Isaac “Tasso” Jiménez e Ignacio García; Mario Garita, Gregorio Morales y Gregorio Morales; Miguel A. Zeledón, José Luis “Chime” Rojas, Fernando Solano, José A. Cordero “Pipa” y Alfredo “Enano” García.

                  Los astures comienzan en buen tono y casi empezando el partido una combinación entre Pito y Sosa termina con un disparo de este que pegó en el arquero tico, sin embargo a los 5 minutos son los visitantes quienes consiguen el primer gol.

                  Valenciano dispara a puerta y el Empanada da un rebote que es recogido por Solano que con un tiro cruzado bate a Arosamena.

                  El gol tempranero desconcierta a los locales y da ánimos a los Libertos que intensifican el acoso sobre el marco de Pedro Pablo que necesita de la intervención de Granados para salvar, sobre la misma línea, el segundo gol tico.

                  Los locales reaccionan momentáneamente y Cantillo salva milagrosamente un disparo a bocajarro de Sosa a centro de Pito., tras lo cual se lanzan dos córner consecutivos sobre la meta tica.

                  A los 33 minutos Pipa Cordero le entrega un balón al Enano García que se lo cede a Zeledón para que este mande un tiro que pega en el larguero para después meterse al fondo de la red.

                  Y antes de finalizar el primer tiempo Pardón le pasa a Zeledón, este centra, Solano toca el balón y lo desvía para que el Enano García tire a gol y marque el tercero.

                  El descuento cubano llega a los 10 del complementario tras un remate de Vicente a pase de Pito.

                  Sin embargo la respuesta de los Libertos es inmediata y tras un saque de esquina, el Enano García recoge un despeje flojo de Arosamena y con un excelente disparo pone el 4-1.

                  A los 25 tiro libre en contra de la puerta de los Toros, Zeledón le baja de cabeza el cuero al Pipa que lo manda al fondo de la red para el 5-1. El sexto caería a los 34 obra de Zeledón culminando una escapada por el ala derecha y en total complicidad de la defensa astur que le dejó disparar libremente.

                  El resultado dejaba la serie empatada a dos victorias por bando con un empate, por lo que el último partido pactado para la serie se antojaba como el que dejara un ganador entre ambos bandos, tocándole en suerte al Centro Gallego, único equipo en no ser doblegado por el Libertad ser quien representara a los dueños de casa.

                  El partido jugado el sábado 17 de Mayo volvió a tener como sede los predios de Julio Blanco. Encabezados por el arbitro Pepe Tapia y los líneas Pablo Tapia y Montesinos salieron, a las 10 de la noche los dos conjuntos los visitantes vestidos totalmente de blanco con una franja negra en la camiseta los de casa con pantaloneta blanca y camiseta azul celeste.

                  Cantillo; Tasso Jiménez y Chale; Garita, Pardón y Valenciano, Zeledón, Chimme Rojas, Felo García y Pipa Cordero formaron por los ticos. Arosamena – Káiser y Enrique; Álvarez, Toñito y Granados; Roure, Rico, Olivera, Vicente y Buxadera por el conjunto gaélico.

                  El partido responde a las expectativas y las ocasiones se suceden de uno y otro lado, Pardón estrella un disparo en el larguero misma suerte que corre un disparo de Olivera.

                  A los 25 Piedra entra a la cancha en lugar de Felo García y el juego sigue en el mismo tono con ambos porteros salvando su marco, primero Arosamena negándole el gol a Zeledón, después Cantillo haciendo lo mismo con Roure.

                  A los 40 se arma una melé en el área tica y Cantillo responde bien con un par de paradones, pero no puede evitar que Rico, de cucharita marque el primer gol del partido.

                  Arenas mueve su banco y saca al ruedo a su hombre de más cartel: Pito que sustituye a Olivera, lo mismo hacen los ticos que mandan a Quiroz por Valenciano.

                  Apenas a los dos minutos de reiniciado el encuentro en el primer ataque de la segunda mitad, Pipa se conecta con Zeledón que deja sin opciones al Empanada poniendo el empate.

                  El partido gana en intensidad y nuevamente los porteros son llamados a la acción para mantener el empate,  el conjunto local vuelve a mover sus piezas y hace un par de cambios Álvarez le deja su puesto a Benjamín y Carnerita ocupa el lugar de Rico, cambios que sin embargo merman el accionar del conjunto gallego al que le toma varios minutos acomodarse a los cambios y lanzar su asedio sobre la meta rival, un asedio que fue casi total en los últimos diez minutos de partido sin que lograr embocar ninguna de las oportunidades creadas dejando el marcador con un empate a un gol y la serie internacional empatada.

                  Quisieron pues los señores de la Federación de La Habana aprovechar para arrancar de una vez con el Campeonato Provincial pero el intento fue fallido y en dos ocasiones el elemento, se quedó esperando el arranque, mismo que tras concretarse la visita del cuadro Municipal de Guatemala y el Primer Campeonato Norteamericano de futbol decidió postergarse hasta la segunda mitad de Septiembre de ese año.

                  El 16 de Junio llega a La Habana el conjunto Municipal, vigente Campeón de Guatemala y que a al momento de llegar a la capital cubana se encontraba comandado el Campeonato Guatemalteco con la impresionante foja de 8 partidos ganados, uno empatado y sólo una derrota lo que hablaba por si sólo de la fuerza de un conjunto que además aportaba la mayoría de los jugadores de la selección nacional Guatemalteca.

                  Presidido por el Tesorero de la Federación Nacional de Futbol de Guatemala, el señor Juan Isidro Fernández y entrenado por Manuel Carrera, llegaron 16 jugadores, reservándose para un día después la llegada del Capitán del equipo Guillermo “Mito” Marroquín, el también jugador Augusto “Hoyito” Sandoval y el Secretario de la delegación el Sr: Ramiro Guerra.
                  Además de Marroquín y Sandoval, el equipo, dirigido por Manuel Carrera, contaba en la portería con José Pedro “Tarzán” Segura, y el refuerzo proveniente del Hércules: Juan De León. Los defensores Federico “Chapuda” Morales, Guillermo Lobos, Miguel A. “Lelo” González.
                  En la media los ya mencionados Marroquín y Sandoval, Miguel Fernández, Leónidas Flores, Antonio Obregón así como los delanteros Mario Camposeco, Carlos Reiche, Armando Durán, Carlos H. “Pepino” Toledo, Esteban “Neco” González, Efraín “El Soldado” De León, Francisco “Chipillín” Domínguez y Rubén Aqueche, perteneciente este último al Club España.
                  Tres días después de su llegada el equipo guatemalteco saltaba a la grama del Gran Stadium cerveza Tropical para enfrentar al conjunto del Centro Gallego, único equipo cubano que no había cedido ante el Libertad, en lo que constituyó un hecho histórico para los visitantes que jugaban por primera vez un juego nocturno.
                  Con camiseta roja y pantaloneta azul, los chapines formaron con Segura; Lobos y Morales; Fernández, Marroquín y Sandoval; Camposeco, Durán, Toledo, González y León. Por su parte los Gallegos saltaron con su acostumbrada casaca celeste y pantaloncillos blancos con un once formado por Nicolás; Káiser y Enrique; Álvarez, Granados, Lino; Ardilla, Rico, Pito, Vicente y Buxadera, todos bajo la guía de Pepe Tapia, quien curiosamente tuvo que salir antes de finalizar el primer tiempo por molestias en una pierna dejándole el silbato a Fernández Pin por unos minutos hasta que el masajista logró aliviarle el dolor terminando esa mitad como juez de línea pero regresando a sus funciones como central en la segunda mitad.
                  Los locales comenzaron con gran ímpetu y a los seis minutos Vicente cabecea un balón que pega en el larguero pero le cae a Pito que no tiene problemas para marcar el primero.
                  Diez minutos más tarde un error en el despeje de Káiser propicia el gol del empate, Durán recoge la de gajos dribla a Enrique y dispara a puerta para dejar sin opciones a Nicolás.
                  A los 27 minutos el “Pepino” Toledo le daba vuelta al marcador y tan sólo dos minutos más tarde de palomita De León  marcaba el tercero para el cuadro rojiazul.
                  Los gallegos reaccionaron y a los 40 minutos una combinación entre Vicente, Buxadera y Pito propiciaron el segundo gol de este último y el segundo gol local, pero apenas dos minutos más tarde De León volvía a marcar para el Municipal para el 4-2 con el que parecía se irían al descanso, pero sólo un minuto más tarde Vicente volvía a acercar a los locales para el 4-3, con el que se iban al descanso.
                  La segunda mitad la iniciaron los cubanos con un juego errático sin conexión en las líneas hasta que a los 15 la entrada de Carnerita por Vicente trajo tranquilidad y animó al conjunto celeste fue así que llegó, a los 22, el tercer gol de Pito, un cañonazo desde lejos, cruzado al ángulo izquierdo de la puerta defendida por Segura para empatar el partido.
                  Empate que llegaría hasta los 33 de esa mitad cuando Toledo se las arregla para deshacerse de su marca y batir a Nicolás para el 5-4 con que terminaría el partido.
                  El Domingo 22 de Junio saltaba el Municipal al césped del Estadio de la Tropical para su segundo partido esta vez frente al Deportivo Hispano América.
                  Bajo la dirección del central Federico Guardia los Tigres formaron con Nicolás – Káiser, Henrique – Lino, Granados, Álvarez – Ardilla, Rico, Pito, Carnerita y Pupito mientras que el Municipal lo hacía con Segura – Lobos, Morales – Flores, Marroquín, Sandoval – Camposeco, Durán, Toledo, González y León.
                  No fue sin embargo un partido de alto nivel, sobre todo en una primera mitad en la que el conjunto Municipal estuvo muy lejos de lo que había mostrado en el primer encuentro de la serie y el Hispano tampoco lució su mejor cara, aunque fueron los Tigres los encargados de abrir el marcador.
A los 25 minutos un tiro libre cobrado por Álvarez fue recogido por Carnerita que se lo transfirió a Pito que no puedo contralarlo cayéndole el balón a Rico que lo manda al fondo de las redes para la alegría de los presentes en el estadio tropicalino, sin embargo esta dura poco pues apenas cinco minutos más tarde tras un saque de esquina botado por León, Camposeco de cabeza iguala el marcador.
                  Con empate a 1 gol se inició el segundo tiempo y fue sobre los 28 minutos de esta mitad que Aqueche, único cambio en la alineación visitante,  con un disparo desde afuera del área dejó sin opciones a Nicolás para el 2-1.
                  Tras el gol en contra los hispanófilos salieron en busca del empate haciendo lucir a un Segura que ahora si demostró la calidad de la que venía precedido y resarciéndose de la mala imagen dejada en su primer partido en tierras cubanas.
                  El embate cubano llegó hasta los instantes finales del partido cuando un contacto entre Marroquín y Vicente, que había entrado por Carnerita,  fue castigado con tiro libre a favor de los cubanos, mismo que aprovechó Pito para convertir el empate a a2 con el que se cerraba el encuentro.
                  Además del cambio de Vicente los muchachos del Hispano hicieron entrar durante el partido a al Chino Sigilfredo por Rico y a Bosch por Álvarez.
                  Sorteados los dos primeros partidos y ya más aclimatados al calor cubano, el Municipal enfrentó al conjunto cubano, que esta vez vistió los colores del Iberia. A las 9 y media de la noche del 25 de Junio, salieron al Gran Stadium Cerveza Tropical los equipos. El Ibera con Nicolás - Káiser, Enrique – Lino , Granados (Bebo), Álvarez – Pedrito Ferrer (Prieto), Rico, Pito, Vicente (Carnerita) y Buxadera. El Municipal por su parte lo hacía con Segura – Morales, Leónidas – Fernández, Marroquín, Sandoval – Richie, Camposeco (Durán), Rodríguez (Toledo que fue expulsado en la segunda mitad), Aqueche (Gonzalo) y De León. Salvador de la Cueva fue el árbitro del partido.
                  El nivel volvió a subir entre los rivales lo que se tradujo en un partido más interesante para el respetable que vio caer el primer gol en el último minuto del primer tiempo cuando Aqueche tomó el balón, se deshizo de su marca y ante la carga de Nicolás que buscaba cerrarle el camino definió para el 1-0 visitante.
                  Cuba lograría empatar a mediados del segundo tiempo por gol de Pito a pase de Rico y el mismo Rico perdía solo unos minutos después el gol de la ventaja cuando tiró fuera un balón con la portería totalmente vacía.
                  Envalentonados por sus primeras actuaciones llegaban los chapines al sábado 28 de Junio para enfrentar a  uno de los equipos más emblemáticos del futbol cubano: el Juventud Asturiana, que pudo alinear a varios jugadores pertenecientes al Sindicato de Jugadores Profesionales después de haberse llegado a un acuerdo entre el grupo y la Federación Habanera para permitir que estos pudieran participar en la serie.
                  Fue así que Juan José Ayra se encargaría de cuidar el pórtico cubano, aunque en la segunda parte sería remplazado por Nicolás, Jacinto Barquín, otro ex-mundialista en la defensa, (fue sustituido por Ramón Cruz posteriormente) junto a Enrique Martínez. En la medular José Ovide, José “Pepe” Minsal y Francisco Álvarez (sustituido por Granados) se encargaban de suministrar balones a la delantera compuesta por Roure, Antonio Rico Mederos  (Melón), Jesús “Pito” Villalón, Luis Gironella “Carnerita” (Manuel Brioso) y Buxadera.
                  Por su parte el Municipal lo hacía con Segura (De León), Lobos, Morales, Flores, Marroquín, Sandoval, Camposeco, Durán, Toledo, Aqueche (González), De León (Carlos Reiche), todos bajo la supervisión de Juan Tapia.
                  Apenas sonó el pitazo inicial los Toros envistieron a su rival y a los 30 segundos ya habían abierto el marcador gracias a un soberbio disparo de Pito a pase de Rico, las cosas empeoraron para la visita cuando a los 10 minutos su portero titular y gran figura en los primeros partidos salía lesionado tras un choque con Roure ocupando su lugar Juan De León.
                  A los 17  minutos Buxadera centra para Pito que habilita a Rico para que de media vuelta y con la izquierda ponga el dos a cero, tanto al que responden los visitantes obligando a Ayra a realizar una salvada, pero casi inmediatamente la respuesta cubana termina con el tercer gol cuando Rico se quita la marca de unos rivales y logra mandar el balón a las mallas.
                  La media del Asturiana sigue carburando y Minsal manda un trazo largo para la carrera de Roure que sobre la marcha centra para que Pito mande la de gajos al fondo para el cuarto.
                  A los 30 llegaba el descuento visitante cuando Toledo culminaba una jugada tejida por Aqueche y Efraín de León para el 1-4.
                  Los Toros no demoraron en ripostar y Carnerita encontró a Roure que centró para que Rico volviera a perforar el marco visitante.
                  A los 40, nuevo ataque asturiano, Pito le filtra un pase a Carnerita que se enfrasca en un forcejeo con el defensa Lobos, que hace contacto con el balón con tan mala fortuna que la de gajos se eleva y vence a su meta para el sexto gol cubano y último de  la primera mitad.
                  Con el partido ya resuelto el técnico cubano le dio paso a Nicolás en lugar de Ayra y si en la puerta cubana hubo cambios, no así en la intensidad de juego de los locales que vieron esfumarse varias  ocasiones de gol en los pies de Buxadera y Rico cuando ya el estadio cantaba los goles.
                  Brioso sustituyó a uno de los mejores jugadores de la cancha: Carnerita que se fue ovacionado por el respetable.
                  A los 76 Buxadera centra retrasado para Brioso que dribla a un defensor y con potente disparo cruzado pone el 7-1. Gol tras el cual los asturianos envían al banco a dos de sus piezas más importantes, Rico es sustituido por Melón, Mientras cruz sustituye al veterano Barquín en el sector defensivo y minutos más tarde Granados sustituye a Álvarez.
                  Los cambios y lo cómodo del marcador hicieron que los locales bajaran el ritmo algo que aprovecharon los guatemaltecos para hacerse del control del partido con un juego lento pero sin llevar peligro a los predios de Nicolás, pese al dominio visitante los asturianos lograron redondear la goleada de 9-1 gracias a un disparo cruzado de Pito y un cañonazo desde fuera del área de Brioso.
                  La victoria dio ánimo a la afición local que empezó a ver con muy buenos ojos el anuncio de que sería el Club Deportivo Puentes Grandes, que el 27 de Junio había retornado al seno de la Federación de Futbol de La Habana, el club elegido para cerrar la serie y buscar empatar la misma.
                  Sin embargo el rumor de un nuevo desacuerdo entre puente grandinos y federativos comenzó a empañar las horas previas al partido, rumores que se confirmaron el mismo día del partido cuando los representantes del club de la barriada fabril anunciaban por radio que su club no se presentaría para el juego.
                  Pese al acuerdo previo entre la Federación y el Club de respetarse el deseo de este último de usar sólo jugadores que estuvieran afiliados al Sindicato de Jugadores Profesionales, los primeros decidieron a última hora que los del Puentes Grandes deberían pasar por el mismo rasero que antes habían pasado el Centro Gallego, Hispano, Iberia y Juventud Asturiano y usar a todos los jugadores disponibles, fuesen o no sindicados, algo que no fue aceptado por el Club que se presentó en el estadio de la Tropical, en la noche del 3 de Julio, pero no para jugar y si para manifestarse a la entrada del mismo mostrando su desacuerdo por la decisión de la Federación.
                  El anuncio de la no presentación del Puente Grandes mermó mucho la concurrencia ya que muchos pensaron que el juego no se efectuaría. Para salvar la situación los federativos armaron un equipo con los jugadores bajo el mando de Arenas, al que llamaron Selección Nacional y que alineó con Nicolás Torroella; Káiser y Enrique Martínez; Lino, Granados y Francisco Álvarez; Roure, Antonio Rico Mederos, Jesús “Pito” Villalón, Vicente Pérez (Luis Gironella “Carnerita”)y Buxadera.
                  El Municipal por su parte alineaba a León; Flores y Morales; Miguel Fernández, Marroquín y Obregón (Sandoval y Lobos), Reiche, Durán, Toledo, González (Camposeco), De León (Aqueche), siendo Federico Guardia el encargado de impartir justicia.
                  A los 16 minutos, Buxadera se internó y envió un centro largo y pasado, Pito buscó rematarlo, mientras que el portero guatemalteco buscó despejar pero ninguno de los dos logró conectar el balón y este, caprichoso, fue a dar al fondo de las piolas.
                  El gol da ánimos a los locales que se lanzan sobre el marco defendido por León convirtiéndolo en la gran figura de los visitantes, Pito lo pone a prueba en un par de ocasiones, Rico también lo intenta pero León responde muy bien en las tres ocasiones. Otras dos ocasiones cubanas se van por la línea de fondo.
                  Para la segunda mitad la selección cubana arrancó en el mismo tono y un disparo de Rico es bien controlado por León y uno de Pito es echado a córner por el cancerbero visitante, Richie con un potente disparo que se estrelló en el poste derecho de Nicolás avisó al equipo local.
                  Hasta que a los 30 un mal despeje de Káiser le cae a los pies de Richie que solo tiene que empujarla para el empate a un gol, tan solo un minuto más tarde Pito cobra una falta el balón se desvía en la defensa chapina y le cae a Rico que vuelve a adelantar a los cubanos.
                  Cuba volvió a la carga y Buxadera envía un centro que es cabeceado por Pito y rechazado por León, cayéndole el rebote nuevamente al ebánico delantero cubano que de cabeza intenta otra vez vencer al guardameta que se las arregla para volver a detener el remate.
                  Minutos más tarde Carnerita tuvo también el gol de la tranquilidad, pero su remate cuchareado se fue rozando el poste.
                  Con el partido expirándose y los cubanos saboreando la casi segura victoria, desde el ala izquierda del ataque guatemalteco cae un centro sobre el área cubana, sin que ninguno de los dos backs cubanos haga por el balón, algo que aprovecha muy bien Richie para recoger el balón y a boca de jarro batir a Nicolás para el 2-2, con el que se sellaba el partido y se le daba fin a la serie frente al Municipal.
                  El 7 de Julio llega al aeropuerto de Rancho Boyeros la selección mexicana de futbol para participar en el I Campeonato Norteamericano de Futbol, encabezados por el Presidente de la Liga Mayor de ese país el Sr. Enrique Chávez Peón, el grupo estaba integrado por los porteros Potrillo Villavicencio y Tarzán Landeras, los defensores Medina, Montemayor, Chapetes Gómez y Sergio Bravo, el medio ala derecho Arizmendi, los mediocentros Rodrigo Ruíz y Mario Ochoa y los medios ala izquierda Pachuco Durán y Juan Jasso.
                  En el ataque los mexicanos traían a los extremos derechos Niño Flores y Javier de La Torre, el interior derecho Más Prieto, los centro delanteros Octavio Vidal y Dumbo López, el interior izquierdo Angelito Segura y el extremo izquierdo Carlos Septién.
                  En medio del ajetreo por la llegada del equipo mexicano y la organización del Campeonato Norteamericano de futbol, el 10 de Julio en sus predios de Paseo y Mar el Director General de Deportes: Ramón Castro convocó a toda la cúpula futbolística de la capital en busca de un acuerdo entre las partes en disputa y que el equipo nacional pudiera contar con los mejores elementos del futbol local.
                  A la reunión acudieron los señores Eugenio González, Presidente de la Federación de Futbol de La Habana; Juan Suárez Servia, Secretario y su auxiliar Manolito García Inchaustegui; los representantes del Club Deportivo Puentes Grandes: Luis Pereda, Carlos Ballester y Ramón Fernández, los Presidentes del Club Deportivo del Centro Gallego y del Iberia FC: Antonio Pichel y Manuel Guerra; los hermanos José y Marcelo Minsal, Aurelio Álvarez y Juan Ayra, Ernesto Azúa y Manolín Fernández y tras finalizada la misma los reunidos coincidieron en formar un equipo conjunto y para el cual el técnico Arenas llamó a:
                  Los porteros Joaquín Torroella, Juan José Ayra Martínez y Pedro Pablo “Empanada” Arosamena. Los defensas Jacinto “Curita” Barquín Rivero, Ramón Cruz, Enrique Martínez y Pedro “Toñito” Cotalero. Los medios José “Gallego” Ovide Blanco, Armando Granados, José “Pepe” Minsal, Marcelino Minsal y Francisco “Chiquillo” Álvarez. Y los delanteros Roberto Roure, Antonio Rico Mederos, Santiago “Wampiro” Veiga, Jesús “Pito’ Villalón González, Vicente Pérez, Manuel de Jesús Brioso, Armando Buxadera y Luis Gironella Fortuny “Carnerita”
                  Un día más tarde, el 11, se completaba el trío de participantes con la llegada a La Habana de los Estados Unidos, país que estaría representado por el Campeón de su Liga Amateur el Ponta Delgada, equipo que además llegó con sólo 15 jugadores debido a que varios de sus integrante no lograron obtener permisos en sus lugares de trabajo para ser el viaje.
                  Encabezados por los señores Andrew M. Brown y Walter J. Giesier, miembros del la Asociación Nacional de Los Estados Unidos y el técnico Manuel Travers, los 15 jugadores que pudieron llegar a la capital cubana fueron:
                  Portero: Walter Romanowicz. Defensas: John Machado y Manuel Martin. Medios: Joseph Rego, Joseph Ferreira y Jesse Braga. Delanteros: Frank Meniz, Edward Souza, Edward Valentine, John Souza y John Travis además de James Delgado, Víctor Luciano, Joseph Machado y Joseph Michaels.
                  Quiso la fortuna que la selección nacional cubana viera desde el entarimado, el primer partido del torneo, el 13 de Julio, en el Gran Stadium de la Tropical, entre mexicanos y norteamericanos y en el que los primeros ratificaron el título de favoritos que les precedía con una contundente victoria de 5-0, gracias a los goles de Dumbo en tres ocasiones (dos de ellas en la primera mitad), Angelillo y Rodrigo Ruiz de penalti.
                  El debut cubano llegaba el Jueves 17 de Julio, en la misma sede, frente al conjunto mexicano. Guiados por el árbitro norteamericano Sam Galin, Cuba formó con Ayra – Enrique, Barquín – Ovide, José “Pepe” Minsal, Álvarez – Roure, Rico, Pito, Brioso y Buxadera. Por su parte México lo hacía con Landeras – Medina, Bravo – Arizmendi, Ruiz, Montemayor – De la torre, Prieto, Dumbo, Segura y Septién.
                  Tal vez presionados por ser local o por el resultado de la primera fecha, son los cubanos los que inician con mejor pie y es Buxadera con un centro el primero en poner a prueba la defensa mexicana, que resuelve echando a córner, siguiéndole Álvarez con un disparo que es bien controlado por el portero mexicano Landeras.
                  Minutos más tarde el Gallego Ovide manda un nuevo centro que pega en el poste del conjunto mexicano, el rebote le cae a Roure que manda el balón al fono del tejido, pero el gol es anulado por previa falta sobre el meta azteca, que es puesto nuevamente a prueba tras una escapada de Pito.
                  Sacudida la presión de los minutos iniciales los visitantes fueron tomando el control del juego y un error del Curita Barquín permite a Dumbo poner a prueba a Ayra por primera vez en la noche.
                  Sin embargo es Cuba quien está a punto de abrir el marcador, en un avance cubano, Roure es derribado en el área y Sam Galin decreta tiro penalti a favor de los cubanos, Barquín es el encargado de cobrarlo pero su remate pega en el travesaño, la mala noche para el experimentado defensa nacional continua minutos más tarde y su cobro de tiro libre se estrella en uno de los postes.
                  En la respuesta mexicana Dumbo pone a prueba nuevamente a Ayra, que responde bien, pero que minutos más tarde, al 31, no puede hacer nada para evitar que el cabezazo de Septién se incruste en la maya para el 1-0 a favor de los visitantes.
                  El ritmo de los cubanos, que antes de finalizarse la primera mitad tuvieron otro par de ocasiones, decayó en la segunda mitad lo que posibilitó un mejor accionar del conjunto azteca.
                  Barquín siguió sumando calamidades a su penosa noche y un error suyo, a los 10 minutos, permite a los mexicanos hacerse del balón, que le llega a Dumbo, quien ante el cierre precipitado de Ayra y Enrique define para el 2-0 de los mexicanos.
                  Cuba responde y por tercera vez en la noche Barquín se topa con los palos, esta vez tras el cobro de un tiro libre, Buxadera se combina con Rico pero su cabezazo es controlado por Landeras, el Gallego Ovide conecta con Pito pero el gol del moreno cubano es anulado por posición de fuera de juego, un nuevo tiro libre de Barquín es rechazado por Landeras, Buxadera recoge el balón y remata a bocajarro pero el arquero mexicano se las arregla para rechazar nuevamente.
                  A los 40 minutos se arma una verdadera melé en frente del marco de Ayra y en medio de remates y despejes el balón se escurrió cerca de Ovide y se metió en el marco cubano tres cero y partido resuelto para los mexicanos.
                  Con el partido agonizando Roure se conectó con Brioso que con un perfecto cabezazo logra vencer la resistencia del arquero mexicano para el 3-1 definitivo.
Obligados a ganar para mantener sus esperanzas vivas el domingo 20 de Julio los dirigidos por Arenas salieron a enfrentar al equipo norteamericano también urgido de un triunfo, pero para la mala fortuna de estos en esta ocasión los del patio si aprovecharon, en esta ocasión sus chances y contaron con Pito que estuvo fino de cara al gol apuntándose dos goles el primero aprovechando su velocidad y el segundo habilitado por un pase de Rico, que el árbitro mexicano, Carlos Esteva, dio por bueno a pesar de que el criollo parecía estar en fuera de lugar.
                  El equipo norteamericano reaccionó para la segunda mitad y John Souza anotó el descuento y minutos después el mismo jugador marcaba el empate para la sorpresa de todos sin embargo la reacción visitante quedó ahí y se fueron quedando de a poco, agotados por la presión local y el agobiante calor habanero.
                  Carnerita aprovecharía muy bien un tiro libre para desnivelar el marcador nuevamente a favor de los locales, que aumentaron la ventaja a través de Rico que bombeó su disparo por encima del portero norteamericano.
                  Una nueva imprecisión de Romanovicz provocaría el quinto y definitivo gol cubano, el arquero visitante abandonó su marco para ir por un balón y su despeje corto fue aprovechado por la delantera cubana para rematar a puerta vacía, sin embargo el balón fue rechazado sobre la línea por un defensor norteamericano y el cuero caprichoso cayó en los pies de Wampiro que no tuvo problemas para mandarlo a besar las redes.
                  El gol terminó por desplomar a los visitantes y dio aun más ánimos a los locales que desperdiciaron todo un rosario de goles que hubiese de aquel un partido con un marcador final de escándalo, lo cual no evitó que una vez finalizado el partido los norteamericanos decidieran retirarse del certamen y regresar a su país.
                  La renuncia del cuadro norteamericano unida a la negativa del cuadro mexicano de jugar un nuevo partido contra el seleccionado cubano obligó a los organizadores a dar por concluido el Campeonato, llevándose el título el conjunto azteca.
                  Tras la justa internacional el futbol local volvería a caer en un impase en el que los lados rivales continuaron su puja y que amenazó con la permanencia de algunos clubs tradicionales en el país, tal y como fue el caso del Iberia, cuya Directiva consideró retirar a sus equipos de toda competencia balompédica, pero en reunión efectuada el jueves 21 de Agosto en la sede de su local social, los socios del Club se mostraron reacios a tal decisión por lo que la directiva decidió mantenerse en la práctica del balompié.
                  El 1 de Septiembre regresa a La Habana el húngaro Karoly Katzer para hacerse cargo de la recién creada Academia Nacional de Jugadores para la cual se habían nombrado como entrenadores al ex-goleador Mario López, el portero mundialista Juan Ayra y el ex-jugador Ángel Álvarez Arce.
                  En ese mismo mes la Asociación de Futbol de la República de Cuba nombra a Eugenio González como presidente, al Dr. José Abella como secretario y como tesorero Manolín Fernández de la Campa cuyos nombramientos fueron casi de inmediato imputados por el Club Deportivo Puentes grandes que pidió a la Federación de Futbol de La Habana invalidar al nuevo ejecutivo anulando las elecciones en las cuales habían sido elegidos dichos miembros.
                  Actitud que el equipo de la barriada fabril justificaba con su intención de modernizar el futbol cubano y sus estructuras tal como lo expresara su Secretario Carlos Ballester en carta dirigida al Diario La Marina y publicada el 20 de Septiembre de 1947:
“Puentes Grandes. Sept. 19-1947
Sr. Peter Fernández Alonso
DIARIO DE LA MARINA,
La Habana.
Estimado amigo.

                  Hemos visto con pena que algunos cronistas balompédicos juzguen mal lo que el Club Deportivo Puentes Grandes pretende hacer en el sector balompédico.

                  Tal parece que no se quieren cambiar los sistemas tan anticuados que tenemos, donde hemos podido palpar que después de tantos años de futbol en el país, nada hemos adelantado. Hoy estamos sufriendo los errores cometidos por todos y por no saber o no querer dar los pasos necesarios para llevarlo por la senda que merece.

                  Todavía están latentes los fracasos de las últimas series internacionales. Debemos declarar que tenemos atletas, orgánica y físicamente bien conformados. Varias veces nuestros jugadores han dado que hacer a los equipos extranjeros, pero esto sólo se debe a la pujanza, al corazón que ponen los muchachos para contrarrestar la técnica de sus contendores. Sin ninguna clase de apoyo, sin ningún estímulo directo de los organismos dirigentes, de los llamados a prestar al futbol local ¿qué puede exigírsele a los nuestros? En las pobres condiciones en que vivimos, desamparados de los que deben prestarnos decidido apoyo, tenemos que ver con pena los sacrificios que unos cuantos hombres han hecho para salir airosos de sus compromisos deportivos.

                  Preocuparnos por todos los medios posibles para conseguir protección de los llamados a darla, no con nombres, ni con palabras, sino con hechos. Aunemos nuestro esfuerzo para que surja limpio, grande y dignificado nuestro deporte. Sólo a base de unión, sin aislacionismo ni egoísmos que nos perjudican hondamente, podemos conseguir el anhelo de superarnos. En tanto trabajamos infatigablemente. Hagamos deporte por el deporte mismo y dentro de nuestro ambiente procuremos asimilar las lecciones del Foot Ball moderno tal como lo tienen otros países.
Si hemos hecho la protesta de las elecciones de la Nacional es porque tenemos la completa seguridad de que no se han ajustado a las los preceptos reglamentarios ¿Con que objetivo se hizo eso?.
                  Queremos que la Nacional cambie por completo su estructuración, pues con sus sistemas actuales, llevará el mismo camino que sus antecesores, y eso ha sido la causa del desastre de nuestro futbol. El mismo concepto tenemos de la Federación de Futbol de La Habana. Hay que modernizarlo, darle vida nueva, seguir otros procedimientos, pues lo que tenemos no sirven.
                  El Club Deportivo Puentes Grandes, entiende que tenemos que empezar de nuevo. Ir a los campos abiertos en los barrios, para que resurja entre la afición local. No queremos grupos de Clubes. Queremos que se nacionalice, para tener apoyo nacional igual que el baseball.
                  Tenemos que llevarlos a las sociedades de barrios, a los institutos, planteles particulares, escuelas públicas, colonia china y la hebrea (que es su deporte nacional), en fin tenemos que hacer igual que en el campesino, sembrar, sembrar, para luego tener buena cosecha.
                  Con los pocos atletas buenos que tenemos podríamos efectuar un corto Campeonato Profesional en La Universidad, donde podrían participar más de cuatro clubes. Si esto da resultado, entonces para el próximo año se podrían reforzar los equipos con unos cuantos jugadores extranjeros”
                  Amigo Peter, esto es lo que quiere el Deportivo Puentes Grandes, y por pedir estas reformas, se le juzga como un revolucionario que quiere destruir el futbol cubano. La opinión pública y la afición en general tienen la palabra.
                  Sin otro particular, quedamos como siempre a tus órdenes.
Carlos Ballester G.
Secretario.

                  No prosperaba sin embargo la propuesta del club de la barriada fabril ya en reunión efectuada el 21 de Septiembre en los predios de la Federación de Futbol de La Habana, los clubs presentes votaban 4-2 a favor de desestimar la petición, misma reunión en la que se confirmaba como el 12 de Octubre como la fecha para iniciar el Campeonato Provincial de la temporada 1947-1948 así como se otorgaba el permiso para que todos los jugadores que quisieran cambiar de equipos presentaran sus solicitudes.

                  Hubo que esperar sin embargo una semana más después de la fecha señalada y el 19 de Octubre, tras dos años de inactividad se reinicia el Campeonato de La Habana para el que se inscribieron 6 equipos: el Hispano América, Universidad de La Habana (dirigidos por Miranda) , Iberia FC, Juventud Asturiana (Dirigido por José “Pepe” Minsal), Deportivo España (conducido por Ángel Álvarez Arce) y Deportivo Centro Gallego (Dirigido por Mario López).
                  En la primera jornada celebrada en la casa del Hispano América: El Campo Armada los dueños de casa que alinearon con Mendieta debajo de los palos, Jabao y Pancho en la defensa; Emilio, Bosch y Ñico en la media; Torres, Chino, Batán, Acea y Pupito en la delantera arrancaron con una impresionante victoria de 4:1 sobre el conjunto de la Universidad, que alineó a Lopo en la puerta; Ponce y Barros en la defensa,; Benjamín, Toñito y Lafuente e la línea de medios y en el ataque Gali, Agulló, Ñico, Álvarez y Gutiérrez,  en el partido que abrió la justa.
                  Abrirían los Tigres la cuenta a los 10 minutos de juego por intermedio Acea en lo que sería el primer gol del Campeonato y a los 30 agregaban un segundo cuando un disparo de Bosch, se desvió en Toñito y el rebote fue a dar al fondo de la portería, Bastán marcaría los otros dos quedando el descuento para Ñico.
                  En el partido de cierre dos viejos rivales: Iberia y Juventud Asturiana igualaron a dos goles con Brioso marcando los dos de los Toros y Lino los de los Leones. En esa tarde los asturianos alineaban con Pepón, Bernardo, Senén, Cesar, Emilio, Franco, Reina, Brioso, Carnerita, Melón y Nano mientras tanto los iberistas lo hacían con Tate, Káiser, Lorenzo, Gallego, Bebo, Portuondo, Prieto, Lino, Vicente, Rico y Sosa.
                  El debut de los otros dos contendientes se producía en la segunda jornada, el 26 de Octubre,  misma en la que el Deportivo España con Ayra; Quintero, Vila; Guerra, Mongo, Pipopol; Ardilla, Arce, Pirri, Erasmo y Buxadera sorprendía al Club Deportivo Centro Gallego que esa tarde mandaba a la cancha del “Campo del las Almenas”  Nicolás, Cruz, Güajiro; Gerardo, Granados, Ñico; Nenito, Cusculluela, Pito, Yipi y Pichinigua venciéndolo con marcador del 2:1. Los Caribes de la Universidad, a segunda hora, caían 2:3 frente al Iberia para su segunda derrota en igual número de fechas.
                  El 26 de Diciembre del 1947 se producen las elecciones para elegir a aquellos que se encargarían de organizar y dirigir la Primera Liga Profesional cubana. Siendo elegido Lorenzo Fernández Rodríguez como Presidente, Luis Perera Padrón como Vice-Presidente; Carlos Ballester García como Secretario; Antonio Llerandi Romero, Vicesecretario; Rafael Suárez García, Tesorero y Antonio Pichel Carballeira, Vicesecretario.

1948

                  El 16 de Enero se da otro gran paso para la creación de la Liga Profesional cuando  en las  oficinas del Gran Stadium de La Habana firmaron el contrato de arrendamiento del mismo, para el desarrollo de los juegos de la Liga, el Señor Lorenzo Fernández Rodríguez Presidente de La Liga Profesional y la Compañía Operadora de Stadiums S.A dueña del estadio ubicado en la barriada del Cerro.

                  El 4 de abril  terminaba el Campeonato de la Federación de Futbol de La Habana con el triunfo del Juventud Asturiana que tuvo que jugar un partido extra frente a los Tiburones del Deportivo España tras haber terminado ambos equipos empatados en puntos al finalizar la temporada regular, un torneo que perdió a uno de sus principales pretendientes a la corona: el Iberia, por inconformidades con el arbitraje,  durante la tercera vuelta del torneo.

                  Una semana más tarde arrancaba el Primer Campeonato de Futbol Profesional con la participación de cuatro equipos: Iberia FC, Juventud Asturiana, Fortuna FC y Puentes Grandes, lo cual significaba el regreso al futbol de estas dos últimas entidades.

                  Fortuna vs Iberia y Juventud Asturiana vs Puentes Grandes sería el emparejamiento para la fecha inaugural. Fue el partido entre los de la F gótica y los Leones el encargado de abrir las cortinas del Torneo, un partido que se llevarían los del iberia con marcador de dos goles a uno.

                  Esa tarde los fortunistas mandaron a la cancha a Nicolás Pérez en la puerta con Ramón Cruz y Barros como defensas, Ramón “Mongo” Hermida y el uruguayo Omar Cabral formaron en la media y Ángel Álvarez, Miguel Clerch “Ardilla”, Germán González, el argentino Jorge Alberto Olivarri, Luis Gironella “Carnerita”  y Manolito Rodríguez mientras que los iberitas formaron con Alberto “Tate” Mendivil Portieles en la puerta, Francisco “Panchito” Socorro que sería sustituido posteriormente por Armando Lorenzo y Manuel Rodríguez Álvarez “Káiser” en la defensa. Santiago López, Bebo y Lino Rojas en la media, mientras que la delantera la formaron Guillermo Prieto, Ricardo “Rico” Mederos Mederos, Rigoberto Cosculluela, Vicente Pérez y Mario Sosa este último le daría paso a Armando Buxadera en la segunda mitad.

                  Tocó a los Leones el sabor del primer triunfo (2:1) y a Luis Gironella Fortuny “Carnerita” el del primer gol tras recoger el rechazo a un balón disparado por Olivarri gol que le sirvió al equipo blanquinegro irse al descanso en ventaja, misma que sería borrada en la segunda parte gracias a dos goles de Rico.

                  A segunda hora los Campeones del Circuito Amateur, Juventud Asturiana enfrentaron al Club Deportivo Puentes Grandes llevándose el triunfo los de la barriada fabril por 2:1. Cinco minutos bastaron para que Francisco Reina pusiera en ventaja a los Toros que veían escapársele la ventaja primero y el triunfo después en la segunda mitad. Jacinto Barquín se encargaba de poner el empate  a los 60 y 15 minutos más tarde (a los 75) Santiago “Guampiro” Veiga le daba la vuelta al marcador.

                  Bajo la dirección del árbitro Eugenio Cela los equipos formaron de la siguiente manera: Puentes Grandes: Rolando Aguilar Moreno “Tarzán”, Jacinto “El Curita” Barquín Rivero, Pedro Cotarelo Díaz – Jesús Ovide Blanco, Francisco Torrens, Alejandro García López – Orlando Cosculluela Reyes, Santiago “Guampiro” Veiga González, Carlos Blanco Hernández “Cubita”, Guillermo Martínez, Aurelio Álvarez Carballo “Bebo” mientras que Juventud Asturiana lo hacía con Joaquín Torroella – Marcelo Quintero, Enrique Martínez – Gregorio “Goyo” Montero, José “Pepe” Minsal, Pedro Jorge “Perucho” – Francisco Reina, Manuel J. Brioso, Ricardo Torres, Roberto Gordillo y Reinaldo “Nano” Valdés.
                 
                  Serían los Toros los primeros en anotar, por intermedio de Reina, cuando apenas se jugaba el minuto cinco de juego, a los 60 el Curita Barquín igualaba  el cotejo y quince minutos más tarde Santiago “Guampiro” Veiga le daba cifras definitivas al cotejo asegurando la primera victoria de los puentegrandinos

                  El 21 de Mayo parte hacia Haití, primera visita de un equipo cubano a ese país desde las eliminatorias mundialistas de 1934, un equipo conformado por los integrantes del Deportivo Hispano América junto a algunos jugadores que no fueron seleccionados para jugar en el Torneo Profesional. Bajo la dirección técnica de Ángel Álvarez Arce hicieron el viaje los jugadores. Esteban Cajote e Luis Hidalgo (Juventud Asturiana)  como porteros; Orlando “el Jabao” O’Farril, Francisco “Pancho” Rodríguez y Orlando Álvarez (Universidad) como defensas; Mameluco Bosch, Erasmo Carmona “Patilla” y Manuel “Manolo” Rodríguez (Iberia) como medios y los delanteros Roberto Torres, Ñico, Fernández Acea, Armando Bastám, Antonio “Pupito” Matías y Cristóbal Pérez de la Garza.

                  El equipo de la Federación de La Habana jugó 5 partidos ganando 1 perdiendo dos y empatando otros dos ambos a cero goles, mientras que las derrotas fueron 3-0 y 2-0, la única victoria llegaría en el partido de despedida mismo en el que Erasmo Carmona fue expulsado por conducta violenta, el primer gol del equipo de La Habana llegaba por la vía del penal, con Torres marcando el segundo y Cristóbal de la Garza poniendo el tercero, todos los goles conseguidos en la segunda mitad.

                  Tras la serie en Haití el equipo de la Federación de La Habana se trasladaría a Jamaica donde también enfrentó al seleccionado de ese país caribeño.

                  El 5 de Agosto llega a La Habana el España de México con los cubanos José Antonio “Bolillo” Rodríguez y Manuel “Cubanaleco” Gil Fernández para una serie de encuentros contra los equipos de la recién fundada Liga Profesional de Futbol Cubano, en lo que constituía el primer encuentro de los clubs de dicha Liga con un equipo extranjero.

                  El 8 de Agosto debutaban en el Gran Stadium de La Habana, los mexicanos frente al Fortuna equipo que venía de imponerse 3-2 sobre el Iberia en el último partido del Campeonato Profesional y que marchaba en la última posición en dicho torneo.

                  Con De la Cueva como central, los muchachos del Fortuna alineaban con el Guajiro del Central Baltony Juan José Ayra en la puerta, De la Torre y Ramón Cruz en la defensa, Garita, Ignacio García Pardón y Álvarez en la línea de medios, Álvarez, Ardilla, Omar Cabral, Pipa Cordero, Olivarri y Campos en el ataque, mientras que el España salía con Castillo bajo los tres palos, Bolillo y Bravo en la defensa. García, Cubanaleco y Chávez en la media. Gutiérrez, García Vélez, Durán, Borbolla y Carlos Septien en el quinteto atacante.

                  Las cosas no comenzaban bien para los de la F Gótica apenas a los dos minutos un centro desde la izquierda fue aprovechado por Septien, ante la indecisión de la defensa y el portero Ayra para mandar el cuero al fondo del tejido y el 1-0 visitante que comenzó a dominar el partido, lo que permitía incluso que Bolillo, un defensor, subiera con balón dominado al ataque y colgara un centro que casi termina en gol.

                  El Fortuna no reaccionaba y sus ataques se quebraban por la alas, mientras que un error de Garita casi costaba el segundo gol, el España lucía más cerca de aumentar la ventaja que los Osos de Malecón del empate pero en medio del dominio visitante, el tico Pipa Cordero, jugador del Iberia que reforzaba a los blanquinegros, soltó un tirazo que dejó sin opciones al cancerbero Castillo para colgar el empate.

                  El infortunio pareció hacerse presa del España que minutos más tarde en un choque entre Castillo y Campos pierden a su cancerbero que tiene que ser sustituido por Contreras que comenzó a ver más acción que su predecesor toda vez que el gol de Pipa animó a los locales que empezaron a combinar mejor, mientras que Ayra se contagiaba con sus compañeros y mostraba su nivel para detener los disparos de Chávez y especialmente uno de Borbolla que parecía llevaba destino de gol para así llevar el partido con empate a uno al medio tiempo.

                  Apenas a los cinco minutos de iniciarse la segunda parte Ardilla bate a Contreras para adelantar a los locales y desatar la locura en la grada.

                  El gol llenó de confianza al conjunto blanquinegro que empezó a jugar de tú a tú contra los visitantes que tenían todo tipo de problemas para sobrepasar la defensa compuesta por Cons y Cruz que mostraban un gran nivel.

                  La mejoría de los del patio se unió a la baja de los mexicanos que empezaron a sentir el efecto del calor algo que aprovechó Pipa Cordero para de bolea y cruzado poner el tres a uno.

                  Los mexicanos buscaron por todos los medios el gol y lo consiguen por intermedio de Chávez solo para ver como era anulado por fuera de juego. Ardilla hace una gran jugada y le sirve un gran balón a Álvarez que manda fuera lo que parecía el cuarto gol fortunista, un nuevo gol mexicano era anulado por falta de Septien en lo que sería la última vez que el balón se pondría en contacto con las mallas esa tarde terminando el cotejo con victoria de 3-1 para los Osos.

                  El miércoles 11 de Agosto el turno fue para los del Iberia que también derrotaba al conjunto visitante esta vez con marcador de 4:2. El Iberia formaba con Juanito Vega, Trucutú Llerandi, Enrique Strat Hoyos, Granados, Ignacio García Pardón, Torrens, , Campos, Lilo Fano (Lino Rojas), Pito Villalón, Pipa Cordero y el Enano García. Por su parte el conjunto españolista lo hacía con Contreras – Gutiérrez, Bolillo (Bravo), Arnuada, García, Cubanaleco, Pacheco, Durán, Aldama (Gutiérrez II), Alvare (Izaguirre), Borbolla y Carlos Septien. Bolillo sería expulsado tras encarársele al central del encuentro.

                  El sábado 14 de Agosto a las diez y cuarto de la noche el España enfrentaba al Sub Líder del Campeonato Profesional Cubano: el Puentes Grandes, en el Gran Stadium de La Habana. Bajo el arbitraje de Pelegrín Pérez quien estuvo apoyado en las bandas por Morales y Montesinos los locales alinearon con Rolando Aguilar Moreno “Tarzán” en el marco, el Jacinto Barquín y Pedro Cotarelo en funciones defensivas; José Ovide, Francisco Torrens, Alejandro García en el medio y arriba Alberto Soto, Guillermo Martínez, Torres, Manuel Brioso (refuerzo del Juventud Asturiana) y Pedro “Melón” Castillo (refuerzo del Juventud Asturiana) mientras que el visitante formaba con Contreras en la puerta, la Bruja Gutiérrez y Bolillo en la defensa, el trío del mediocampo formado por Arnauda, Fernando García, Cubanaleco y los atacantes Álvarez, Julián Durán, Arturo Chávez, José Luis Borbolla y Carlos Septien

                  Arranca el juego con un ligero dominio local, pero son los visitantes lo que proporcionan la primera jugada sería de peligro, Álvarez se interna por lado y centra para que Chávez remate pero el disparo se va por fuera, el Puentes Grandes responde con un par de avances a lo que riposta el España con un avance que obliga a Barquín a interponerse a Chávez para salvar a los locales

                  El partido transcurre por los caminos del juego personal con mucho dribling y llegadas por ambos lados, Melón está muy marcado y es Soto el que de cabeza pone el peligro sobre el marco visitante, Septién responde con un excelente disparo que pasa rosando el larguero de Tarzán.

                  Melón logra quitarse la marca y dispara a puerta y Martínez lo imita minutos más tarde ambos sin suerte, pero es la señal de que el primero empieza a subir su juego dándole todo tipo de dolores de cabeza al medio y defensor de su ala que tienen que duplicarse para contener al extremo cubano.

                  Sin goles termina la primera parte a pesar de que en los minutos finales son los de la visita los que controlan el partido, tendencia que se mantiene en el arranque de la segunda mitad obligando a Tarzán a hacer tres buenas atajadas para evitar la caída de su marco.

                  Los del patio se animan y en un pase de Brioso a Cubita este último remata a boca de jarro obligando a Contreras a realizar una parada espectacular, Soto tiene el gol de la ventaja en sus pies minutos más tarde pero lo tira afuera, el gol se le niega minutos más tarde el mismo Soto remata a puerta en medio de una melee en el área del España pero directo a las manos de Contreras.

                  Las bancas se mueven  Aldama entra por Durán (posteriormente se produciría el cambio a la inversa con la entrada al campo de Durán nuevamente) y Darío por Brioso en los Lobos mientras que Baltasar Izaguirre lo hace por Cubanaleco y Sergio Bravo por Chávez el España. Minutos más tarde un agotado Melón Castillo da paso al Bebo Álvarez y es este último el que levanta un tiro de esquina que Bolillo al tratar de despejar hace contacto con el balón con las manos pero acción que no es vista y que es una de las últimas del cubano al servicio del España que abandona la cancha para darle su lugar a García Vélez.

                  El partido se acababa y parecía que ambos equipos se irían sin perforar la meta rival apareció Álvarez para con tiro al ángulo superior del marco de Tarzán dejar a este sin opciones y darle así el triunfo al España.

                  Animados por el triunfo y con el interés de empatar la serie los visitantes se enfrentaron el 18 de Agosto, en la misma sede, al líder, en esos momentos, del Campeonato de Futbol profesional cubano: el Juventud Asturiana.

                  Con el objetivo de derrotar a los Toros los españolistas formaron con Contreras en el marco una vez más, su pareja de zagueros habitual: la Bruja Gutiérrez y Bolillo, Arnuda, Felo García y Cubanaleco en la línea de medios y en la delantera a García Vélez, Pachuco Durán, Álvarez, Gutiérrez II y Carlos Septien, mientras que los astures que vestían su tradicional camiseta blanqui-roja a rayas lo hacían con Torroella en la puerta, Jacinto Barquín y Enrique como defensas, el Gallego Ovide, Arrasco y Peñalver en la mitad de la cancha dejando el ataque para Campos, Lilo Fano, Torres, Pipa Cordero y Melón Castillo.
                 
                  Pelegrín Pérez volvió a ser el hombre del silbato esta vez ayudado desde las líneas por Tony Gisbert y Pedrero.

                  No tardaron los locales en ponerse arriba en el marcador, Contreras falla al tratar de cortar un centro pero no puede hacerse con el balón y este le cae a Valeriano “Lino” Fano, quien hacía muy poco había dejado el beisbol para regresar al futbol y este pone el cuero en el fondo de las redes.

                  El gol en contra parece que estimula a los visitantes que empiezan a desarrollar los mejores minutos de juego que se le han visto en tierras cubanas hasta ese momento, lo cual provoca el acoso sobre la puerta de Torroella.

                  Peñalver saca a córner un avance españolista lo tira García Vélez pero Pachuco Durán comete mano y se pierde la oportunidad para los visitantes, un nuevo ataque y Barquín salva a los locales, nuevo tiro de esquina cobrado por García Vélez se forma una melee enfrente de la puerta de los Toros que termina con un centro de Septien que Torroella controla bien.

                  Un remate de cabeza de Pachuco Durán es bien contenido por Torroella que con su saque de meta inicia un contragolpe astur conducido por Melón que de cuchara trata de definir ante la salida del portero mexicano pero su remate se va por arriba.

                  La línea media mexicana presiona más que los locales que se defienden como pueden, García Vélez anota para el España pero su gol es anulado, Septién aprovecha un fallo de Arrasco para chutar de cerca y cruzado pero su disparo se va por fuera rosando el larguero, tampoco tienen suerte Gutiérrez II y Durán con sus disparos, el de este último bloqueado por Torroella.

                  Un nuevo off side es pitado a Septien que hace caso omiso al silbato y continua con el balón, chuta y marca para después ir a protestarle al central.
                 
                  La presión de los visitantes es asfixiante tienen controlado a los Toros cuyos medios no logran contener a los visitantes. Se produce un ataque por el ala derecha, García Vélez centra el cuero, lo rcibe Septién y de cabeza no perdona esta vez, es el empate a uno, gol merecido para el visitante que merece más, pero no logra concretar en gran medida al tremendo trabajo del portero cubano.

                  Arranca el segundo tiempo con un par de modificaciones en las filas de los astures, Brioso sustituye a Lilo y el argentino Torrens entra por Arrasco en la línea media.

                  Y tal como en el primer tiempo el Juventud Asturiana pega primero, gol de vestuario, Pipa Cordero centra para Campos que remata y manda el cuero al fondo del tejido para el 2-1 a favor del cuadro astur.

                  El gol lo resienten los mexicanos que pierden el control del partido, la entrada de Torrens ha mejorado la línea de medios y Campos se siente más libre para desarrollar su juego, Chávez entra al campo por Álvarez por el España.

                  Tiro libre a favor de los cubanos que recoge campos para disparar sobre la puerta y marcar el 3-1 a favor de los Toros que controlan el partido y el marcador, se produce una falta violenta sobre Torroella que inicia una pelea entre los integrantes de los dos equipos, calmados los ánimos entra Tarzán por Torroella que no puede continuar.

                  Lilo Fano regresa al terreno de juego, esta vez para sustituir a Torres que es el más flojo en la línea delantera de los locales, a los 35 un nuevo gol para los Toros, Pipa Cordero se hizo del balón avanzó quitándose primero al defensa y después al portero antes de perforar el arco rival: cuatro uno y partido sentenciado. Victoria del Juventud Asturiana, que debió jugar los últimos minutos con 10 jugadores debido a la lesión de Enrique.

                  Con la victoria el equipo astur ganó para los locales el la Copa Habana que se había puesto en disputa para el ganador de la serie por lo que se decidió que el quinto y último partido, que en un principio se había planeado lo jugara una selección, lo jugara el Puentes Grandes, único equipo que no había podido ganarle al conjunto visitante

                  El domingo 22 de Agosto el Gran Stadium de La Habana volvió a recibir a españolistas y puentegrandinos. Castillo, Gutiérrez, Bolilo, Arnuada, García, Cubanaleco, García Vélez, Durán, Chéavez, Borbolla y Carlos Septien fueron los once que salieron en el equipo visitantemientras que los de la Barriada fabril lo hacían con Tarzán Aguilar, el Curita Barquín remplazado en la segunda parte por Cotarelo, Trucutú Llerandi, el Gallego Ovide, Ignacio García Pardón, Torrens, Campos, Pipa Cordero, Soto, Olivarri y Melón Castillo

                  Serían los Lobos los que abrirían el marcador por intermedio de Soto con un tiro cruzado tras lo cual el conjunto visitante lanzó dos ataques que milagrosamente no terminaron en gol.

                  A los treinta minutos, el argentino del Fortuna Olivarri, uno de los refuerzos usados por el Puentes Grandes, marcó el dos a cero. Olivarri tomó el balón y emprendió la carera sobre el marco, el meta Castillo salió a achicarle el ángulo de disparo momento que el interior izquierdo aprovechó para levantar el balón por encima del portero mexicano y mandar el balón al fondo de las redes, la defensa azteca no le perdonaría y lo mandarían temprano a las duchas con una fuerte entrada, el “asturiano” Lilo Fano tomó su puesto en el ataque.

                  Chávez quiso ripostar y puso a prueba a Tarzán con un fuerte disparo pero el meta cubano controló muy bien, un segundo disparo reventaba el poste puentegrandino pero el cuero se negó a entrar, algo que si ocurría en la meta mexicana cuando justo antes de terminar la primera mitad el puentes grandes conseguía el tercer gol por intermedio de Soto.

                  Para la segunda mitad los visitantes hicieron entrar al meta Contreras en lugar de Castillo, Álvarez por Chávez, y Aldama por Borbolla, aunque los cambios poco pudieron hacer en un partido ya decidido, Campos aprovechaba un centro de Melón, tras una gran jugada de este último para poner el cuatro a cero, el España rompía el maleficio frente al marco y lograron el gol de la honrilla con un disparo desde dentro del área.

                  El receso de casi un mes en el Campeonato Profesional no le sentó bien a los Toros del Juventud Asturiana que vieron como su ventaja en el primer lugar del torneo desaparecía y eran superados por los Lobos del Puentes Grandes que tomaron un segundo aire durante el receso.

                  El parón por la serie internacional trajo también como consecuencia que el Campeonato no pudiera terminarse en el Gran Stadium de La Habana, con el que la Liga tenía contrato hasta el 28 de Septiembre, por lo que debió jugar sus últimas jornadas en el Gran Stadium Cerveza Tropical no sin antes vivir dos semanas de inactividad obligatoria debido a los destrozos ocasionados por un ciclón que azotó el país en los primeros días del mes de Octubre.

                  El 24 de Octubre y a falta de una fecha para cumplir el Campeonato Profesional el Deportivo Puentes Grandes, que llegaba con dos puntos de ventaja sobre el Juventud Asturiana, se proclamaba como el primer Campeón Profesional de Cuba al vencer al Fortuna con marcador del dos goles a uno, mientras que el Iberia en fiesta tica derrotaba a los Toros 4:1.

                  En un partido ríspido en el que el central Salvador de la Cueva debió intervenir constantemente los de la barriada fabril se adelantaban a los 15 minutos de juego cuando Soto aprovecha un despeje flojo de Nicolás, el portero fortunista, para mandar el balón al fondo del tejido.

                  Siete minutos más tarde Darío centra por alto y aparece Guampiro para desviar el balón y poner el marcador 2-0 mismo con el que llegarían al medio tiempo.

                  El Fortuna saldría en la segunda parte en busca del empate y en el medio de la presión Marcelo detiene con las manos un disparo de Bastam que iba camino a la red, Salvador de la Cueva no dudó ni un instante en marcar la pena máxima muy bien ejecutada por Miguel Clerch “Ardilla” para el descuento que quedó en sólo eso pues los dirigidos por Marcelino Minsal lograban mantener la ventaja hasta el final del encuentro.

                  No sentó bien la victoria de los puentegrandinos en las filas asturianas que salieron completamente desentonados en el partido del cierre algo que aprovecharía en Iberia para derrotarlos claramente con goles ticos: los hermanos Felo García y el Enano García este último con un par de pepinos, junto a Pipa Cordero perforaban el marco defendido por Pepón. El argentino Torrens marcaba el único tanto astur en la segunda mitad del partido.

                  Una semana después se despedía el Primer Campeonato Profesional de Futbol en el Estadio Cerveza Tropical con un doble encuentro. Fortuna e Iberia abrirían la cartelera en un partido en el que el costarricense Pipa Cordero se reafirmaba como el mejor jugador de la justa con una gran actuación que incluyó tres goles para guiar a su equipo a una clara victoria de 7:3.
                 
                  Recibido el Trofeo de Campeón por el Puentes Grandes y del Fotos al mejor jugador del Torneo, por Pipa Cordero puentegrandinos y asturianos cerraron la jornada duelo que terminaría con victoria clara de los Campeones con marcador de 4-1 gracias a los goles de los argentinos Martínez y Alberto Soto en par de ocasiones, Darío cerraba la anotación por los Lobos mientras que Melón se reafirmaba como el líder goleador (27) del torneo al marcar el único gol de los asturianos.

                  Resultados que dejaban la tabla del Primer Campeonato Profesional con el Puentes Grandes como el líder indiscutible con 47 unidades producto de 17 triunfos, 13 empates y 8 derrotas , 89 goles a favor y 65 en contra, seguidos por el Juventud Asturiana que se apuntó 16 victorias, cayó 14 veces y empató otros 9, anotando 98 goles y recibiendo 93.

                  El Iberia que desplazó al Fortuna en la última fecha terminaba en tercer puesto con 13 victorias, 17 empates y 7 derrotas para un total de 33 puntos, anotando 83 goles y recibiendo 98, siendo para el Fortuna, que desaparecía tras este torneo la última plaza con apenas 31 puntos tras ganar 13 partidos empatar 5 y perder 20 con 83 goles a favor y 97 en contra.

                  Ese mismo día se iniciaba el pre-torneo provincial de La Habana en Campo Armada con una triple jornada en la que se produjo el debut de los Pelicanos y el Racing en el primer partido mismo que terminaría con victoria de 4-1 para los primero, los Caribes de la Universidad derrotaban con el mismo marcador a los muchachos del Deportivo España quedando para el cierre la victoria de los muchachos de Mario López (el Centro Gallego) sobre los del Hispano América 2-1. En el Torneo también participaría el Juventud Social de la Ceiba

1949

                  En Enero de 1949 llega el Americans de Nueva York a La Habana para su segunda gira por tierras cubanas, conformaban el equipo: el portero Robert “Bob” Yingling, el defensa derecho alemán Erwin Finsterwald, Ossowski, el medio centro Edward “Ed” Borkowski, John O’Connell hijo de escoceses, centro delantero y que llegaba con el título de jugador más valioso de la última temporada en los Estados Unidos, el alemán interior izquierdo Eisner, el extremo izquierdo italiano Rostaing, el escocés medio derecho Joe Boyle, el extremo derecho Keaggins, otro alemán, el capitán del equipo y defensor izquierdo Jake Lorenz, el extremo derecho Richard Roberts, el defensor izquierdo español José Novas, el interior izquierdo escocés Jackie Hynes y el italiano Caesar de Rostaing al frente de los cuales viajaba el señor Erno Schwarcz técnico del equipo

                  El 9 de Enero en el Gran Stadium Tropical los Lenes del Iberia quienes habían pedido como refuerzos al portero Rolando “Tarzán” Aguilar, el mediocampista argentino Francisco Torrens y el también delantero argentino Alberto Soto al Deportivo Puentes Grandes se convertían en los primeros rivales del conjunto americano.

                  Con un juego rápido y de pases cortos el equipo blanqui azul dominó totalmente a los visitantes durante los primeros 40 minutos del partido que si terminaron con apenas un 2-0 a favor de los locales se debió a la gran actuación del norteamericano: Yingling

                  Apenas habían trascurrido siete minutos cuando Prieto manda un centro sobre el área de los Americans, el defensor Erwin Finsterwald bajó el balón pero en vez de despejar prefiere jugar con su portero, que se encontraba en el medio de la portería y no le da tiempo de llegarle al cuero que pasa junto al poste izquierdo y se clava en el fondo de las redes.

                  Veinte minutos más  tarde se produce un ataque por el centro el argentino Soto recibe de espaldas al marco y cando todos esperaban que pasara el balón el gaucho levanta el cuero y de chilena lo clava en el fondo del marco de Yingling.

                  Para la segunda mitad el equipo saldría con otra actitud, la apatía de la primera mitad la dejaron en el medio tiempo y comenzaron a mostrarse como un mejor equipo, que peleaba por los balones y buscaba hacer daño al rival, aun así es el Iberia quien vuelve a hacer funcionar el marcador, a los 12 Pipa Cordero, Soto y el Enano García se combinan en una gran jugada que termina con el disparo del argentino y el 3-0.

                  Parecía partido decidido pero a los 20 minutos el alemán Sol Eisner soltó un cañonazo que a duras penas Tarzán logra sacar a córner, Hynes levanta el balón que le llega a O’Connell a la altura de la cintura y con el pie la desvía venciendo al arquero cubano.

                  A los 35 minutos se produce una falta cerca del área blanqui azul, Hynes es el encargado de cobrar y con un buen disparo deja a Tarzán sin opciones: 2-3.

                  Y cinco minutos después, la sorpresa general, O’Connell le sirve a Richard Roberts que anota el empate.

                  El 12 de Enero el rival serían los Toros que alinearon a Pepón en la puerta Cons y Servando en la defensa, Ovide, Pepe Minsal y Peñalver en la línea media y el ataque conformado Reina, Brioso, el tico Flores que hacía su debut en Cuba, el también tico Pipa Cordero y Melón Castillo por su parte el visitante formaba con Yingling en la puerta, Finsterwald y Lorenz en la defensa; Ossowski, Borkowski y Novas en el mediocampo; Keaggins, Hynes, O’Connell, Eisner y Boyle en la delantera dirigidos por el árbitro central norteamericano López quien estuvo asistido por Manolito López y Mayarí.

                   A las 10 y cuarto de la noche habanera se mueve el balón en el Gran Stadium Cerveza Tropical y a los pocos minutos se divisaba que la historia sería muy distinta a la vista dos días antes, pues serían los norteamericanos los encargados de llevar peligro bien temprano sobre la meta asturiana.

                  Servando es obligado a despejar el primer ataque visitante casi seguidamente un ataque por el centro casi termina en gol tras el rebote que se produce al querer la defensa de los Toros despejar el balón y minutos después una internada por la banda derecha termina con un remate a puerta que se estrella en el poste del marco defendido por Pepón.

                  Por su parte los astures se muestran erráticos en el ataque, primero por el ala izquierda Pipa trata de conectarse con Melón pero el balón sale fuera, después en otro avance por la derecha Reina deja escapar el balón, un nuevo ataque y son pescados en off side, tiro de esquina y Melón lo desperdicia echando el balón fuera.

                  Nuevo ataque de los Americans y el balón es despejado a córner que levanta Keaggins, se arma una melé en frente del marco de Pepón y el balón es sacado nuevamente a córner, lo cobra esta vez, desde el otro lado, Boyle, Hynes falla en el remate pero el cuero le queda a Eisner que lo manda a besar el tejido para la ventaja visitante.

                  El gol fue como banderilla clavada a los Toros que se lanzaron sobre el marco rival desbordando a la defensa rival y Pipa Cordero revienta el larguero, los visitantes responden con un nuevo ataque que es cortado con unas manos y se cobra el tiro libre sin consecuencias para los locales.

                  El partido se nivela y  el ala izquierda cubana se muestra muy peligrosa pero Pipa no esta claro de cara al gol, O’Connell del otro lado tiene una gran oportunidad pero la vuela.

                  El tico Flores no pesa sobre la cancha en su debut y es mandado a las duchas a los 25 minutos dándole paso a Soto, la presencia del gaucho sobre el terreno tiene un efecto inmediato que se nota con un aumento en la presión astur sobre el marco de los Americans; Pipa dispara y el rechazo se va córner lo que origina una seguidilla de tres tiros de esquina consecutivos; una nueva escapada local y a Soto le queda el empate en los pies pero no legra definir lo que parecía un gol inevitable.

                  Pero a los 37 el refuerzo de Puentes Grandes no perdona, disparo de Pipa que Soto detiene en frente de la boca del gol y con la misma suelta un disparo que Yingling solo ve pasar y empata el partido, una nueva oportunidad astur antes de que se pite el medio tiempo, disparo de Pipa y Yingling que hace una parada espectacular para dejar las cosas 1-1 al medio tiempo.

                  Arranca la segunda mitad y se ven cambios en los dos equipos Tarzán se para bajo los tres palos en lugar de Pepón, Strat Hoyos sale en logar de Pepe Minsal y Marcelo sustituye a Servando mientras que en los visitantes hace presencia Rostaing por Novas.

                  Los rojiblancos lucen mejor en el arranque de la segunda mitad y en el primer ataque por el ala izquierda Melón recibe una fuerte falta, Soto pone a prueba a Yingling con un gran disparo que el meta visitante saca bien, se empiezan a imponer los Toros y Melón levanta el tiro de esquina que es despejado por la defensa rival.

                  Richard Robert sustituye a Keaggins y Boyle en una internada le da la bienvenida a Tarzán con un disparo que el meta controla con cierta dificultad.

                  Pipa sigue sin suerte y sus disparos flojos llevan poco peligro y cuando consigue mostrar si potente disparo la base del poste lo devuelve, la presión es total por parte de los locales mientras que los visitantes se limitan a defenderse por todos los medios, hay un disparo bajo Yingling lo bloquea pero da rebote, Soto entra como un bólido en busca del balón suelto pero choca con el meta que queda lesionado por varios minutos.

                  El juego se reanuda y el parón parece haber dado n aire a los Americans que se aventuran en campo asturiano pero es solo un espejismo, pues los Toros vuelven a las andadas que están a punto de adelantarse a los 23 cuando un potente disparo de Pipa no puede ser controlado por Yingling y se estrella en el larguero.

                  Melón tampoco está en su día y falla un par de ocasiones primero mandando por fuera un disparo después entregándole un balón al adversario y después cayendo en fuera de juego en otro avance astur.

                  Los minutos se suceden en medio de un juego intenso entre ambos equipos que no logran mover más el marcador a pesar de los esfuerzos: 1-1 final.

                  Tocó al Campeón del Futbol cubano: el Deportivo Puentes Grandes darle la despedida a los Americans y buscar que la serie se quedara en casa, el partido se jugaría en el Gran Stadium Cerveza tropical en domingo 16 de Enero.

                  Fueron los puentegrandinos los encargados de marcar el primer gol gracias al trabajo de Melón Castillo que había entrado al juego unos minutos antes, el winger del Juventud Asturiana, actuando como refuerzo, se hizo del balón, se combinó con el interior izquierdo para recibir de nuevo el cuero y centrar, Ossowski no se habla con Yingling que parecía tener controlado el balón y sacándoselo prácticamente de las manos lo manda al fondo de las redes.

                  En la segunda parte Richard Roberts empata de cabeza para el visitante tras un centro desde la derecha, gol que se tradujo en los minutos posteriores en los mejores minutos del conjunto foráneo, con ambos equipos jugando muy parejamente, de un lado a otro que convirtió el match en un duelo de porteros entre Tarzán y Yingling lo que hacía entrever que el partido terminaría en un empate, pero apareció la figura del gran ídolo de la afición futbolera cubana, el tico Pipa Cordero para recoger el balón en uno de los extremos del terreno y con la misma soltó uno de sus famosos cañonazos para meter el balón por el ángulo superior izquierdo de Yingling para dar la ventaja definitiva a los locales: 2:1

                  El 6 de Febrero se iniciaba el Campeonato Provincial de La Habana, en los terrenos del conjunto Hispano América:  Campo Armada con la participación de 7 equipos, además de los tigres se inscribieron para el torneo, la Universidad de La Habana, el Fortuna, el Deportivo España, el Racing FC, los Pelicanos y los Campeones del Torneo Pre Campeonato: el Juventud Social Ceiba.

                  Fueron estos últimos los encargados de abrir la triple jornada de ese día frente al Deportivo España en un partido que terminaría con un empate a un gol, y el cual estaría seguido del empate a cero entre el Racing FC y el Hispano América siendo la única victoria la conseguida por los Pelicanos sobre el Fortuna con marcador de uno a cero.

                  El 19 de Marzo y como preparación para el II Campeonato Profesional de Cuba el Club Deportivo Puentes Grandes viaja a Haití expedición estaba integrada por los jugadores Bebo Álvarez, Tarzán Aguilar, Pedro Cotarelo, Llerandi, Pepe Minsal, el Gallego Ovide, Torrens, Orlando Cosculluela, Santiago Veiga, Strat Hoyos, Marcelino Minsal, Melón Castillo, Brioso, Soto, Cubita y Darío.

                  El 22 el conjunto de la barriada fabril debuta frente a la selección haitiana a la que derrotan con marcador de un gol por cero

                  En Septiembre de 1949 los cubanos viajan a México para una nueva edición de Campeonato Norteamericano, que en esta ocasión servía además como torneo clasificatorio para el Mundial de Brasil 1950, con tres equipos participantes y dos plazas disponibles las esperanzas de lograr una segunda participación mundialista eran muy grande más si se tienen en cuenta los resultados de nuestra selección en el año previo al torneo en los que ganó tres de los cinco partidos que jugó, sin la sombra de la derrota permitiendo un solo gol.

                  Tras ver como los locales despedazaban a los norteamericanos 6-0 en el primer encuentro del torneo los cubanos enfrentaron a los mexicanos en el Estadio de Los Deportes de la Ciudad de México ante más de 60 000 espectadores. Esa tarde Marcelino Minsal envió a Empanada Arosemena a defender el marco cubano, situando por delante del panameño al veterano Barquín y a Trucutú Llerandi en la defensa, en la media el argentino Francisco Torrent tenía la obligación de crear juego para la delantera, trabajo en el que debían secundarlo Pepe Minsal y José Ovide. Wampiro Veiga, Valeriano Fano, José Gómez, Ricardo Torres y Manuel Brioso serían los encargados de tratar de perforar la meta local, algo que nunca pasó y Cuba terminó cayendo por 0-2.

                  Como se esperaba desde un principio cubanos y norteamericanos tendrían que dirimir el segundo puesto mundialista y en busca de adueñarse de él salieron al terreno el 14 de Septiembre, pronto los norteamericanos demostraron que traían mucho más de lo que habían mostrado en su debut y se apropiaron del balón y del marcador a partir del minuto 23 cuando Wallace venció a Tarzán Aguilar, sin embargo Cuba respondería a través de José Gómez a los 28 minutos. Para la segunda mitad los cubanos lucieron mucho mejor y se adueñaron del balón pero no pudieron perforar la meta defendida por Frank Borghi.

                  Ese día la selección formó con Tarzán Aguilar en la puerta, Barquín y Llerandi en la defensa, Marcelino y Pepe Minsal en la media junto a Torrent con Clerch, José Gómez, Ricardo Torres, Vicente Pérez y Manuel Brioso en el frente de ataque.

                  La nueva derrota de los norteamericanos frente a los aztecas dejaba a cubanos y norteños en igualdad de condiciones y necesitando una victoria en el partido del 21 de Septiembre. Tal y como en el debut Arosemena se colocó bajo los palos con Barquín y Llerandi haciendo de pareja defensiva, volvió a entrar Ovide en lugar de Marcelino, para hacer compañía a Torrens y Pepe Minsal en el medio. Lo mismo ocurría con Veiga que se unía a José Gómez, Ricardo Torres, Manuel Brioso y Ángel Álvarez que debutaba en el torneo.

                  Pero esta vez los norteamericanos no dieron libertades a los cubanos y desde muy pronto dejaron en claro quienes acompañarían a los mexicanos a la Copa del Mundo. Bahr a los 16, Souza (de gran partido) a los 23 y Matevich a los 35 y 38 perforaron la portería del Empanada antes de que Barquín pudiera hacer lo mismo, de penal, en el marco contrario.

                  En busca de reforzar la defensa y pensando aun en la posibilidad de una remontada histórica Marcelino envía al terreno a Aguilar en lugar del panameño Arosemena, lo que prueba ser una buena decisión pues Tarzán se luce bajo los tres palos mejorando notablemente el sector defensivo de un equipo cubano que veía como a solo tres minutos de reiniciarse la segunda mitad Wallace le clavaba el quinto clavo en el ataúd de la eliminación, pero aún así los nuestros tuvieron fuerzas para marcar su segundo a los 50 minutos a través de Veiga que sirvió solo para “decorar” el resultado final.

                  Ya eliminados Cuba debe cerrar su participación en el torneo contra los locales, que ya con el boleto en la mano mandan a su segundo equipo a la cancha que prueba ser demasiado para los antillanos que terminan cayendo 0-3. Tarzán, el Curita Barquín, Trucutú, Ovide, Pepe Minsal, Torrens, Wampiro,  Vicente Pérez, José Gómez, Ricardo Torres y Ángel Valdés formaron el once de la despedida.

                  También en se año se consagra como Campeón de Cuba uno de los Clubs más tradicionales de Cuba: Los Diablos Rojos del Central Baltony de Santiago de Cuba al vencer al Campeón de La Habana, el equipo de Ceiba.

No comments:

Post a Comment